Información Gral
Martes 29 de Noviembre de 2016

Un policía entró a la casa de su ex mujer, mató a tiros al novio y a ella la dejó grave

Fue en Neuquén. Entró a la madrugada, fue hasta el dormitorio y le pegó seis tiros en la cabeza a la nueva pareja. A ella le asestó tres balazos.

Un cabo de la policía de la provincia de Neuquén acribilló de seis disparos en la cabeza a la pareja de su ex mujer, a quien luego hirió de gravedad frente a su bebé de un año y tres meses, en una vivienda de un barrio de la capital provincial, informaron ayer fuentes de la fuerza y judiciales.

El hecho se produjo anteayer a la madrugada y el agresor, que quedó detenido, confesó ante el fiscal: "Encontré a mi mujer cagándome, debería haberlo agarrado a trompadas".

El acusado fue identificado por las fuentes como el cabo Alejandro Andrés Lagos, de 34 años, quien se encontraba desde hacía meses separado de su esposa, Magnolia Aidé Salas, de 22, quien había comenzado una relación con otro hombre.

Solos en la madrugada. Según la pesquisa, Lagos, vestido de civil y con su arma reglamentaria, ingresó a la casa de su ex mujer cuando ella estaba con su nueva pareja, Edgardo Javier Soto, y lo acribilló de seis tiros en la cabeza, que le provocaron la muerte en el acto.

Luego, con la misma arma, le efectuó tres disparos a la mujer delante del bebé de un año y tres meses de esta.

Salas fue trasladada de urgencia al Hospital Provincial Castro Rendón de la capital neuquina, donde permanece internada en grave estado en la sala de terapia intensiva.

En el dormitorio. El episodio se produjo en uno de los dormitorios de la vivienda, ubicada en el barrio San Lorenzo, de Neuquén, cerca de donde al atacante fue luego detenido.

El fiscal de la causa, Maximiliano Breide Obeid, llevó adelante la audiencia de imputación, durante la cual señaló que "a las 4 de la mañana del domingo Lagos ingresó a la vivienda, los apuntó a ambos y les disparó en el dormitorio".

El funcionario judicial detalló que "los disparos fueron escuchados por los vecinos y uno de ellos lo vio salir de la vivienda con el arma en la mano y llamó a la policía".

Breide Obeid indicó que Lagos confesó: "Encontré a mi mujer cagándome, debería haberlo agarrado a trompadas".

El policía quedó acusado de "homicidio calificado por el uso de arma de fuego" en relación a Soto y por "tentativa de homicidio calificado por el vínculo", por las graves heridas que le produjo a su ex pareja.

Por su parte, el juez Diego Piedrabuena aceptó la formulación de cargos efectuada por el Ministerio Público Fiscal y dispuso la prisión preventiva del policía.

Comentarios