Cartas de lectores

Robo y quema de cables

Sábado 27 de Marzo de 2021

¿De qué se trata? Quisiera agregar a las noticias cotidianas de robo de cables un aspecto menos conocido y por demás problemático. El robo de cables tiene como objetivo vender después el cobre de ellos. Para separar el cobre de la aislación se recurre al fuego; después de quemar el plástico aislante queda el cobre al descubierto. El problema es que el plástico utilizado como aislante suele ser policloruro de vinilo, también conocido bajo la sigla de PVC. En combustión de PVC se genera, tal como es de esperar, anhidrido carbónico (CO2), agua (H2O) y ácido clorhídrico (ClH), pero además compuestos verdaderamente problemáticos llamados dioxinas. Ciertamente, respirar humo que contiene ácido clorhídrico (ClH) es decididamente malsano, pero este ácido se neutraliza reaccionando con compuestos calcáreos, entre otros, presentes. Pero las dioxinas, en especial algunas de ellas, combinan una toxicidad extrema con el hecho de ser compuestos muy estables, que no se descomponen. Difíciles de eliminar. Tuve que ver con esta problemática siendo miembro con responsabilidad del “staff técnico” del grupo mediático Bertelsmann, Gütersloh, Alemania. Discutíamos la posibilidad de incinerar deshechos que incluían cantidades apreciables de PVC proveniente en especial del cuero artificial del descarte de libros de las plantas de impresión y encuadernación. Casualmente, en ese entonces hubo escándalos porque surgieron problemas de contaminación con dioxinas en los alrededores de plantas de incineración de residuos vecinales. Resulta que en ese entonces, los años ’80, se multiplicaron en Alemania las plantas de incineración de residuos comunales. Estos residuos incluían algo de PVC. El volumen de dioxinas producidas era muy pequeño, pero éstas, un fino polvillo, se depositaban en el humus de la zona siendo sólo una cuestión de tiempo hasta alcanzar niveles problemáticos. Para tener una idea de la relevancia pueden buscar con Google con las palabras: escándalos en alemania por dioxinas, incineracion de residuos comunales.

Jorge M. Rodriguez Giles

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario