Edición Impresa

El piloto del avión perdido había borrado datos de su simulador

Zaharie Ahmad Shah, de 53 años, hizo una limpieza del simulador de vuelo de su casa, más de un mes antes que se esfumara el vuelo MH370.

Jueves 20 de Marzo de 2014

El piloto malayo del avión de Malaysia Airlines desaparecido hace 12 días entre Kuala Lumpur y Pekín borró información del simulador de vuelo que tiene en su casa el 3 de febrero último, más de un mes antes de que el vuelo MH370 se esfumara sin dejar rastros.

El FBI está ayudando a las autoridades de Malasia a analizar datos de un simulador de vuelos que pertenecía al piloto del avión malayo desaparecido, informó ayer un funcionario estadounidense, mientras los investigadores siguen su búsqueda de pistas sobre la aeronave perdida hace 12 días.

El jefe de la policía de Malasia, Khalid Abu Bakar, dijo que una revisión del simulador, incautado de la casa del piloto Zaharie Ahmad Shah, de 53 años, mostró que se hizo una limpieza de datos el 3 de febrero, más de un mes antes de que el avión con 239 personas a bordo desapareciera en ruta desde Kuala Lumpur a Pekín.

"Los expertos están revisando las entradas que fueron borradas", dijo en una conferencia de prensa. No se ha encontrado ningún resto del vuelo MH370 de Malaysian Airlines, que desapareció de las pantallas de los controladores del tráfico aéreo en la costa malaya en la madrugada del 8 de marzo, menos de una hora después de despegar.

Un funcionario estadounidense dijo a Reuters que Malasia entregó al FBI los datos electrónicos generados por ambos pilotos del vuelo MH370, incluyendo información de un disco duro adjunto al simulador de vuelos del piloto, además de medios electrónicos utilizados por el copiloto, Fariq Abdul Hamid.

El funcionario dijo que no podría confirmar que se hubiesen borrado datos del simulador y subrayó que no había garantías de que el análisis del FBI entregará nuevas pistas.

Los investigadores estadounidenses se han visto cada vez más frustrados en los últimos días ante la negativa de las autoridades malayas para solicitarles más ayuda.

Por su parte, en Kuala Lumpur, en las oficinas que organizan una búsqueda que hasta el momento ha entregado pocos avances, la ira de los familiares chinos por la escasa información sobre la suerte de sus seres queridos desató ayer escenas caóticas.

El ministro de Transporte de Malasia ordenó una investigación después de que guardias de seguridad obligaron a la afligida madre de un pasajero chino a retirarse de una conferencia de prensa por protestar por la falta de información 12 días después de que el avión desapareciera.

"Sólo nos están diciendo que esperemos información. Esperen la información. No sabemos cuánto tiempo tenemos que esperar", dijo llorando la mujer retirada de la sala, cuyo hijo estaba en el vuelo, ante numerosos periodistas.

El ministro, Hishamudin Husein, dijo lamentar su angustia.

"Malasia está haciendo todo lo que está en su poder para encontrar el MH370 y ojalá llevar cierto grado de conclusión a aquellos cuyos familiares están desaparecidos", dijo.

Bajan las posibilidades. Las posibilidades de que la operación de búsqueda, en la que participan 26 países, dé resultados rápidos parecen disminuir después de que los investigadores confirmaron que se están centrando en el sur del océano Indico tras no encontrar restos del avión más al norte.

"Nuestra máxima prioridad se está dando a esa área", dijo Hishamudin en una rueda de prensa, confirmando una noticia anterior de Reuters.

Australia lidera la búsqueda del Boeing 777-200ER en el extremo sur del corredor meridional, con ayuda de la Armada estadounidense.

La búsqueda se ha reducido en base a datos satelitales y análisis climáticos y de corrientes, alcanzando un área de 600 mil kilómetros cuadrados, del tamaño de España y Portugal.

"La hipótesis de trabajo es que fue al sur y, más aún, que fue al extremo sur de ese corredor", dijo una fuente próxima a la investigación.

Algunas fuentes familiarizadas con la investigación han expresado temores de que la búsqueda se estanque debido a la renuencia de países de la región para compartir datos sensibles de radar que podrían dar luces sobre la dirección que tomó el avión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS