Economía

Juan Pablo Manson: "Queremos que nuestras empresas puedan ser globales"

El PTR, que nuclea a las firmas locales de la economía del conocimiento, cumplió veinte años. Experiencia público - privada

Domingo 20 de Septiembre de 2020

El Polo Tecnológico de Rosario (PTR) cumplió 20 y, aunque el tango diga lo contrario, en el mundo de la tecnología y la industria del conocimiento es una larga vida. Juan Pablo Manson presidente del Polo Tecnológico de Rosario, contó cómo fue el recorrido de la institución hasta llegar a estos complejos días de pandemia que surcan una nueva realidad. También planteó el desafió para los próximos tiempos: que las empresas que integran el Polo “se puedan hacer lo más globales posible”.

Con lo vertiginosa que es la tecnología Manson no se animó a vaticinar cuáles son los planes para los próximos 20 años del Polo pero sí dejó en claro que “la tecnología va a seguir siendo cada vez más demandada y lo importante es ser cada vez más protagonistas en esto”.

“Nuestro interés como Polo es que las empresas sigan creciendo y se puedan hacer globales, que las empresas se den a la maduración tal y la profesionalizacion que les permita ser empresas que no sólo vendan un producto o servicio al exterior sino que puedan tener base y sucursales en otros países. Eso es muy desafiante y muy difícil para una pyme, venir al mundo y poner un pie en otro lado, pero queremos trabajar para que lo puedan lograr”, subrayó el presidente de PTR.

Respecto a Zona i, el predio del ex batallón 121 que hoy reúne a muchas empresas de la ciudad de la industria del conocimiento, Manson destacó que pretenden “que siga creciendo como espacio e incorporando edificios”, sumando a las instalaciones al sector científico y la universidad.

Tenemos todas las condiciones como sector para seguir creciendo porque en el sector de la economía del conocimiento están las empresas que llevan un mejor pasar en toda esta pandemia y que son también las que tienen más perspectiva de seguir creciendo en un mundo donde por ahí los bienes físicos y las materias primas han perdido valor. Hoy vale más una tecnológica que una petrolera. Tenemos esa ventaja, estamos en un sector que nos vienen a buscar”, subrayó el titular del Polo Tecnológico. Manson es co-creador de las empresas Interactive Dynamics, OpenHacks.Com, ioThink, entre otros emprendimientos tecnológicos.

"El Polo Tecnológico Rosario revisa sus veinte años de existencia y se plantea nuevos desafíos

- ¿Cómo fue el surgimiento de la entidad?

- El Polo nace en algunas conversaciones del Plan Estratégico Metropolitano que se hacían a fines de los años 90. En aquellas reuniones, que eran muy colaborativas y muy participativas entre las diferentes instituciones, salió la idea de que Rosario necesitaba un polo científico tecnológico. Quedó dando vueltas y madurando. En el año 2000, por iniciativa de tres empresas ( Grupo Consultar, Grupo Tesis y de BLG Ingeniería), en conjunto con la municipalidad de Rosario y la provincia de Santa Fe y las universidades públicas UTN y UNR se decide lanzar el Polo tecnológico. El polo nació con tres empresas y el día de hoy son 106 firmas. En estos años se ha crecido mucho y se han hecho muchísimas cosas.

-¿Cuáles han sido los hitos más importantes del Polo Tecnológico?

-Uno de los puntos más importantes fue en 2003-2004 con un proceso colaborativo entre distintas empresas que se unieron para certificar una norma de software que se llama CMMI, qué es muy reconocida a nivel mundial y que reconoce la calidad de los procesos de elaboración de software. Empresas que normalmente competían entre sí se unieron para poder hacer esa certificación de forma conjunta. Eso fue un disparador, rompió algunos esquemas, ya que las empresas siempre fueron muy celosas y muy competitivas entre sí. Se dieron cuenta de que se podía sumar y trabajar en algo en conjunto por el beneficio común de todo. Ese fue el espíritu que después se fue plasmando en distintas actividades. El Polo tecnológico promueve mucho esto de proyectos asociativos. Por ejemplo en los años últimos hemos hecho todo el sistema de voto electrónico, la gestión de expediente del Consejo de Rosario en la que trabajaron ocho empresas. Es algo que normalmente no pasa, el trabajo colaborativo de muchas empresas en un mismo proyecto es difícil lograrlo.

Polo tecnològico Rosario.jpg

- Es un sector que es muy competitivo ¿ponerse de acuerdo no es tan fácil?

- Logramos que las empresas entienden que en algunos proyectos van juntas y en otras compiten. Es parte de la realidad y no hay que verlo como un enemigo al otro empresario sino como un colega. Hay muchos puntos en común como conseguir recursos humanos, conseguir ventajas que permitan hacer crecer a la industria. Hay muchas cosas que a pesar de competir se llevan a la mesa del Polo y se pueden discutir de forma común y eso es lo que permite pensar en el mediano y largo plazo y no estar solamente mirando la coyuntura.

- ¿Cómo se da la complementariedad con las otras empresas de la ciudad a la que ustedes pueden prestarle servicios?

- Muchas veces se acercan instituciones o empresas con alguna necesidad tecnológica que no han podido resolver por su complejidad o porque simplemente no encuentran un proveedor cercano que se lo resuelva. Por ejemplo, el caso que mencionaba del concejo municipal de Rosario o el Ente Administrador del Puerto de Rosario (Enapro), con el cual tenemos un convenio para mirar qué proyecto podemos hacer en conjunto. Son instituciones que se acercan. Y, en base a eso, tomamos el requerimiento, los empresarios del Polo. Todos los socios que quieran se suman y participan. De ahí, en forma colaborativa, surgen distintos proyectos. Hay empresas que por ahí van juntas y otras en forma solitaria. Abrimos a que todas participen, siempre el Polo aportando su gestión desde un proyecto para que sea exitoso.

- ¿Qué particularidades tiene la experiencia del polo que se desarrolló en Rosario?

- El polo tiene sus particularidades y no es tan fácil encontrar algo similar en el resto del país. Por lo menos no lo era hace 20 años atrás. Ahora empezaron a aparecer algunos proyectos similares en otras provincia. Lo que tenemos en particular primero es la diversidad, tenemos empresas de software y de biotecnología, telecomunicaciones, automatizacion industrial, seguridad, agtech. Tenemos un abanico importante de empresas y normalmente eso se encuentra en un cluster de software de tal ciudad y de tal región. Después, la característica de ser una entidad público-privada y la academia y las empresas participando en una misma institución no es tan habitual. También promovemos que la dirección del Polo sea siempre de un privado y eso tampoco es común en otras polo. Con eso queremos que la visión y lo que le pone el motor a todo esto esté siempre en la cabeza de todas las actividades que se hagan, eso le da un dinamismo y un diferencial importante. Son algunas cosas que hemos adoptado desde un inicio y nos diferencian. No hay muchos casos en Argentina aunque ahora están saliendo por ejemplo el polo de Mendoza y Bahía blanca. Pero nuestro es el más antiguo con estas características.

- ¿Cómo se fue dando la diversidad respecto a las empresas que integran el Polo?

- Eso fue concebido así desde los inicios del Polo, a pesar de que en un principio se sumaron empresas Tics. Siempre lo abrimos y quizás sin saberlo hoy podemos decir que lo que tenemos son empresas basadas en el conocimiento y no de tecnología. Hoy hablamos del conocimiento de una manera mucho más natural y todos entendimos lo que es esta sociedad del conocimiento pero hace 20 años atrás no estaba tan claro esta cuestión de la gestión del conocimiento y la importancia de los negocios basados en el conocimiento. Esa fue la visión de los tres empresarios que formaron el Polo, de concebirlo de una manera abierta y que no sea solo Tics y pensar en otras tecnologías y fue lo que hoy nos permite gozar de esta diversidad. Esto nos aporta un valor fundamental porque hoy todos los proyectos innovadores requieren de unidades multidisciplinarias, de distintas partes dentro del mundo de la tecnología. Está bueno que podamos complementarnos con otras empresas. Por ahí tengo la necesidad de bioinformática o gran procesamiento de datos, a lo mejor no lo puede resolver de manera propia y se puede complementar con una empresa que tiene esas cuestiones y de ahí salir con un proyecto innovador. Hacer sinergia, en definitiva es lo que buscamos.

"Queremos que nuestras empresas puedan ser globales

- ¿Cómo se está dando la sinergia entre las diferentes empresas que forman el Polo?

- Zona i ayuda muchísimo en ese sentido. Tenemos diferentes empresas que conviven en un mismo espacio y se encuentran a almorzar en el mismo bar, se encuentran en los pasillos y van saliendo proyectos. Tenemos una empresa de agro con otra de drones, AgroSpray y Tecso, qué juntas decidieron armar una nueva unidad de negocios que tiene que ver con pulverización con drones. Ahí vemos el potencial de dos empresas para generar una nueva empresa y ejemplos como este hay unos cuantos.

- ¿Cómo sigue el desarrollo de Zona i? ¿Qué nuevas etapas se vienen?

- Todo arrancó en 2011/2012 y en el 2016 ya teníamos la primera nave terminada. Se instalaron 30 empresas en un formato de comodato por 30 años, porque los terrenos son de la provincia, pero esto es una inversión público-privada. Las empresas invirtieron una parte para adecuar todas las oficinas y otra parte la invirtió el gobierno para reacondicionar los edificios históricos y en infraestructura. En 2016 se instalaron unas 16 empresas y en 2018 se instalaron otras 16. Tenemos dos naves funcionando con empresas Y todavía hay dos edificios históricos que se pueden restaurar y poner en valor para que se instalen más empresas o el sector científico también, por ejemplo. Tenemos un contenedor de 800 metros cuadrados en el que se construyó un SUM, un espacio para poder hacer eventos con capacidad para 300 personas y también un espacio Maker de fabricación digital. Todavía hay mucho por hacer. Tenemos la administración de cinco hectáreas dentro del predio de 30, que es el ex Batallón 121, y hay mucho espacio por crecer, la cuestión es el marco de incertidumbre, el marco económico que en este momento no es nada favorable. En caso de seguir invirtiendo requerimos tanto de la provincia como también de empresarios que se animen a invertir en momentos de incertidumbre.

- ¿Cómo está el sector hoy frente a la pandemia?

- A lo mejor tenemos un mejor pasar como sector tecnológico porque estamos requeridos en algunos sectores en los que esta transformación digital forzada hizo que muchas empresas tengan que incorporar el tema de e commerce o mejorar las telecomunicaciones para poder comunicarse de forma remota o poder hacerte teletrabajo. Pero hay otras empresas que se ven afectadas. Hay empresas que atienden el sector bancario, que siguió funcionando casi normalmente, y otras que atienden el sector de turismo, que se detuvo totalmente. Hay una disparidad, hay empresas que la están llevando y otras que la están pasando mal. Es la realidad en toda la economía.

- ¿Cómo ven el proceso de transformación digital de las empresas que se aceleró con la pandemia?

- Cuando se habla de transformación digital se habla de algo más profundo que ponerse un e commerce o llevar el personal a la modalidad del teletrabajo. Cuando se habla de transformación digital se habla de repensar todo el modelo de negocio de una empresa, pensarlo en donde el soporte tenga que ver con todo lo tecnológico, transformar el negocio en función de cómo ahora funciona la economía en este nuevo paradigma. Si antes tenía mi negocio a la calle y ahora tengo que salir a vender por e commerce me tuve que digitalizar pero mi mercado, en definitiva, sigue siendo el mismo. Si mis clientes son los mismos y mis productos iguales, no cambió tanto lo que era el formato físico. Pero una transformación más profunda está sucediendo en las empresas, sobre todo más grandes, y las grandes tecnológicas son las que están más en ese terreno escabroso, en el que de repente te aparece un Uber o un Booking y te cambia todo un mercado. Esas son las que permanentemente tienen que estar surfeando las olas e invirtiendo para tratar de mantener los mercados o conquistar nuevos.

- Está en discusión en la nueva ley la industria del conocimiento ¿qué posición tienen al respecto?

- La ley de economía del conocimiento es una continuidad de lo que era la vieja ley de software que estuvo 10 años funcionando y está demostrado que hizo crecer mucho la industria y expiraba a fines del año 2019. Se venía conversando con el gobierno anterior la posibilidad de extenderla y luego salió la posibilidad de hacer una ley más extensiva, a empresas del conocimiento en general y no solamente quedarse en el tema software. El año pasado se votó y por unanimidad. Los partidos políticos que son parte de esta famosa grieta estuvieron de acuerdo en sacar esta ley pero por diversos motivos se sacó a principios de años de servicio. No cerraba el todo cómo estaba planteada para algunos sectores, para empresas grandes sobre todo. Se prometió que se iban hacer algunos ajustes y poner en funcionamiento, que es lo que nos interesa a todas las empresas y a la mayoría que somos pymes. Lo cierto es que la ley que fue aprobada en Diputados por unanimidad, tuvo una modificación que falta que se apruebe en el Senado y está parado ahí. Entendemos que esta visión del gobierno, que quiere aportarle otras cuestiones a la ley, es para limitar a las empresas grandes. Me parece que tiene que ver con Mercado Libre. Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo tenemos todas las manifestaciones de que quieren sacar la ley pero la realidad es que no termina de salir del Senado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS