Economía

El control del tipo de cambio para reactivar la economía

A futuro no está para hacer olas porque la economía está atada con alambre.

Domingo 25 de Marzo de 2018

Debilidad macro, un mundo más complejo y una corrida contra el dólar. Así están las cosas. Si el gobierno controla el tipo de cambio y deja baja la tasa, tendremos seis meses de reactivación. A futuro no está para hacer olas porque la economía está atada con alambre.

En lo que va de marzo el tipo de cambio se congeló en una banda de precios que fue entre $20,16 y $20,40. Esta estabilidad en el precio del dólar le costó la Banco Central u$s 1.556 millones, las reservas quedaron en los u$s 61.000 millones, con lo cual se sacrificaron cerca del 2,5 por ciento con el objetivo de dejar un tipo de cambio fijo.

El gobierno espera que los dólares de la cosecha le quiten la sed de verdes al mercado, pero no parece que nada de ello ocurra. La cosecha de soja apunta a menos de 40 millones de tonelada, y la de maíz menos 32 millones. En ambos casos son cantidades muy por debajo de los que vimos un año atrás. Las cantidades esperadas eran de 57 millones de toneladas de soja y 43 millones de toneladas de maíz, imaginen la tragedia que está viviendo el sector.

Nadie venderá rápido la soja y el maíz salvo que este con la soga al cuello. Por lo tanto, si el gobierno espera que los productores vendan rápido está equivocado. Hoy más que nunca necesitan un precio superior a los u$s 330 la tonelada de soja para recuperar algo de lo que perdieron por la sequía. Para maíz necesitan un precio superior a los u$s 200 la tonelada.

En el ámbito mundial, las desventuras de Donald Trump, desatando una guerra comercial con China, y la Reserva Federal subiendo la tasa de corto plazo, hace que los inversores se muestren remisos a seguir colocando dinero en los mercados emergentes.

El caso santafesino

El gobierno nacional con gran astucia colocó u$s 9.000 millones en enero pasado, esta picardía en la toma de decisiones no la tuvo la provincia de Santa Fe, que hasta hoy se debate la posibilidad de salir a buscar a los mercados mundiales u$s 500 millones para afectar a obra pública. Parece que el Senado provincial está estudiando la ley, cuanto más estudien, más cara será la tasa de interés, y tal vez se queden con las ganas de colocar tamaña cantidad de dinero.

Peor es el caso de la ciudad de Rosario, en donde el Concejo liderado por el PRO no le deja endeudarse al Ejecutivo Municipal. El mismo partido que se endeuda a nivel nacional no lo permite a nivel local. Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago.

En el año 2017 Santa Fe realizó obras públicas por $ 19.400 millones. Tomó deuda por u$s 300 millones del Banco Mundial que fue en un 100 por ciento a municipios y comunas para financiamiento, y u$s 50 millones de un fondo de la Opep para un acueducto a Rafaela. Actualmente la provincia está negociando una deuda con el gobierno nacional que ascendería a los $ 50.000 millones.

Si todo esto se plasma en la provincia, el año 2018 no debería ser negativo para las empresas que tienen su mercado objetivo en nuestra región. Podría darse el caso que Santa Fe crezca más que la media nacional en 2018.

El mercado cambiario

Volviendo a la economía financiera, está claro que el gobierno nacional quiere un tipo de cambio fijo, tasas de interés de las Lebac en el 26,4 por ciento anual, tasa de plazo fijo en $ entre 23 por ciento y 24 por ciento anual para grandes montos, y títulos públicos en dólares cayendo ante el escenario de incertidumbre financiera.

En este contexto la inflación para el año 2018 se ubicaría en torno del 23 por ciento anual. Lo que indica que las tasas de interés que pagan los bancos son neutras contra la inflación. Ante este escenario los inversores se siguen volcando al dólar, que hoy esta planchado ante las intervenciones del Banco central.

Conclusiones para el inversor

Los inversores que compran dólares cuando ven que la cotización se estabiliza, comienzan a mutar de dólares a activos, es por ello que en el primer trimestre del año se vieron más ventas de propiedades, autos, y viajes al exterior.

Para los que desean comprar dólares, una opción es la Lete en dólares a un año del Tesoro nacional, rinde el 3,5 por ciento anual, y es una buena opción de corto plazo.

Para aquellos inversores que puedan invertir a mayor plazo, recomendamos el Bonar 2023, un bono que vale en bolsa u$s 97,50 y paga un cupón de renta de u$s 4,625 al año. Esto implica que paga una tasa directa del 4,74 por ciento anual. El bono te paga renta el 11 de julio y 11 de enero de cada año. El capital lo amortiza el 100 por ciento en la última cuota que opera el 11 de enero de 2023. Si compramos hoy y mantenemos la inversión hasta el final, la tasa que obtendremos es del 5,6 por ciento anual.

El bono a 100 años vale u$s 92,50 vale menos que cuando se colocó, y su tasa de retorno es del 8 por ciento anual, una tasa increíble. El bono paga una renta del u$s 7,125 al año, las hace efectiva el 30 de junio y 30 de diciembre de cada año.

Las acciones siguen presionadas por el contexto internacional, las empresas no han incrementado sus utilidades, y el volumen no acompaña. Creemos que seguirá en recorrido lateral descendente. Por el momento, no lucen como una buena opción de inversión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario