Edición Impresa

Dirigentes de la Uocra golpearon salvajemente al contador de una obra

"Fue salvaje". Así describió Andrés Carballo a la agresión que sufrió por parte de integrantes de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (Uocra) durante una...

Jueves 05 de Septiembre de 2013

"Fue salvaje". Así describió Andrés Carballo a la agresión que sufrió por parte de integrantes de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (Uocra) durante una inspección. El hombre, que es contador y está al frente de un fideicomiso en Cerrito 71, apuntó incluso al secretario adjunto del gremio en Rosario, Sixto Irrazábal, al que denunció por amenazas. La presentación quedó asentada en la comisaría 4ª y la víctima indicó que también se presentará en la Defensoría del Pueblo. "Todos saben que de la Uocra van y aprietan a los capataces y a la gente, el problema es que nadie dice nada", afirmó Carballo ayer a LaCapital. El dirigente gremial, por su parte, admitió haber estado en el lugar, pero negó la acusación (ver aparte).

El episodio se produjo el martes en el lugar donde, a través de un fideicomiso, se levanta desde hace dos años un edificio de seis pisos, que estaría terminado en los próximos cuatro meses. "Estaba en una reunión y se comunicó a mi celular el propio Irrazábal diciéndome que fuera a la obra, a donde llegué en un taxi pocos minutos más tarde", relató el hombre.

Ya en el lugar, Carballo relató haber encontrado "a la gente de la Uocra, que eran varias personas, en el segundo piso. Les pedí que bajaran porque no tenía ni el calzado ni los elementos de seguridad necesarios para subir y me empezaron a decir que había irregularidades y otras falsedades".

A golpes. Aunque se acercaron para dialogar, no lo hicieron en buenos términos, según planteó el administrador del fideicomiso.

"Empezaron a señalar que se pagaba mal a la gente y les dije que eso no era cierto. Me propuse explicarles, pero no quisieron escuchar argumentos y cuando me di vuelta para sacar de mi mochila los recibos de sueldo de los empleados que tenía para mostrarles, me agarró uno y me empezó a pegar en la cara, salvajemente como un animal", detalló.

A los manotazos y para defenderse, el hombre comenzó a los gritos y a decir que iba a llamar a la policía. Según contó a la policía, "los de la Uocra dijeron que iban a venir más hombres y el mismo Irrazábal me amenazó con traer más gente; incluso patotearon también al supervisor de la obra y a otro empleado que estaba en el lugar".

Con la nariz sangrando, Carballo salió de la obra y llamó a la policía a través del 911, que en cinco minutos se presentó con dos móviles. "En ese momento no pude identificar frente a los efectivos al que me había golpeado porque se escabulló, pero de ahí fui directamente a la comisaría a hacer la denuncia", contó.

Arreglo. Sin embargo, la situación tuvo un segundo episodio 24 horas después, mientras el hombre terminaba de ser evaluado por el médico de la policía para que constatara el hematoma que le había quedado en el pómulo y una lesión en un labio. "Recibí un llamado de Irrazábal diciendo que todo se arreglaba con «14 mil pesos para los muchachos» y con eso estaba. Yo no sé si es una coima o qué", planteó Carballo.

El contador contó que es el primer fideicomiso que administra y que inició la obra hace dos años e incluso señaló que se hicieron dos inspecciones por parte del Ministerio de Trabajo de la provincia.

"Primero trabajé con dos contratistas, pero ahora para hacer las terminaciones tengo unos diez albañiles a cargo y están trabajando en blanco, como corresponde, además de proveedores como el plomero y el electricista", detalló el denunciante.

Si bien es la primera obra en construcción que lleva adelante y dijo no haber tenido otra experiencia de este tipo, sí aseguró que "todo el mundo comenta que aprietan a capataces y obreros, incluso a los golpes, pero nunca al administrador o empresario de una obra como en este caso". Y no dudó en asegurar que va a pedir el apoyo de la Cámara de Empresarios de la Construcción y que va a "seguir adelante con la denuncia contra la Uocra, no sólo hacia el agresor. Porque no sólo hubo un ataque salvaje, sino que además hubo amenazas por parte de un dirigente".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS