industria

Tras la reapertura, las automotrices se cuidan del virus y buscan compradores

Volkswagen volvió a poner en marcha su tren de producción en la planta ubicada en el partido bonaerense de Tigre.

Lunes 01 de Junio de 2020

La puerta giratoria sólo se habilita luego de que las manos hayan pasado por el baño de alcohol y que el portal electrónico de ingreso haya tomado la temperatura corporal, por debajo de los 37,5 grados. Ya dentro de la majestuosa nave, la planta de Volkswagen (VW) de General Pacheco, provincia de Buenos Aires, nadie puede transitar sin máscara, barbijo, el atuendo especial anticontagio, guantes, higiene permanente y distancia entre cada posición de trabajo. Sin embargo, todo eso no parece una limitante en la dinámica productiva de la fábrica. El gigante alemán volvió a poner en marcha su tren de producción en el partido de Tigre, el 25 de mayo pasado.

La complejidad de protocolo anti Covid-19 que los 1.350 trabajadores (primera tanda de incorporaciones, 30 por ciento del total) respetan al detalle implica, apenas, un paso más dentro de la sofisticada industria en serie. El tren de producción en una fábrica de autos luce como una coreografía: el hombre con sus manos y sus saberes se integra con los robots que, unos metros antes o después, agregan otra pieza a ese producto que avanza lentamente por el desfiladero y que será, en pocas horas, un nuevo vehículo terminado.

El desafío empresarial, sindical y estatal con la apertura de las fábricas de autos es grande: puede salir sanitariamente bien, aunque no es seguro. Con todo, la incertidumbre no será sólo sanitaria. También preocupa encontrar la respuesta a la pregunta, ¿fabricar para quién?, ¿habrá compradores de autos y camionetas en el mundo pospandemia?

En una visita a la planta de 9 mil metros cuadrados, que cumplió 40 años y que puede producir 19 vehículos por hora, La Capital conversó con el secretario de Industria de la Nación (Ministerio de Desarrollo Productivo), Ariel Schale. "Las instalaciones de Volkswagen de Pacheco expresan parte del alcance mundial de la industria nacional. El Covid-19 le agrega al procedimiento industrial un paso más, una lógica más. La industria argentina seguirá produciendo, tenemos mucha satisfacción de volver a ver a toda la planta en funcionamiento", celebró.

Junto a Schale, sumó valoraciones el director de Operaciones de VW, Celso Placeres: "La planta está posicionada en la primera clase mundial, con la robotización en soldaduras y otros procesos que ponen a la Argentina entre los primeros países del mundo". En la actualidad, la camioneta Amarok es el producto exclusivo que sale de Pacheco para consumo interno y también a una larga lista de 25 países. Volkswagen tiene 360 mil empleados en el mundo entero, casi 6 mil en la Argentina.

Lo que vendrá

Un sector de la planta espera el fin de la pandemia para poner en marcha la producción del modelo Tarek, un vehículo de los llamados SUV crossover, un intermedio entre un auto convencional y una camioneta. Será la primera producción nacional con el 60 por ciento de robotización y sólo el 40 por ciento por la mano humana.

Para Schale, "la cuarentena, hasta acá, ha sido exitosa y ahora es el momento de ir desarmando la restricción, un trabajo muy coordinado y detallado, con todos los actores".

Según el segundo hombre en importancia del ministerio que conduce Matías Kulfas, "la pandemia trae oportunidades para reflexionar". Y abundó: "La Argentina debe industrializarse, integrarse, desarrollarse. Si encaramos con éxito la pandemia, es porque la industria nacional nos provee de todos los elementos e insumos que la política sanitaria requiere".

"Todos los días recibimos pedidos del extranjero por los productos que requiere el combate contra la pandemia. Según estableció la Organización Mundial de la Salud (OMS), son 24 y todos se están produciendo, o empezando a producir, en la Argentina", agregó.

Reforma tributaria estructural y cambio de paradigma en cuanto a la importancia estratégica de tener o no tener industria parecen los grandes desafíos con que amaga el gobierno nacional para la salida de la pandemia.

"Saldremos con un enorme plan de desarrollo nacional de la industria manufacturera, todo articulado con nuestro denso sistema científico tecnológico", prometió Schale, con el tren de producción de las Amarok de fondo.

Sin embargo, y más allá de los planes, por ahora la economía transita un tiempo penoso y la apertura de la industria automotriz coincide con el crecimiento importante en la cantidad y velocidad de infectados con Covid-19 (aunque no fallecidos, que se mantienen en crecimiento aritmético, y no geométrico, en el área metropolitana de Buenos Aires).

"La situación nos obliga a un juego muy preciso de embrague y acelerador, midiendo día a día los casos. Acá se irá desplegando la actividad económica en paralelo a la situación sanitaria, que, al cabo, determina todas las decisiones", advirtió Schale.

Bajo la lupa

Cada 30 días, la compañía alemana —junto al gobierno y los sindicatos— evaluará cómo sigue la actividad, avances o retrocesos, según situación sanitaria y las ventas.

En tanto, el brasileño-argentino Placeres, ingeniero a cargo de la planta de Pacheco, contó: "El desafío sobrevendrá con el comercio, porque también ahí tendrá que haber una reactivación necesaria. Necesitamos sostener la demanda que, a su vez, le de impulso a la reactivación industrial".

Finalmente, y a propósito de la situación sanitaria muy favorable que presentan casi todas las provincias de la Argentina (en relación con el área metropolitana de Buenos Aires), Schale destacó : "El interior del país genera mejores condiciones para acelerar con la apertura hacia una nueva normalidad".

Por la importancia estratégica de la reapertura de la planta alemana también fue convocado el intendente del partido de Tigre, Julio Zamora. Con unos 450 mil habitantes, ya reabrió más de 30 empresas y mira con atención cómo evolucionan los contagios.

El distrito, con un comercio muy ligado al turismo, quedó especialmente golpeado. En ese marco, VW y la industria automotriz en general "constituyen una actividad icónica para Tigre y se trabaja para estar a la altura", explicó Zamora.

Al respecto, agregó: "Tenemos un presidente que actúa con responsabilidad y que nos permite la apertura de actividades. Vamos avanzando paso a paso, con paciencia, en un proceso que tendrá que ser virtuoso, porque si cometemos errores podríamos retroceder", concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario