Edición Impresa

Activistas de Greenpeace, acusados de vandalismo

La Justicia rusa retiró ayer los cargos de "piratería" contra los ecologistas de Greenpeace detenidos por una protesta contra la explotación petrolera en el Artico, entre ellos los argentinos Camila...

Jueves 24 de Octubre de 2013

La Justicia rusa retiró ayer los cargos de "piratería" contra los ecologistas de Greenpeace detenidos por una protesta contra la explotación petrolera en el Artico, entre ellos los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, y ahora los acusa de "vandalismo", un delito sensiblemente menor pero con penas que llegan a los 7 años de prisión.

"La actuación de los imputados en el caso penal ha sido recalificada en base al artículo sobre gamberrismo (vandalismo)", informó Vladímir Markin, portavoz del Comité de Instrucción de Rusia.

"No hay nada que festejar, nos siguen acusando penalmente de un delito que no cometimos", declaró Martín Prieto, director ejecutivo de Greenpeace en Argentina.

La nueva imputación está definida en el artículo 213 del código penal ruso como "alteración del orden público que manifiesta una clara falta de respeto a la sociedad".

"Rechazamos estos cargos, que siguen siendo desproporcionados. Estos activistas son hombres y mujeres valientes que fueron al Artico armados con nada más que el deseo de denunciar las actividades de una empresa temeraria. Deberían estar hoy con sus familias, no en una prisión en Murmansk", dijo Vladimir Chuprov, de Greenpeace Rusia.

Ayer, el Tribunal Regional de la ciudad de Murmansk había rechazado conceder la libertad condicional a Pérez Orsi, al igual que lo había hecho la semana pasada con Camila Speziale, por lo que ambos en principio deben permanecer en prisión hasta el 24 de noviembre próximo, cuando se inicie el juicio en su contra.

Los activistas fueron detenidos el pasado 19 de septiembre por la Guardia Costera rusa al protestar de manera pacífica contra la empresa energética Gazprom que pretende explorar en el Artico en busca de petróleo.

Hasta el momento, más de un millón seiscientas mil personas en el mundo firmaron la petición para que los activistas sean liberados.

Rusia acusó de piratería a inicios de este mes a los 30 tripulantes del barco de Greenpeace luego de que intentaran escalar la plataforma petrolera estatal en protesta por perforaciones petroleras.

Los detenidos fueron inculpados de "piratería en grupo organizado", delito castigado con 15 años de prisión. Todos fueron encarcelados en espera del juicio, luego de que los guardacostas llevaron el barco a la norteña ciudad de Murmansk.

El comité, al cambiar el cargo, les redujo a siete años la pena máxima que podrían recibir de ser encontrados culpables.

Greenpeace recordó que "durante el comienzo de la protesta pacífica, la Guardia Costera detuvo a dos activistas escaladores que habían logrado subir por el costado de la plataforma".

"En ese momento, solo los retuvieron. Dos días después, todos los activistas y la tripulación son detenidos en el Arctic Sunrise por agentes rusos armados", señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS