Edición Impresa

Escándalo en un vuelo de Aerolíneas por pasajeros "colados"

Un viajero que regresaba de España al país relató que por lo menos cinco personas salieron de los baños de la nave al despegar.

Domingo 27 de Octubre de 2013

Los pasajeros del vuelo de Aerolíneas Argentinas 1133 que partieron del aeropuerto Madrid-Barajas anteayer y desembarcaron en Ezeiza ayer a la mañana no podían dar crédito a lo que veían. A los 15 minutos de decolar, de los baños comenzaron a salir varias personas (al menos cinco), que con total naturalidad se fueron ubicando en los asientos dispuestos para el personal de a bordo, las plazas angostas que enfrentan las líneas de butacas de los pasajeros y en los que las azafatas se ubican cuando el avión está por aterrizar o por partir.

La información, acompañadas de fotos tomadas con teléfono celular, fue suministrada al portal porteño gacetamercantil.com por uno de los pasajeros que habían pagado el ticket del vuelo y que estaba indignado por lo que ocurría.

Jorge, el pasajero aludido, ayer a la tarde amplió sus impresiones de lo ocurrido a un canal de noticias porteño. Dijo que la sorpresa por lo que ocurría en pleno vuelo se convirtió en indignación con el paso de las horas y hasta se produjo algún encontronazo entre una de las "coladas" y algún viajero por "invasión de espacio". "¡Caradura, yo pagué el pasaje, tengo derecho a mi lugar, vos no!", le gritó el hombre cuando, medio dormida, la mujer desplazó sus piernas hacia su lugar (de hecho, la joven dormía con las extremidades en el piso y la cabeza apoyada en el breve asiento de las azafatas).

Algunas actitudes provocaron mayor enojo, como cuando uno de los "colados" saludó a otro, en la otra punta del pasillo, con una cerveza en la mano, producto del trato amistoso que les dispensaba la tripulación. Durante gran parte del vuelo, los "intrusos" ocuparon el área de la cocina, que los tripulantes debieron "desalojar de onda", cuando se disponían a cenar, ya entrada la madrugada y con el vuelo sobre el Atlántico.

La sorpresa de muchos de los pasajeros, aquellos que no hacen el vuelo de manera habitual, chocó con la resignación de otros, los frecuentes, que relataron al llegar a Buenos Aires que no era la primera vez que una irregularidad de este tipo se producía.

Una fuente de Madrid-Barajas señaló al sitio on line que "es responsabilidad de la aerolínea" a quiénes y en qué condición suben al avión, y la información que suministran a las autoridades aeroportuarias sobre la nómina de pasajeros.

Los "colados" debieron pasar por Migraciones, con lo cual es posible establecer quienes viajaron con boleto y quienes no. "No es posible que viajaran como polizontes", respondió la fuente.

Tampoco se explica que cinco personas ocuparan los baños en pleno decolaje, algo que está expresamente prohibido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS