Economía

Schale: "Para nosotros, la fábrica es un lugar sagrado"

El secretario de Industria de la Nación destacó el proceso de recuperación. Y subrayó que las mesas sectoriales son modelos de acuerdo económico

Domingo 01 de Noviembre de 2020

“Estamos administrando la salida de una doble crisis, la que dejó Macri y la pandemia”. Así lo dijo el secretario de Industria de la Nación, Ariel Schale, quien valoró “la doble agenda” que, en ese sentido, desarrolla el gobierno nacional. Por un lado, asistiendo a los sectores productivos mediante “programas sin precedentes”como el ATP. Y por otro lado, impulsando “la reactivación” a través del apoyo financiero a la industria y al consumo. “Estamos notando una recuperación, heterogénea pero muy fuerte”. Citó a la maquinaria agrícola, al sector de línea blanca, textil y muebles entre los despegues más veloces. Y se mostró “optimista” de cara a 2021. “Después de cuatro años de desindustrialización, el capital y el trabajo se aunaron en defensa de un espacio como es la fábrica, que para nosotros, es un lugar sagrado”, dijo.

– ¿Cómo está la actividad industrial?

– Seguimos como una variable proxi, muy certera del comportamiento de la industria, el consumo de energía eléctrica para uso industrial que nos suministra Cammesa diariamente. Y en septiembre notamos un consumo muy similar al de 2019. En la entrada de la pandemia tuvo niveles dramáticos, con una caída de 40% interanual en abril. Notamos una recuperación, heterogénea pero muy fuerte. Por ejemplo, la maquinaria agrícola está funcionando muy firme, sobre todo en Santa Fe. En todos los rubros hay muy buenos niveles de actividad. Por caso, Vassalli, fábrica insignia que estaba prácticamente fundida a diciembre, hoy realiza entregas al mes de febrero o marzo del año que viene. También está muy fuerte la línea blanca en el Gran Rosario, con empresas como Liliana y Frimetal trabajando mucho, producto de una política comercial que administra el flujo de importaciones y preserva el mercado interno para los que producen y generan trabajo. Todo lo que es insumo para la construcción está con una demanda de mercado firme. Al igual que todo el sector textil, básicamente en los primeros eslabones como hilados, tejidos, con una actividad fuerte. Además, en el rubro de madera y muebles la fabricación. Pero en este proceso de reactivación estamos con una doble agenda, porque estamos sosteniendo desde el 18 de marzo, se decretó el inicio de la cuarentena, una serie de medidas que apuntan al cumplimiento de una doble consigna: preservar la vida de los argentinos y preservar la vida del entramado productivo nacional. De eso se trata básicamente el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) a través del cual estuvimos al lado de nuestras industrias, tomado medidas sin precedentes para una crisis, como es que el Estado se haga cargo prácticamente del 50% del salario del sector privado. Así llegamos a más de 350 mil pymes, alcanzando a más de 3 millones de trabajadores que prácticamente representan el 70% del mercado de trabajo del sector formal de la Argentina. Pero también avanzamos con medidas muy focalizadas y orientadas a la reactivación económica, que tienen un capítulo financiero importante tanto para la industria como para el consumo. Cada sector va teniendo su esquema de promoción de consumo que también es un objetivo claro en la política de reactivación de la economía.

– En los sectores en los que se evidencia la reactivación, ¿se observan niveles de prepandemia?

– A nivel general hay un acercamiento a la prepandemia, que ya venía con niveles de actividad menores en términos de la historia industrial de este nuevo siglo. El pico de actividad del sector estuvo en 2011. Ahora hablamos de un posicionamiento a nivel general respecto del año 2019. Pero en los sectores que nombré hay ocupación plena: en textil, en metalmecánica de línea blanca, en fabricación de insumos para la construcción, en maquinaria agrícola. Por otra parte, en el nivel general de la industria tiene una influencia muy fuerte la cadena de valor automotriz, que encontramos detonada al inicio de la gestión. Era un mercado de 854 mil vehículos en 2011, y en el 2019 apenas superó los 300 mil. Pero además fabricando menos automóviles y menos integración nacional.

– Comenzaron a trabajar con la cadena de valor automotriz ¿Cuál es la agenda?

– A partir de junio empezamos a trabajar muy intensamente con toda la cadena, con esa doble consigna de equilibrar la balanza comercial de cada una de las terminales y poner un foco muy fuerte de exigencia en aumentar la integración de las autopartes en los modelos que se fabrican en el país. Estamos encontrando una enorme receptividad. Es la primera mesa que citamos como cadena de valor en el Acuerdo Social Económico, con una agenda de trabajo muy firme y tratando de consagrar políticas públicas con leyes que permitan al sector automotor genera un marco de atracción de inversiones, de localización de nuevos modelos de automóviles. El esquema es que los beneficios sean accesibles en función del nivel de integración y equilibrio de la balanza comercial con cada una de las terminales. Tenemos 12 mesas sectoriales.

– El gobierno empezó a trabajar en el Consejo Económico y Social y la vicepresidenta hizo un llamado a un gran acuerdo. ¿En esas mesas se puede encontrar un modelo?

– Definitivamente sí. Somos muy optimistas, y no es un optimismo ingenuo. Encontramos un gremialismo muy maduro y a una cúpula dirigencial industrial muy orientada a la defensa del trabajo. Una industria son tres partes, capital, trabajo y la fábrica. Y lo que hacemos es poner de relieve el valor enorme desde el punto de vista social que tienen las fábricas. Es el lugar donde se genera valor, se concreta el sueño de las personas que trabajan allí, tanto del dueño como el trabajador. Y las sucesivas crisis que hemos vivido, fundamentalmente durante los últimos años, han aunado muchísimo a ambos, justamente para la defensa de la fábrica, ese lugar que, para nosotros como Secretaría de Industria, es un lugar sagrado.

– ¿Cómo enfrenta hoy el sector la volatilidad cambiaria?

La política industrial necesita estabilidad macroeconómica. Sin eso, es difícil propender de forma sustentable cualquier tipo de política pública, pero fundamentalmente la industrial. Esta necesita una estabilidad del entorno macroeconómico. Sobre todo, la gobernanza del tipo de cambio. Tenemos al Ministerio de Economía muy abocado a ese proceso. Iniciamos una gestión con un objetivo de trilogía muy claro: gobernanza del tipo de cambio, descenso de la baja de la tasa de interés para instalar una de nuestras grandes consignas de que “en Argentina se hace plata produciendo y trabajando y nunca más especulando”, y la renegociación de la deuda.

– ¿Hay compromiso de parte de las empresas para reducir la demanda de dólares para importación, o tratar de administrar esos dólares que son escasos? Porque muchas industrias, cuando crecen demandan más divisas.

– Correctísimo. Vemos niveles muy altos de racionalidad y de compromiso con la situación actual. Los sectores productivos ven en el gobierno una clara priorización del uso de las divisas para retroalimentar el círculo virtuoso de la producción, el consumo y la inversión, quizás relegando un poco la función de atesoramiento Eso es todo lo que está haciendo el gobierno. Priorizar el uso de las reservas para poder retroalimentar ese circuito productivo. Y eso es apoyado por los sectores productivos. Y es cierto que en algunos sectores se da esa paradoja de que cuando más crecen son demandantes intensivos de divisas. Eso se soluciona integrando la producción con más partes nacionales. Y ese sendero estamos recorriendo con todas las cadenas industriales.

_¿La rebaja de retenciones y aumentos de reintegros ya están surtiendo efecto?

– Son medidas estructurales muy abocados al abordaje y conquista de mercados externos. Esas son actividades que necesitan cierta maduración. Confiamos en que fueron medidas muy audaces, ambiciosas. Estamos retornando buena rentabilidad y buenos márgenes para poder seguir proponiéndole agresividad a nuestra oferta exportable. Va a provocar un impacto muy positivo pero necesita un tiempo para ver el impacto.

– ¿Cómo está el sector en términos de inversiones?

– Se quiso instalar un falso proceso de éxodo y huida de capitales productivos. Nada más lejos de la realidad. Una realidad que vemos todos los días en el Ministerio de Desarrollo Productivo es que se reciben a diario una cantidad enorme de proyectos y de inversiones concretas, con dos características: el volumen de cada una y el despliegue sectorial. Hoy todos los sectores están recorridos por inversiones muy importantes. Los casos con los se quiso construir ese proceso de falso éxodo, fueron muy puntuales y todos pertenecientes a empresas multinacionales que hicieron una reestructuración de sus negocios globales. Son contados con los dedos de una mano, y generalmente vienen muy afectadas del gobierno anterior. Nuestros industriales nacionales tiene una lectura muy clara respecto del entorno y de lo que viene en términos de preservación del mercado interno, de su crecimiento, del consumo. No dudan un segundo en invertir y eso es lo que vivimos todos los días. En la primera reunión de la mesa automotriz, proyectaron una inversión superior a los u$s 5.000 millones para el 2021. En el parque industrial textil de La Rioja hay inversiones por u$s 50 millones.

– ¿Cuáles son las perspectivas para 2021?

– Somos muy optimistas por cuestiones muy concretas. La presencia de políticas públicas fortaleciendo todo el proceso de inversión. Un capítulo financiero enorme. Desembolsamos más de $ 450 mil millones en créditos al 24%. Otros $ 450 mil millones destinados al financiamiento del proceso productivos. También estamos muy activos en promoción y aliento al consumo de bienes durables y no durables, que va a permitir una salida lo más rápida posible de la crisis. Hay un presupuesto ambicioso de obra pública. Ni bien la gente vea que en lugar de despedir gente nuestras fábricas están incorporando personal, este esquema va a impactar muy positivamente sobre el consumo y la actividad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS