Edición Impresa

Diego fue un imán pero se quejó de los goles del "juvenil" Icardi

El Diez mostró su zurda prodigiosa, junto a estrellas como Del Piero, Baggio, Valderrama, Zamorano y Mascherano. Martino, en el banco.

Martes 02 de Septiembre de 2014

Con un Diego Maradona encendido, mostrando destellos del talento que lo consagró como futbolista a nivel mundial, y varios argentinos en el césped del Olímpico de Roma, se disputó ayer el partido interreligioso por la Paz promovido por el Papa Francisco.

Maradona despertó una ovación muy grande por parte de los 20 mil espectadores que se dieron cita. Pese a las limitaciones físicas con las que cuenta producto de no ser un futbolista profesional desde hace tiempo, Maradona fue un imán para sus compañeros y para el público.

En un rectángulo de juego repleto de figuras reconocidas a nivel mundial como los italianos Alessandro del Piero y Roberto Baggio, el colombiano Carlos Valderrama y el chileno Iván Zamorano, entre otros, Maradona mostró chispazos de su zurda prodigiosa durante los noventa minutos que duró el partido.

Lo hizo, por ejemplo, en el pase del segundo tanto de su equipo, el de camiseta azul que representó a Scholas, una entidad educativa de bien público impulsada por el Papa Francisco.

Con tres dedos, de cachetada, Maradona dejó solo a Baggio frente a Francesco Toldo, arquero que defendió el arco del equipo blanco con el escudo de la Fundación Pupi que patrocina Javier Zanetti, y el ex crack italiano definió de lujo, como en sus épocas doradas.

Fue apenas un botón de muestra en un encuentro lleno de estrellas de ayer y de hoy, de jugadores retirados y en actividad, como los futbolistas del seleccionado argentino que el miércoles jugarán un amistoso frente a Alemania y que partieron al finalizar el primer tiempo hacia tierras germanas junto al entrenador Gerardo Martino, quien estaba sentado en el banco del equipo de la Fundación Pupi.

El propio Zanetti, José Chamot, Diego Simeone, Walter Samuel, Gabriel Heinze, Javier Mascherano, Juan Iturbe, autor del primer tanto del partido, Abel Balbo y Mauro Icardi, quien se anotó tres veces en la red en el 6-3 final en favor del equipo de Pupi, fueron algunos de los futbolistas argentinos presentes en el partido.

Diego se quejó por la participación de Icardi, a quien criticó por su relación con Wanda Nara: "No tenia que haber jugado este partido, hizo tres goles y fue la diferencia. Con los organizadores tenemos que hablar seriamente". En diálogo con Fútbol Para Todos, Diego agradeció la invitación al evento y sobre su encuentro con el Papa Francisco, señaló que encontró a "un hermano" y lo diferenció con Juan Pablo II, cuando lo visitó en el Vaticano a fines de los ochenta: "Al otro le tenía que besar el anillo y a este no. Pido que se termine la guerra en el mundo al lado del Papa Francisco".

Precisamente, en la previa al encuentro, Francisco envió un mensaje: "Se resalta la unión de los equipos, la unión de los que están participando como espectadores y el deseo de todos que es la paz. Un partido donde nadie juega la propia sino la del otro", reflexionó Francisco antes del encuentro.

Violetta. Antes de que el partido comenzará, Martina Stoessel abrió el evento y cantó dos temas. Vestida con los emblemas de la paz, la joven interpretó su canción "En mi mundo", en italiano, y luego "Imagine", de John Lennon, en inglés. La teen habló con Tití Fernández y con lágrimas en los ojos expresó: "No lo puedo creer, estoy muy contenta. Siento que el Papa me dio la fuerza que necesitaba para estar ahí arriba".

Apenas finalizó el encuentro, Maradona destacó la figura de Francisco y sentenció que él tiene "un aliado".

"Piensa en el hambre de los chicos de Africa, piensa en las guerras y no le tiene miedo a nada, al contrario, le pone el pecho y por eso mi tiene un aliado", afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario