selección nacional

Angelito y el abrazo

Jueves 15 de Julio de 2021

El fútbol acompañó todas las etapas de mi vida sentada en una butaca al lado de los hinchas; mi padre, mi marido, mis hijos, mis nietos, mis amigos. Este 10 de julio no fue diferente. Me sumé a las expectativas generales, a la necesidad de una alegría, a la espera del triunfo argentino tan esperado. Y es desde ese humilde análisis deportivo que quiero hoy compartir con ustedes las dos cosas que me impactaron sobremanera y me hicieron sentir que estamos vivos y que aún podemos soñar un futuro de grandeza. Lo primero fue el “Fideo”, Angelito Di María a los 21 minutos del primer tiempo, que me hicieron dejar el tejido, saltar de mi sillón y emocionarme con prudencia. Uno a cero. Pero aún faltaba mucho para el final, así que retomé mi tejido y seguí espiando el partido, contagiada por el nerviosismo reinante. Y ganamos. Argentina campeón de la Copa América. Entonces reí sus risas y lagrimeé sus llantos emotivos. Hasta que se produjo el abrazo. El abrazo fraterno entre Messi y Neymar. El viejo adversario abrazando al amigo, en su cancha, en su propio país. Me retrotrajo a un anhelo diferente. Los dos preparados para triunfar, para alegría y felicidad de sus pueblos. Pero debía haber un vencedor y un vencido. Y así fue. Sin grietas, uno y otro fundidos en ese abrazo inolvidable no pudieron menos que renovar las esperanzas. Ojalá todos puedan apreciarlo. ¡Vamos Argentina! ¡Nos están dando un ejemplo!

Edith Michelotti

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario