Economía

Fierros del campo, a media máquina

La incertidumbre del campo se expresa con más vehemencia en la maquinaria agrícola, un sector que sintió con más intensidad la caída de las expectativas de compra por parte del productor y el corsé que impuso sobre su rentabilidad el incremento de los costos de insumos básicos por la inflación.

Domingo 24 de Agosto de 2008

La incertidumbre del campo se expresa con más vehemencia en la maquinaria agrícola, un sector que sintió con más intensidad la caída de las expectativas de compra por parte del productor y el corsé que impuso sobre su rentabilidad el incremento de los costos de insumos básicos por la inflación.

Si bien algunas empresas empiezan a vislumbrar un mayor ritmo comercial tras la derogación de la resolución 125, otras —sobre todo aquellas que requieren de mayor inversión— empiezan a interrogarse sobre si este escenario impuso un nuevo techo a la demanda.

Por otra parte y a ritmo muy lento están apareciendo los bancos como fuente de financiación para el sector.

Este clima fue el que se vivió en Agroactiva 2008, una muestra testigo de los fierros del campo, que tuvo lugar esta semana en la localidad cordobesa de Oncativo, donde cada rubro y cada empresa en particular expresaron las singularidades que imprimió el conflicto a su esquema de negocios.

Si bien el último el informe de coyuntura del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) señala que las ventas de maquinaria agrícola durante los primeros seis meses de 2008 fue un 9,1 por ciento mayor de las que se registraron en el mismo período en 2007, desde las firmas del sector aseguran que hasta la caída de la resolución la desaceleración del sector fue notoria y atrás quedaron los tiempos en que el stock no alcanzaba.

"El hombre de campo, después del parate del conflicto, tuvo cautela" explicó Silvia Armando, gerente territorial de ventas de John Deere y agregó que lentamente se está retomando el ritmo de negocios. A su juicio, el productor invierte en el campo todo lo que tiene y consideró que los ventas se van a ir acentuando, pero con cautela.

Para Marcelo Cavaglia, gerente de marketing de Pla , hay decisiones demoradas por el conflicto y tardarán un buen tiempo en volver a la normalidad, aunque también se interroga sobre si este ritmo actual de ventas es "la nueva normalidad, ya que no es el mismo escenario que el año pasado".

Incertidumbre

Si bien hay gente que gana más y otros menos en el sector, la gran sequía y el alza de los insumos, entre otros temas, hacen prever que el conflicto del campo no se terminó con la caída de la resolución 125. Así lo señaló Enrique Bertini (hijo), gerente de producto de la empresa homónima quien agregó que la sensación de incertidumbre continúa en el agro. "La situación de cada empresa es muy particular. Nosotros tenemos un mercado interno chico y lo que no vendemos acá lo acomodamos en el exterior", dijo.

No obstante, señaló que la firma debió tomar medidas restrictivas como la reducción de horas extras, que ya se normalizaron. "El tema es la rentabilidad, al aumentar todos los insumos, la demanda no es tan sostenida, la rentabilidad es menor", explicó y agregó que el futuro para el sector "es incierto".

Desde New Holland, Gustavo Candellero, gerente comercial, coincidió con que el humor cambió y a pesar de los cambios de normativas en materia fiscal para el sector continúa la incertidumbre porque no está todo resuelto. "En cuanto a volumen de negocios sigue la intención de seguir invirtiendo, pero el ánimo no es bueno, se ha perdido la velocidad y la motivación para hacer negocios", dijo.

En la misma línea se expresó Diego Foi, del departamento de ventas de Vasalli (una de las más grandes fabricantes de cosechadora nacional) y coincidió en que el hombre de campo "no está bien", ya que después del conflicto, "la gente sigue especulando, el cereal está en el campo, sólo ha gastado para pagar deudas y aún no está invirtiendo". En ese sentido, ese humor se mide de acuerdo al ritmo de ventas de la firma que según datos de Foi, tenían una capacidad de venta de 40 máquinas mensuales y en la actualidad sólo se están vendiendo 7 máquinas.

Cambio de estrategias 

El cambio de humor, por ejemplo, obligó a la firma Metalfor un mes atrás a cambiar proyecciones y estrategias de ventas, aunque el impacto del conflicto no fue tan fuerte por tratarse de una empresa grande. Así lo señaló Javier Grasso, gerente comercial de la firma.

En épocas de vacas flacas es notoria la aparición —aunque tímida— del financiamiento bancario para la adquisición de bienes de capital, aunque también persiste el tradicional apalacamiento vía las propias compañías. "Si bien no hay muchas alternativas crediticias, se está empezando ver algún movimiento en los bancos, con financiaciones en pesos que tiene tasas fijas en el orden del 12 al 17 por ciento", dijo..

Desde la firma líder en tractores nacionales, Agco Allis, el gerente de territorio, fue optimista en cuanto al ánimo del productor aunque reconoce que el sector "está más retraído".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario