Economía

Siniestralidad y litigiosidad, los datos de la disputa

Jueves 12 de Julio de 2018

El principal argumento que esgrimió el superintentende de Seguros Juan Pazo para defender la ley de ART fue la diferencia entre la curva descendente de la siniestralidad (accidentes laborales) y la curva creciente de la litigiosidad (juicios), que según indicó en base a datos de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), es más pronunciada en Santa Fe.

"Antes de la promulgación de la ley de ART la siniestralidad venía bajando pero los juicios subiendo de manera exponencial, lo que no tenía correlato", dijo, y apuntó que eso muestra cómo opera "la industria del juicio".

Los datos oficiales muestran que desde el 2011 al 2016 en Santa Fe el índice de incidencia de siniestros (casos notificados cada 1.000 trabajadores cubiertos) pasó de 72,3 puntos a 53,4 puntos en ese lapso, mientras que el índice de litigiosidad (juicios cada 1.000 siniestros declarados) pasó de 187,8 puntos a 266,9 puntos entre esos años. Además, según la SRT, hasta octubre de 2017 había en Santa Fe un stock de 43.884 juicios sin sentencia.

Jorge Kohen, vicepresidente del Observatorio de Salud de los Trabajadores, aseguró que los juicios bajaron desde 2015 a la actualidad, y dijo que el gobierno se aferra a una cifra que sólo muestra un stock sin resolver por la Justicia y no un crecimiento. Luego aclaró: "Los juicios que se originan no son en su mayoría por los accidentes laborales sino por enfermedades profesionales no reconocidas", dijo. El médico, mencionó afecciones como enfermedades mentales, cardiovasculares o cáncer originados por el trabajo. También lesiones en la columna u otras partes del cuerpo por posturas o acciones repetitivas. "Las ART las niegan como enfermedades laborales, lo que les permite sostener su tasa de ganancia", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario