Policiales
Viernes 25 de Agosto de 2017

Renunció el fiscal investigado por escuchas ilegales a tres abogadas

Fernando Rodrigo, quien ordenó escuchar sin motivo a las tres profesionales (una de ellas su ex pareja), seguirá la causa penal como un ciudadano común

El fiscal adjunto Fernando Rodrigo, quien fue denunciado penalmente por realizar escuchas ilegales a los teléfonos de tres abogadas, una de ellas su ex pareja y compañera de trabajo, en el marco de investigaciones que realizaba por diversos delitos, presentó su "renuncia indeclinable" al cargo durante la tarde de ayer y ante su superior, el fiscal general de Santa Fe, Jorge Baclini. La presentación tuvo lugar horas después de que el propio Baclini hiciera lugar al pedido de la Auditoría General del Ministerio Público de la Acusación (MPA) y firmara la resolución por la cual se procedía a la suspensión preventiva de Rodrigo.

Ante el nuevo panorama, fuentes judiciales dijeron que la denuncia penal contra el fiscal avanzará por los carriles normales con el análisis de evidencias secuestradas en poder del ahora ex funcionario, quien podría afrontar cargos como un ciudadano común por abuso de autoridad, falsedad ideológica, interceptación indebida de teléfonos, e incumplimiento de los deberes de funcionario público mientras ocupó ese cargo.

En tanto, la investigación administrativa que se le seguía al interior del MPA y que en una primera instancia se coronó con su suspensión y podría haber seguido hasta desembocar en un juicio político, ahora queda congelada a la espera de que el gobernador Miguel Lifschitz acepte la renuncia presentada.

El escándalo generado a partir de la conducta del fiscal Rodrigo, que se desempeñaba hasta hace 15 días en la Unidad de Investigación y Juicio de la Fiscalía de Rosario y tenía a su cargo causas resonantes, había sumado ayer a la mañana un nuevo avance en la investigación disciplinaria que afrontaba por ordenar escuchas ilegales sobre líneas telefónicas de personas con las cuales tenía una relación sentimental o privada.

Además, desde el Departamento de Prensa del Ministerio Público de la Acusación se informó que el fiscal general Jorge Baclini había hecho lugar al pedido de suspensión preventiva que elevó la auditora María Cecilia Vranicich, quien la semana pasada solicitó ese procedimiento en el marco de la pesquisa.

Y aunque a partir del pedido de Vranicich el fiscal acusado tenía 72 horas para realizar su descargo, a través de su abogado Víctor Corvalán primero hizo saber que no haría uso de ese derecho por no estaba en condiciones psicológicas y, ya entrada la tarde, que presentaba su renuncia indeclinable al cargo por lo que se suspendió la licencia de la que gozaba y obviamente dejará de cobrar sus haberes.

Denuncia y auditoría

Apenas fue denunciado el 8 de agosto último por un empleado de la Fiscalía, que detectó los números telefónicos de las víctimas en los listados que conformaban legajos a cargo de Rodrigo, la auditoría del MPA designó a la fiscal Natalia Benvenutto, de Cañada de Gómez, para que encabezara la investigación.

Por su disposición se allanó el domicilio particular del entonces fiscal adjunto, su despacho en la sede de Fiscalía, la vivienda de su madre y se le requisó el auto particular. Entre otros objetos se secuestraron legajos, computadoras, teléfonos y otros elementos que son parte de la causa.

Según pudo saber este diario, el entrecruzamiento de datos con la identificación de los teléfonos resulta un trabajo de hormiga para la fiscal, ya que no sólo está abocada a revisar los cuatro legajos donde Rodrigo investigaba a bandas locales e introdujo ilegalmente los números telefónicos de las abogadas (una de ellas su ex pareja), sino que podrían figurar más víctimas de la grave indiscreción. Mientras tanto, la funcionaria espera el resultado de pericias, el relevamiento de datos y analiza las testimoniales.

Acusación penal

A su vez, las tres abogadas víctimas de las escuchas presentaron el martes la denuncia formal contra Rodrigo. Con asesoramiento del penalista Carlos Edwards, lo acusaron por los delitos de abuso de autoridad, falsedad ideológica, interceptación indebida e incumplimiento de sus deberes, todos cargos que ahora deberá afrontar como un ciudadano común y corriente y no como funcionario público.

Además de reservarse el derecho a iniciarle una demanda civil, las denunciantes remarcaron que no están mencionadas ni imputadas en ningún legajo que justificara la intervención de sus celulares.

Mientras se aguardan los resultados de la investigación y una eventual audiencia imputativa contra el ex fiscal, el procedimiento institucional que lo llevaría a un juicio disciplinario quedó descartado. En esa instancia, la auditoría habría hecho la acusación ante un tribunal integrado por cuatro funcionarios: un diputado, un senador, un representante del Colegio de Abogados de una circunscripción distinta a Rosario y un fiscal regional. En caso de paridad en la resolución, el fiscal general Jorge Baclini hubiese dirimido si era sancionado o no.

Algunas fuentes consultadas indicaron que una vez que la Dirección de Captación de Comunicaciones del Poder Judicial de la Nación enviaba a Rosario los CD's con las grabaciones, era el propio Rodrigo el que se encargaba de retirarlos de la sede local del organismo, para evitar que los agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) pudieran manipular el material, algo que hacen habitualmente con ese tipo de evidencias como auxiliares del los fiscales.

Hoy se conocerá la voz oficial

El Fiscal General Jorge Baclini será quien brinde la información oficial en relación a la renuncia de Fernando Rodrigo y las escuchas telefónicas irregulares que habría ordenado. Desde el Departamento de Prensa del Ministerio Público de la Acusación sólo se emitió un comunicado a las 19.06 de ayer confirmando que Rodrigo "presentó la renuncia al cargo en la sede de la Fiscalía General de la Provincia" y que la conferencia de prensa en la cual se brindarán los detalles de lo que la misma implica será hoy a las 9.30 en la sede del organismo en Rosario, Corrientes 1672.


Comentarios