historia

Cinco personajes para recordar al capocómico rosarino Alberto Olmedo

El capocómico rosarino Alberto Olmedo, quien hoy cumpliría 87 años, creó una galería de personajes que marcaron a fuego el humor de la televisión argentina de los años 70 y 80, muchos de ellos hoy, con el ambiente de época, serían imposibles, pero en su momento hicieron desternillar de risa a la Argentina.

Lunes 24 de Agosto de 2020

Alberto Olmedo fue uno de los capocómicos más aplaudidos y queridos por los argentinos. Pícaro, de mirada tierna, con una capacidad asombrosa para la improvisación, triunfó en la televisión de la mano de los hermanos Hugo y Gerardo Sofovich, y de ahí llevó su talento al teatro y al cine. A 32 años de su muerte, sus personajes siguen siendo recordados con cariño.

1- El Capitán Piluso: Fue su primer gran éxito en la televisión. Nació en un programa de espíritu circense en el viejo Canal 7 en 1960 y conquistó al público infantil. Lo secundaba un marinero de aire aniñado llamado Coquito, en la piel de Humberto Ortiz. “¡A tomar la leche!”, invitaba con un grito alegre a los chicos que miraban el programa. Fito Páez lo inmortalizó en el tema “Tema de Piluso”, en el que cantaba: “No hay merienda si no hay capitán”.

Embed

2- El Manosanta: El más aplaudido y recordado de los personajes creados por el rosarino. Era un curandero, que en el sketch de “No toca botón”, recibía a un padre y a su hija. encarnados por Jorge Portales, eterno partenaire del rosarino, y Adriana Brodsky, la “Bebota”, para “descargarla”, porque no se sentía bien. “Es la persona más humilde y hermosa que haya conocido”, lo evocó la actriz.

>> Leer más: Borges y Olmedo, dos nacidos bajo el signo de Virgo

Embed

3- Rucucu: Una suerte de Groucho Marx perdedor y bien argento, nació en el legendario “Operación Ja Ja” y rápidamente se convirtió en uno de los personajes más festejados de Olmedo. Usaba galera, un jaque negro y un tupido bigote postizo que le daba un aire desquiciado. En el primer programa de 1985 de “No toca botón” decidió matar al personaje, quemó su ropa en el estudio, mientras decía: “Este es el primer renunciamiento de la TV”. fue un shock.

Embed

4- El dictador de Costa Pobre: Desopilante parodia de los militares que asaltaron el poder en Latinoamérica, tenía un aire a personaje caribeño y jugaba con ironía con los claroscuros del poder. Lucía un traje de general fucsia y sobre el pecho lucía una banda que, con oportuno sarcasmo, rezaba: “Tus amigos”. César Bertrand y el Facha Martel lo secundaban en el sketch que nació en “No toca botón”, después de que se deshiciera de Rucucú. Fue un éxito instantáneo, que duró años.

Embed

5- Rogelio Roldán: Era un humilde empleado de oficina que era maltratado impiadosamente por su jefe, un malhumorado alemán interpretado por Vicente La Russa, el actor que inmortalizó al “El Preso”, el encargado del local donde daba el debate de “Polémica en el bar”. En el sketch, también de “No toca botón”, el Negro escapaba de los avances de la esposa del dueño de la empresa, encarnada por Susana Romero. Olmedo bautizó al pesonaje con el nombre de uno de sus grandes amigos de Rosario.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS