Charlas por Zoom

"En los últimos treinta días se reanimó la demanda de muebles"

Entrevista a César Federici, presidente de la Cámara de la Madera de Cañada de Gómez.

Domingo 09 de Agosto de 2020

—Salvador Di Stéfano: ¿Cómo impactó la pandemia en la actividad desde el 20 de marzo hasta hoy?

—César Federici: Para hacer un paneo hacia atrás, primero se produjo una caída muy grande en la demanda de muebles con aparición de cheques rechazados y rotura en la cadena de pagos. También hay que decir que fuimos una de las actividades exceptuadas desde un principio, pero se dio un desacople comercial, ya que estaban habilitadas las fábricas de muebles pero no los comercios o la actividad de la construcción, que son los dos lugares donde se canalizan nuestros productos. Más adelante se habilitaron las actividades comerciales, primero de manera digital, y luego presencial con limitación en la cantidad de personas que podían ingresar a los locales, y también se fue habilitando la construcción, con lo cual de alguna forma se fue "normalizando" la situación. Si nos vamos más atrás todavía, no hay que olvidarse que la realidad de los muebles venía siendo complicada desde hace un par de años, y la pandemia vino a reforzar esa tendencia negativa. En los últimos veinte o treinta días hubo una especie de reanimación en la demanda y estamos tratando de determinar cuáles son las variables que pueden incidir en esa cuestión.

—SD: ¿Cuántas empresas agrupa la Cámara de la Madera de Cañada de Gómez y que número aproximado de gente hay trabajando en las mismas?

—CF: Tenemos asociadas entre sesenta y setenta, pero en Cañada de Gómez hay algunas más que no forman parte de la Cámara, lo que da un total aproximado de cien empresas en la ciudad. Entre empleo directo e indirecto, tienen alrededor de 3 mil trabajadores.

EM_DASHSD: ¿Esos empleos ya trabajan a pleno o continúan con restricciones?

—CF: Todos los establecimientos industriales están trabajando a pleno. Las restricciones aparecen más que nada desde el punto de vista logístico para recibir mercadería o entregarla. Son determinaciones que se toman durante la pandemia y tienen que ver con las distintas jurisdicciones, ya sea ciudades o provincias que generan en algunos casos problemas de abastecimiento, lo que complica la producción. Esto generó algunas modificaciones de precios en la parte de los proveedores.

—SD: ¿Están teniendo problemas con los insumos que necesitan teniendo en cuenta las trabas a la importación?

—CF: A nosotros nos está afectando y lo vemos también en la Federación de la Madera Argentina. Somos una de las veintiocho cámaras que la componen y compartimos esta situación con varios puntos del país. Algunas regulaciones del Banco Central o la Secretaría de Comercio vinculadas a las importaciones han restringido los insumos para el mueble. Se da una especie de desabastecimiento, atraso en el tiempo de entrega de los proveedores y movimiento de precios. A estas tres variables le sumaría una cuarta que es el acortamiento de los pagos. O sea, el fabricante de muebles hoy tiene que pagar prácticamente al contado a su proveedor, se han caído muchos tipos de financiaciones.

—SD: ¿El producto final que ustedes entregan, compite contra alguno importado?

—CF: Sí, hay una competencia con el mueble brasilero y eso siempre fue un tema fundamental en la comercialización de nuestro país. Se están vendiendo algunas importaciones que están creciendo a partir del año pasado, y nos explican que ya fueron aprobadas anteriormente. Esto suele impactar más en el mueble plano de primer precio, tiene que ver más con el costo bajo y estandarizado, afectando mayoritariamente a las industrias de gran escala. También está el mueble chino que repercute en lo que es madera maciza, vinculado con las sillas. Esos son los dos competidores que más afectan al mueble nacional.

—SD: ¿Qué ayuda recibieron del gobierno nacional para sobrellevar este corte en la cadena de producción?

—CF: Las mismas ayudas que llegaron a otros sectores y tienen que ver con el financiamiento a partir de los bancos al veinticuatro por ciento, lo cual en un principio arrancó lento y después se agilizó, y también la inscripción al ATP, que en nuestra industria implicó los pagos de una parte de los salarios y una postergación en las cargas. Además planteamos que algunas condiciones de otorgamiento, como el cinco por ciento nominal por sobre la facturación del mismo período del año pasado, era fácil o tenía una tendencia a que se sobrepase. Y lo que ocurre hoy en día es que el beneficio del leve repunte en la facturación de las empresas queda afuera por superar el nivel de facturación. Esto lo planteamos a través de la federación en las mesas sectoriales que se organizaron con el Ministerio de Desarrollo Productivo, y ahora en breve tendremos otro encuentro donde discutiremos este tipo de cuestiones que tienen que ver con el ATP, reactivar el consumo, Ahora 12 y otras temáticas más.

—SD: ¿Cómo los apoyó la provincia regionalmente? ¿Tuvieron algún beneficio?

—CF: También hemos mantenido contacto solicitando algún beneficio y hoy concretamente obtuvimos un plan de pagos para lo que es la EPE a partir de septiembre, además de que no se propaguen cortes de energía. También los establecimientos que tienen potencia contratada están pidiendo que no se pague por contrato y sí por lo consumido ya que el número es muy bajo. Y después postergaciones en algunos impuestos pero no mucho más que eso.╠

—SD: Sin dar nombres, ¿hay algunas empresa que haya caído en concurso de acreedores, quiebra o esté a la venta por la pandemia?

—CF: La tendencia general es que hasta ahora se vienen manteniendo los establecimientos, por lo menos de los que tenemos más referencia que son los asociados. Claro que con dificultades como fuimos mencionando a lo largo de la charla. No obstante, debemos considerar que no solamente es Cañada de Gómez, nosotros tenemos asociados de otras localidades, pero la realidad es que quienes se mueven en la informalidad son los que primero empiezan a caer y de ellos no tenemos cómputos. Lo que pudimos relevar en conjunto con el sindicato es que no se perdieron puestos de trabajo, ya que de suceder eso sí marcaría una tendencia al cierre de establecimientos. No hay alarmas pero estamos bregando para que se mantenga el pleno empleo tratando de superar la pandemia que no sabemos cuánto durará.

—SD: Muchas veces vemos noticias explosivas sobre la economía, pero en las entrevistas que realizamos nos dio la sensación de que en el interior la situación no llegó a ser tan compleja.

—CF: Tal cual, nosotros al margen de trabajar en la Cámara estamos en contacto permanente con la intendencia de Cañada de Gómez, venimos monitoreando ese tema y por ahora no vemos que se haya llegado a ese panorama. Más allá, repito, de lo complejo y la incertidumbre.

—SD: ¿Qué le pedirías o propondrías al presidente Alberto Fernández si te lo cruzaras?

—CF: Le pediría lo que estamos planteando en las mesas sectoriales y le diría que prácticamente todo lo que es mueble argentino va destinado al consumo interno, por lo cual necesitamos que exista ese consumo y una recuperación del poder adquisitivo. Sugeriría que haya una política administrada de comercio interior ya que hay insumos que no se hacen en el país y deben ingresar. Que se cuide el rol dominante de algunos proveedores nacionales, hay empresas que son oligopólicas y manejan los costos. Al menos sentarnos en una mesa para ver cómo seguir. Y por último que se fomente la inversión y planes estatales que venían de la mano de lo que es asistencia técnica para las pymes.

—SD: Atrás de Fernández viene Perotti y te lo encontrás, ¿qué le pedís?

—CF: Más o menos lo mismo pero en una tendencia provincial: apoyo a las pymes. Que haya reglas claras y regímenes de promoción industrial para los santafesinos. Programas que venían del Ministerio de Producción o incluso de Ciencia y Tecnología, que eran importantes para la innovación y el desarrollo, y deberían estar vigentes.

—SD: Después de tu trabajo y las representaciones institucionales, ¿cómo te relajas durante el fin de semana?

—CF: En estos tiempos disfruto la familia. Implementé una pequeña huerta en mi casa, me gusta bailar y en la medida de lo posible lo hago. Desde hace ya varios años bailo tango aunque ahora están cerradas las milongas. También salgo a correr cuando encuentro un rato disponible.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario