Edición Impresa

Ausencias que enceguecen

Mirar a la muerte es como mirar de frente al sol, los dos enceguecen. El martes 6 de agosto, la agresión de una explosión cegó la alegría que era nuestra vida, con Teresita y Daniel, se nos tapó el...

Viernes 06 de Septiembre de 2013

Mirar a la muerte es como mirar de frente al sol, los dos enceguecen. El martes 6 de agosto, la agresión de una explosión cegó la alegría que era nuestra vida, con Teresita y Daniel, se nos tapó el sol. La presencia emocional, la existencia afectiva, sonriente y contenedora de Tere; la presencia deseosa e ilusionante de Dany, nos fue abruptamente violentada por un hecho incomprensible, ilógico. Nos quedamos huérfanos de ayuda, sostén, palabras, referencias. Nos quedamos sin valiosas vivencias, sin historias, y hoy estamos frente al desafío de reconstruirlas. Ante lo paralizante e inaudito, surgieron manos llenas de afecto y ayuda, que se estiraron y trataron de socorrer nuestra invalidez. Destacamos el compromiso y el afecto desinteresado con que nos acompañaron el doctor Marcos Escajadillo, la oficial Tamara Manchado, de la seccional 3ª de Policía, Miguel Zamarini, y con él todo el Concejo Municipal; a la doctora Mónica Fein, y a todos nuestros amigos y compañeros que aportaron su ayuda y cariño incondicional. Censuramos a quienes no tuvieron miradas previsoras que respetaran las vidas, esas vidas llenas de ilusiones y proyectos. Nos amarramos a quienes extendieron y extienden manos y miradas llenas de amor, que intentan suavizar nuestras heridas y nuestro vacío sin fin. Tere, Dany, los extrañamos y necesitamos.
Familia de Teresita Babini y
Daniel Perucchi
DNI 22.896.203


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario