Cultura y Libros

El español, esa lengua que ya tiene ocho siglos y está llena de futuro

En Más de 555 millones podemos leer este libro sin traducción, recientemente publicado, un destacado grupo de especialistas analiza a fondo nuestro idioma

Domingo 28 de Abril de 2019

Si hay algo que los hombres y mujeres son, es el lenguaje en que se comunican. Las palabras recortan y dan forma al mundo. Muy pocos tienen, sin embargo, conciencia de la gigantesca importancia que posee el idioma. Y sin embargo, en el mundo actual —gobernado por la globalización— es allí donde vive (y resiste) gran parte de nuestra identidad como sujetos.

Un reciente libro publicado por Taurus en la Argentina hace centro en el español, que ya tiene ocho siglos de existencia, es la lengua oficial de veintiún países y abarca una vastísima región del continente americano que va desde los Estados Unidos (sí, no es un error) hasta Tierra del Fuego, sin contar a la propia España, claro, además de regiones insospechadas en África, Asia y el Pacífico. El título de la obra —editada por dos prestigiosos hispanistas como José María Merino y Álex Grijelmo— es de por sí suficientemente revelador: Más de 555 millones podemos leer este libro sin traducción. La fuerza del español y cómo defenderla.

El volumen incluye dieciocho ensayos de distintos autores, y más allá de posibles discrepancias con ellos, debe afirmarse que la calidad de los textos es pareja y alta.

Particularmente atractivos, en el arranque del libro, resultan el resumen histórico de la lengua —planteado con destreza por Inés Fernández-Ordóñez— y el relato de la expansión del idioma en la América aborigen escrito por Santiago Muñoz Machado. Más adelante, David Fernández Vítores se refiere al crecimiento y multiplicación de la lengua en el globo, y seguirá su rastro (tal vez, para sorpresa del lector no especializado) en Guinea Ecuatorial o Filipinas. También le dedica gran atención al fenómeno que constituye el español en EEUU, de la mano de la inmigración creciente. En este momento pone especial énfasis en recordar que, de acuerdo con las previsiones demográficas, la primera potencia mundial pasará "en breve" a ser el segundo país hispanohablante de la Tierra. Y también revela otro dato crucial: el castellano es el segundo en el planeta en cantidad de hablantes nativos, sólo por detrás del chino mandarín, superando al inglés y —con creces— al francés.

De inmediato, Salvador Gutiérrez Ordóñez plasma una síntesis eficaz del devenir ortográfico de la lengua y José Luis García Delgado se encarga de un análisis desde la perspectiva económica, que comienza con una sorprendente aseveración: "El español es el producto más internacional de España y de todos los países que lo tienen como lengua propia". Francisco Javier Pérez, por su parte, desbroza un concepto central, el de panhispanismo, y el argentino Pedro Barcia se dedica a repasar los americanismos, como canoa, tomate, huracán, maní, tabaco, caimán, loro, batata, cancha, cóndor, choclo, locro, mate, pampa, papa, palta, puma, yuyo, laucha, malón o boldo, entre los múltiples y magníficos aportes realizados por los pueblos originarios.

Más tarde, en "Los otros mundos del español", Francisco Moreno Fernández ampliará los conceptos de Fernández Vítores y aportará, además, la historia de la lengua en el exótico Magreb, antes de referirse a la diáspora judía de 1492 y el posterior desarrollo de la variedad conocida como judeoespañol, sefardí o ladino.

La lírica hispana y sus cumbres creativas, el inmenso Cervantes, las mujeres, el deporte y el idioma en el ámbito rural son también objeto de artículos cargados de erudición, que no se contrapone jamás con la amenidad.

El epílogo está en manos de uno de los editores, el reconocido Álex Grijelmo, con un relato de la evolución de la célebre Real Academia Española (RAE), creada en 1713.

Cuando el lector cierre este valioso libro sentirá que su idioma es, al decir del poeta Gabriel Celaya, "un arma cargada de futuro".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});