Economía

La salud y la seguridad ganan espacio en la discusión laboral

 La incorporación de la salud y la seguridad laboral como reclamos intrínsecos en la discusión paritaria le dieron una nueva dinámica a la puja entre capital y trabajo.

Domingo 03 de Mayo de 2015

La disputa por el ingreso, que históricamente le dio identidad al reclamo sindical en la Argentina desde hace más de medio siglo, se transformó en los últimos años. La incorporación de la salud y la seguridad laboral como reclamos intrínsecos en la discusión paritaria le dieron una nueva dinámica a la puja entre capital y trabajo.

   “El salario y la seguridad laboral tienen que ir de la mano en cualquier negociación, hoy no es posible pensarlas por separado”, resumió Héctor Ibarra, secretario general de la UOM Villa Constitución, en el marco de la jornada provincial sobre el tema que se realizó la última semana en Rosario, y que sintetiza la nueva dimensión que adquirió la tarea gremial en la Argentina y en Santa Fe. En particular, a partir del memorando de entendimiento que se firmó con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), refrendado en 2013, que revaloriza esta mirada y busca avanzar en el diálogo tripartito entre Estado, sindicatos y empresarios.

   “Antes como sindicalista discutía categorías y salarios, ahora todo va de la mano. El cuidado de la salud de los trabajadores es una discusión que no puede estar separada del tema salarial”, reiteró Ibarra y refrendó una decisión que comenzó a consolidarse en la región a partir de la aprobación de la ley de comités mixtos de salud y seguridad en el trabajo en el año 2008, que amplía y resignifica la disputa gremial.

   Hasta abril de 2015, y según datos oficiales, se registraron en Santa Fe 1.024 comités mixtos y 1.192 delegados de prevención (trabajadores abocados exclusivamente al tema de salud y seguridad laboral), que representan un universo de 359.814 trabajadores y 1.926 empresas.

   Aunque las cifras son alentadoras en función del crecimiento progresivo anual, también expresan la resistencia de muchas empresas a transformar el modo de encarar la relación laboral, ya que en la provincia suman 1,5 millón el número de trabajadores registrados. “Esta es una disputa de la clase trabajadora para universalizar la mejora en las condiciones de trabajo y la vida de los trabajadores”, dijo Diego Cardozo, secretario general de CTA departamento La Capital y secretario de Asuntos Sociales de Amsafé.

   Aún así, la resistencia se va permeando en cada negociación paritaria y por la convicción de algunas empresas, en principio las industrias líderes y luego las más chicas, de que encarar este tema representa una inversión en lugar de un costo. “Queremos contar con trabajadores más sanos y saludables y así serán más sanas y saludables nuestras empresas”, señaló el presidente del departamento de legislación y política social de la Federación Industrial de Santa Fe, Walter Andreozzi.

   El empresario resaltó que en los últimos años participaron de la constitución del “Observatorio del ausentismo con motivo de la siniestralidad laboral en Santa Fe”, que rubricaron junto al Ministerio de Trabajo provincial, la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), sindicatos y ART.

   También recordó que en los parques industriales de Sauce Viejo y Las Parejas se trabajó en programas para llegar al tema a través de la prevención.

Bisagra. Para el ministro de Trabajo de Santa Fe, Julio Genesini, la conformación de los comités mixtos son una bisagra en la discusión por salud y seguridad. Y recordó que “cuando se constituyeron a partir de la ley se pusieron algunos reparos planteando que podían afectar el desarrollo de la actividad dentro de las empresas; y hoy uno de los sectores que más competitivos en la provincia es la industria, lo cual demuestra que esto en lugar de entorpecer el funcionamiento, lo facilitó”, agregó.

   Ibarra relató el caso de la compañía Acindar en Villa Constitución, donde funcionan los comités mixtos. “Designamos a delegados de prevención mirando la problemática de la tarea común y los beneficios que esto acarrearía para ambas partes, es una ventaja mutua ya que reduce el ausentismo”, dijo y recordó que trasladaron la experiencia a los más de 50 talleres proveedores de la acería.

   La experiencia del gremio de los maestros provinciales (Amsafé) en la última paritaria es un paso más en ese sentido. Si bien Cardozo recordó que la implementación de la ley de comités mixtos fue más lenta en esa área porque estaba pensada para el sector privado, logró adaptarse finalmente. “Hubo que discutir en las escuelas condiciones de trabajo y educar la mirada para desnaturalizar determinadas condiciones de trabajo que no eran ideales”, dijo.

   En la última paritaria 2015, Amsafé incorporó de lleno el tema sobre la base de dos consignas ineludibles: prevención y promoción. “Salimos del ahogo que representó el presentismo en los años 90 y a partir de la conformación de los comités mixtos ahora se discuten cosas básicas bajo esos pilares”, agregó Cardozo.

   En ese marco incluyeron en el acuerdo, además del incremento salarial, el seguimiento del comité sobre las obras de infraestructura en las escuelas y la discusión de las prioridades de inversión; la prevención de dos patologías muy recurrentes como el problema de la voz en los docentes y las enfermedades oncológicas; y el caso de las escuelas fumigadas por agroquímicos, una problemática que involucra a 800 establecimientos que se encuentran en zonas periurbanas. “Queremos participar en la discusión del protocolo de intervención cuando una escuela es atravesada por malas prácticas agrícolas para impedir que los niños y las familias se vean afectados”, sintetizó el dirigente.

   Aunque desde el gremio docente destacan las políticas del gobierno provincial en esta área y reconocen que es un avance sustancial respecto de la década del noventa, insisten con continuar discutiendo condiciones de trabajo. En ese punto, para universalizar la demanda y teniendo en cuenta que no todas las provincias cuentan con esta legislación elaboron junto al gremio nacional (Ctera), doce puntos básicos para homologar la discusión sobre condiciones de trabajo en todo el país que incluyen cuestiones como agua, electricidad, riesgo de emergencias químicas, ígneas, situación de escuelas en obra, etcétera.

   Así como Genesini señaló que los comités mixtos permiten anticiparse a un problema, las empresas no dejan de cuestionar el alto nivel de siniestralidad laboral y los fraudes amparados por la justicia. En ese sentido, Andreozzi (Fisfe), cuestionó el promedio de juicios laborales en la región y dijo que “esto no puede resolverse sólo apuntando al falso médico sino que detrás hay todo un sistema de fraude y es necesario atacarlo institucionalmente”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS