Economía

Caputo renunció al Banco Central por diferencias con el FMI

El titular de la entidad discrepó con el organismo sobre la forma de frenar la suba del dólar. Será reemplazado por Guido Sandleris.

Miércoles 26 de Septiembre de 2018

El presidente del Banco Central, Luis Caputo, renunció ayer al cargo en momentos en que el gobierno está a punto de cerrar el nuevo acuerdo de rescate financiero con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En su reemplazo fue designado Guido Sandleris, un hombre del riñón del Ministerio de Hacienda que conduce Nicolás Dujovne, quien está a cargo de las negociaciones con el organismo y ayer fue considerado el ganador en la pulseada al interior del equipo económico.

Según se informó oficialmente, la dimisión de Caputo se produjo por "motivos personales con la convicción de que el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional restablecerá la confianza acerca de la situación fiscal, financiera, monetaria y cambiaria".

De todos modos, justamente la disputas con el FMI sobre el manejo del dólar fue la razón que subyace en la salida de Caputo al frente de la entidad monetaria, donde se desempeñó por el lapso de 103 días, en el transcurso del cual el dólar saltó de 28,43 a 38,18 pesos (con picos por encima de los 40 pesos) y en el cual las reservas cayeron en 13.739 millones de dólares, casi el mismo monto del primer desembolso que realizó el Fondo al país.

El nuevo acuerdo con el FMI, que el presidente Mauricio Macri busca firmar por estas horas durante su visita a Estados Unidos, dejó con menos margen de acción a Caputo para actuar en el mercado cambiario como tenía planificado y venía realizando hasta ahora, a través de intervenciones directas para lograr un sistema de flotación acotada del dólar.

Esta estrategia fue fuertemente resistida desde el inicio por el FMI, que pretendía que se tomaran medidas a través de subastas puntuales del BCRA o bien, evitando que la autoridad monetaria intervenga dejando que el valor del dólar lo fijara el mercado.

Para el FMI, la dinámica de liquidar reservas para frenar al dólar no era conveniente. De hecho, no veía con buenos ojos que los 15.000 millones de dólares que ya había desembolsado se evaporaron en esa jugada. La intención del Fondo fue desde el principio apuntalar el nivel de reservas del BCRA para lograr con eso la garantía del repago de los intereses de la deuda que tomó el país con el organismo, bajar el riesgo país y habilitar a que la Argentina pueda volver a conseguir financiamiento en los mercados internacionales.

Sin embargo, esta estrategia del FMI de dejar subir el dólar es, en términos políticos, altamente arriesgada para la Argentina, un país cuya población tiene un vínculo muy particular con la divisa, que provoca una mayor demanda cuando el tipo de cambio sube en lugar de retraer la compra como ocurre en otras economías, provocando un fuerte impacto en el resto de los indicadores económicos domésticos.

Gestión fugaz

Dujovne, quien también se encuentra en Nueva York, minimizó la salida de Caputo y aseguró que "no fue una sorpresa" la renuncia dado que el ex funcionario "hace tiempo había anunciado su intención de dejar el cargo" al presidente Macri.

Caputo había asumido hace poco más de 100 días, el 14 de junio en reemplazo de Federico Sturzenegger y en medio de una de las mayores crisis cambiarias.

"Esta noticia no es una sorpresa. El presidente del Banco Central ya había expresado hace tiempo al presidente Macri su decisión de dejar su posición. Por eso, Guido Sandleris venía trabajando con el equipo del Banco y con el vicepresidente (Gustavo Enrique) Cañonero", dijo.

También el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, aseguró que el alejamiento de Caputo estaba "planificado" y obedece "al proceso que se está llevando a cabo".

"Entramos en otra etapa que va a comenzar ahora con el nuevo acuerdo con el Fondo, que está próximo a ser firmado", añadió el funcionario, dejando en claro que la firma de ese entendimiento fue clave en la decisión de Caputo.

Aunque nadie lo reconoció en público, fuentes cercanas al gobierno consideran un "desplante" la decisión de Caputo en este momento.

El vocero del FMI, Gerry Rice, aseguró ayer que el organismo "tomó nota" de la renuncia de Caputo y ratificó el apoyo internacional a la Argentina. "Esperamos continuar nuestra estrecha y constructiva relación con el BCRA bajo el liderazgo de Guido Sandleris", dijo Rice.

La renuncia en cambio, no pasó inadvertida para los mercados, que reaccionaron inmediatamente con una suba del dólar de 2,6 por ciento.

Críticas

Los economistas de todas los espacios criticaron la renuncia de Caputo por entender que "no ayuda" a la Argentina en momentos en que atraviesa un "momento clave" en medio de las negociaciones con el FMI.

Uno de los más críticos fue José Luis Espert, quien aseguró que "lo de Caputo renunciando al BCRA mientras el presidente está pasando la gorra, vendiendo como puede a la Argentina, es de una irresponsabilidad mayúscula".

El economista jefe de la consultora Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, también evaluó que "la salida de Caputo del Banco Central en un momento clave no ayuda".

En tanto, Aldo Pignanelli dijo que "la renuncia no sorprendió, pero sí sorprendió el momento. Se veía venir porque Caputo tenía muchas diferencias con el FMI". Agregó que "hasta hubo un comunicado de Christine Lagarde hace diez días fustigando la forma de manejar las reservas por parte del BCRA".

Por su parte, Agustín D'Attellis apuntó: "Repito lo que dije con la salida de Sturzenegger, aún con más énfasis ahora. Deberían prohibirle ya la salida del país a Luis Caputo y la Justicia investigar rápidamente".

despedida. Dujovne, cercano al FMI, tenía serias diferencias con Caputo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario