Política
Domingo 13 de Noviembre de 2016

Pese a algunas críticas, avanza la ley de paridad de género en la provincia

La normativa, con media sanción, establece que cada órgano colegiado electivo deberá conformarse con un 50 por ciento de mujeres.

En medio de un debate por la igualdad, cristalizado en una manifestación masiva contra la violencia machista en respuesta a la aparición de nuevos casos de femicidios, la Legislatura provincial dio media sanción el pasado jueves 20 de octubre al proyecto de ley de paridad de género con un total de 34 votos a favor y 8 abstenciones.

La norma, que deberá pasar el filtro del Senado provincial para ser aprobada, es la conjunción de varios proyectos y su finalidad es lograr la participación política igualitaria. Según establece, cada órgano colegiado electivo estará conformado con un 50 por ciento de cada sexo y, en el caso de surgir vacancias tanto en las listas como en los cargos ya asumidos, las mujeres solo podrán ser reemplazadas por otras candidatas mujeres.

En adición, en las listas a cargos públicos electivos deberán figurar candidatos y candidatas de manera alternada, siendo el ámbito de aplicación de la ley tanto las nóminas de candidatos como la composición de la Legislatura, los concejos municipales, las comisiones comunales, los partidos políticos y las convenciones constituyentes.

En definitiva, esta nueva ley provincial vendría a modificar la ley de cupo, vigente desde 1991 y que establece que un tercio de las candidaturas de las listas deben estar ocupadas por mujeres.

De más está decir que la aplicación de esta nueva normativa implicaría una modificación en las estructuras de poder de los partidos con consecuencias que dependerán, en mayor o menor medida, del estado de situación de cada uno en relación a cuestiones de género.

Federico Angelini, diputado de Cambiemos y presidente del PRO santafesino, sostiene una postura muy crítica en torno a la noción de paridad ya que, en sus palabras, "la mujer se puede ganar su lugar sin necesidad de un cupo".

"Creo en el valor de la mujer por sobre un cupo. Hoy por hoy la mujer en algunos casos ha superado al hombre; está en las mismas condiciones para discutir lugares, para pelearlos, para presentarse en listas. Hoy, en el siglo veintiuno, hablar de cupo es un atraso", amplió Angelini.

Más allá de su desacuerdo con la sanción de la norma, el político rosarino afirmó que no modificaría demasiado la forma de conformación de las listas en su fuerza política, ya que allí las mujeres "ocupan un lugar en la mesa chica" y forman parte activa de la definición de estrategias.

Para la intendenta Mónica Fein, en cambio, las estructuras partidarias no parecen estar listas para asegurar una participación igualitaria, por lo que la aprobación de este tipo de medidas es fundamental para impulsarla.

"En general las mujeres tenemos que pelear mucho dentro de los partidos para tener un lugar. Es el doble de esfuerzo, y esta norma obliga a los partidos a mejorar, a convocar a las mujeres para opinar, decidir, participar y brindarles mayores oportunidades", manifestó la mandataria rosarina.

La diputada provincial por el Frente Social y Popular Mercedes Meier, quien apoyó el proyecto de paridad desde el comienzo, también hizo hincapié en las dificultades a las que se enfrentan las militantes a la hora de ocupar espacios de decisión, por lo que afirmó que, de aprobarse la ley, los partidos estarán ante "un desafío importante" que servirá para que "comiencen a fomentar el desarrollo de cuadros políticos femeninos y generen las condiciones para ese desarrollo" ya que muchas estructuras hoy no les facilitan a las mujeres el camino hacia los cargos electivos.

Un paso más. Más allá de las modificaciones que pretende introducir la ley de paridad de género, el concejal y secretario general del Partido Justicialista del departamento Rosario, Eduardo Toniolli, se mostró optimista en cuanto a la aplicación, ya que considera que conlleva una práctica a la que se vienen ajustando todos los partidos, en mayor o menor medida, desde la sanción de la ley de cupo.

"Creo que en su momento el cupo fue un cambio más rotundo, que se implementó progresivamente en las provincias y después paso a naturalizarse", acotó, y sostuvo que en el PJ la representación femenina, actualmente, respeta la proporción que establece la ley.

Más allá de las voces opositoras que sostienen que este tipo de medidas son "innecesarias" o hacen foco en una diferencia de oportunidades entre los sexos que, según ciertos sectores, ya fue saldada, los números no dicen lo mismo. Al día de hoy sigue siendo notablemente inferior la cantidad de políticas ocupando lugares de decisión, aún cuando existe una ley de cupo que tiende a fomentar la participación femenina. La pregunta que queda aún por responder es si la ley de paridad de género es la mejor manera de saldar esta brecha y encaminar el rumbo hacia una democracia en la que hombres y mujeres sean representados por igual.

Comentarios