Economía

Cara y contracara de la suba del precio del dólar

Los argentinos se sienten seguros comprando la moneda americana: en 2016 compraron u$s 12.326 millones.

Domingo 28 de Enero de 2018

Los argentinos se sienten seguros comprando la moneda americana: en 2016 compraron u$s 12.326 millones. Era un momento entendible, tras 4 años de cepo cambiario, las ganas de atesorar billetes estaban contenidas. Sin embargo, en 2017 los argentinos atesoraron u$s 17.758 millones, apenas por debajo de los de 2008, cuando se llevaron a los bolsillos u$s 18.602 millones.

Hay que recordar que en 2008 se dio una sucesión de eventos que llevaron intranquilidad a los inversores, como el conflicto con el campo por la resolución 125, la estatización de las AFJP y la crisis financiera e hipotecaria en Estados Unidos.

En 2017 el gobierno ganó ampliamente las elecciones de mitad de mandato, no hay una crisis internacional, y el dólar en el mundo se devaluó. Sin embargo, en la Argentina el billete fue muy elegido a la hora de atesorar reservas. Voto a Macri pero ahorro en dólares, sin confianza al peso. Sin embargo, desde que asumió Macri a la fecha se ganó más con los pesos que con los dólares, pero la gente prefiere al verde.

El 30 de noviembre el dólar valía en el mercado mayorista $17,40. El jueves en el mismo mercado valía $19,50, el minorista estaba en $19,90 y el blue en $20,50. Tuvimos una suba del 12 por ciento en sólo dos meses: adiós a la bicicleta financiera. Se desarmaron posiciones y salieron camiones de billetes de pesos en busca de la moneda americana.

La suba del dólar genera un efecto riqueza en sus tenedores, en los que sembraron y ven mejores precios a futuro, en todos los empresarios que tienen stock de mercadería, los que compraron acciones y bonos en dólares. Esto genera un clima de negocios muchos más amigable que rápidamente se observa en la venta de autos, camionetas y propiedades en pozo que siempre tienen una cierta demora entre el momento de la devaluación y el aumento de precios. Las propiedades usadas no bajan de precios, siguen valuadas en dólares.

La contracara de la suba del dólar es la posible suba de precios de la economía. En algunos casos el aumento es atendible, el sector de materias primas es lógico que aumente de precio, ya que el precio de estos productos se rige por el mercado internacional. Pero no todos los precios de la economía tienen cotización en el exterior, sin embargo, la devaluación del signo monetario se traslada a precio.

Para el primer trimestre del año esperamos una inflación del 7 por ciento, y un tipo de cambio en torno de $20. Sabemos que en enero subió demasiado y muchos presagian valores más altos para fines de marzo, sin embargo, si ello ocurriera los índices de inflación podrían ser mucho más altos de lo esperado y las paritarias serían un dolor de cabeza para el gobierno.

La inflación esperada por el Banco Central para 2018 es del 15 por ciento anual. Nosotros estimamos una inflación del 18 por ciento anual en el escenario más optimista, y del 22 por ciento anual para el más pesimista, y hoy estamos más cerca del pesimista. Las paritarias podrían salir con un aumento entre el 11 por ciento y 15 por ciento, pero en todos los casos con cláusula gatillo. El gobierno mira con atención lo que sucedió en Córdoba en donde se firmó 11 por ciento de incremento con cláusula gatillo.

Recomendaciones

- La tasa de las lebac se ubica en el 26,8 por ciento anual a 30 días y en el 25,2 por ciento anual a 9 meses, son tasas más altas que la inflación esperada del 22 por ciento anual, sin embargo, los inversores desconfían, y saltan de pesos a dólares.

- El bono PR15 tiene una tasa de retorno del 27 por ciento anual, paga renta trimestral equivalente a la tasa de plazo fijo por más de un millón de pesos, su valor técnico es de $ 178,26 y su precio en el mercado es de $ 172,35. La renta se fija cada trimestre, como la tasa de interés tendrá un recorrido bajista, es un bono que congela la tasa por 3 meses.

— Las inversiones en $ pagan un impuesto a la renta financiera del 5 por ciento, mientras que las inversiones en u$s pagan un 15 por ciento, y el mayor valor por la tenencia en u$s no paga impuesto a la renta financiera. Esto beneficia a los que ahorran en bonos en dólares.

- Si compras el Bonar 2027 dólares te deja una renta del 6 por ciento anual, por ende, pagas un impuesto a la renta financiera del 0,9 por ciento. Si compras una lebac a 9 meses que rinde el 25,2 por ciento anual paga el 1,26 por ciento de impuesto. El mayor valor del dólar está desgravado, y esto hace sumamente atractivo a los bonos en dólares. El gobierno desea que los argentinos ahorremos en pesos, pero los incentivos están dados para ahorrar en dólares en el escenario actual.

- Si el gobierno baja la tasa de interés, el dólar seguirá escalando posiciones. Esto te deja dos escenarios a saber:

1) La suba del dólar genera más reactivación económica, porque invita a desahorrar en dólares y comprar activos en pesos cuyos precios están desarbitrados, como es el caso de los autos, propiedades, bienes de cambio y otros activos. Para los que tienen altos stock de mercadería con cotización internacional la suba del dólar siempre se traslada a precio, e invita a bajar stock y tomar ganancias. Esto genera una reactivación económica en el mercado. Acciones y bonos en dólares son inversiones muy elegidas.

2) La contracara de la suba del dólar, es una suba de precios que termina quitándole poder adquisitivo al asalariados, jubilados y pensionados, y todos aquellos que tienen contratos en pesos. Los bonos en pesos, plazo fijo en pesos y todo instrumento en moneda local se ve perjudicado.

En la jerga popular devaluación es oportunidad, un comerciante en el día de ayer me dijo "cuando vi subir el dólar compre mercadería, no sé si hice bien o mal, en argentina si haces bien los números no compras ni un kilo de pan, que Dios me ayude". La suba de precios está a la vuelta de la esquina, la economía ligada al consumo complicada. Los que ahorraron en dólares, contentísimos. Nada es para siempre, y no todos los sectores son lo mismo. El Estado no genera confianza, los argentinos en dos años ahorraron u$s 30.000 millones. El que se quema con leche ve una vaca y llora.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario