Central
Viernes 23 de Junio de 2017

Pinola eligió y decidió dejar Central por River

El defensor no jugará mañana en San Juan pese a estar habilitado, luego de decidir ejecutar la cláusula de rescisión para disputar los 8º de final de la Copa Libertadores con los millonarios

Javier Pinola ya no jugará más en Central. Ni siquiera mañana en San Juan cuando el equipo de Paolo Montero visite a San Martín. Al final, anoche Ovación confirmó que el defensor decidió cambiar de rumbo y dejará Arroyito para trasladarse a Núñez. Casi al cierre de esta edición se confirmó que desde el próximo torneo se pondrá la camiseta de River, club que le facilitará el dinero para que e futbolista ejecute la cláusula de rescisión que figura en el contrato y que es de 1,5 millón de dólares limpios para Central (hay un porcentaje que pertenece a los impuestos que correrá por cuenta del club comprador). Esa forma de salida es precisamente lo que mayor malestar provocó en Central, donde anoche mismo se convocó a una reunión de comisión directiva para analizar una serie de ítems que hacen a la cuestión.

Después de una jornada cargada de rumores, especulaciones y una alta cuota de nerviosismo, sobre todo por el lado de Central, cerca de la medianoche apareció el llamado de Marcelo Carracedo, representante del futbolista, a la dirigencia canalla para confirmarle la decisión que había tomado Pinola. Un dato no menor: Pinola tenía contrato con Central hasta junio de 2018, en el que figura una cláusula de rescisión de 1,5 millón de dólares, la que a Boca le había dicho que no estaba dispuesto a ejecutar (el jugador es el único que puede cumplir con ese paso.

Ayer a la tarde comenzaron a aparecer algunos indicios de que alguna novedad podía aparecer sobre la situación de Pinola. Uno de ellos fue la confirmación de una fuente vinculada a la negociación sobre que el propio jugador se había comunicado con Gallardo el miércoles por la noche, luego del triunfo de River sobre Aldosivi.

Embed


Según confiaron, en esa charla quedó claramente expresado el pedido del Muñeco hacia Pinola, para que sea él quien tome la decisión de allanar los caminos para el traspaso.

A dos años exactos de la llegada de Pinola a Rosario (el 22 de junio de 2015 llegó, y un día después fue presentado en sociedad), el jugador decidió ponerle punto final al vínculo que tenía con el club de Arroyito.

Es más, ayer había existido una nueva charla con River en la que se pusieron sobre la mesa ya algunos números más finos, pero con la particularidad de que debía haber una decisión rápida. Se pensaba para hoy, pero se concretó ayer mismo.

Sin dudas el dato saliente es que la partida se da por intermedio de la cláusula de rescisión, que será ejecutada por Pinola, lo que hizo que la dirigencia de Central se molestara no sólo con el zaguero, sino también con los directivos millonarios, con quienes ya había una relación de tirantez por lo ocurrido en su momento con Marcelo Larrondo. Con eso es probable que esa relación agrande la grieta.

Aquella vez con Larrondo pasó algo similar, aunque el beneficio económico fue otro porque el delantero si bien se fue de un día para el otro y sin previo aviso (sólo Coudet sabía que eso iba a suceder) no ejecutó finalmente la cláusula de rescisión (también era de 1,5 millón de dólares), sino que River terminó realizando una oferta formal a los canallas. Por ese paso Central recibió 2,5 millones. Ahora la cosa es distinta.

Embed


Hasta hace apenas unos pocos días lo seguro era el interés de Boca, con quien Pinola ya habría tenido acordado los términos de su contrato. Pero de última apareció en escena River, básicamente después de conocerse la noticia del doping positivo del defensor Lucas Martínez Quarta en un partido de Copa Libertadores.

Hasta anoche había cierto optimismo en el seno de la dirigencia auriazul, más allá de esos indicios que comenzaban a aparecer. Ese optimismo se basaba en el acuerdo al que, dicen desde Central, habían llegado con Pinola en el nuevo contrato, en el que se había arreglado la duración del mismo (se le hacía uno nuevo, hasta diciembre de 2019) pero sobre todo lo referido a los términos económicos (iba a ser un contrato similar al del capitán Marco Ruben). Según indicaron, ese contrato está hace casi dos semanas en manos de Pinola y al que sólo le faltaba la firma.

"Claro que preocupa toda esta situación", declaró ayer en conferencia de prensa Montero, quien no le esquivó al bulto.

"Es él quien tiene que decidir. Cada uno que tome la decisión que quiera. Yo el 25 de diciembre estaba sentado con Vignatti (presidente de Colón) diciéndole que iba a rescindir el contrato porque no me parecía justo especular si volvía a Colón sabiendo que me iba a charlar con Independiente y con Central. Yo actué de esa manera. Que él actúe como quiera", agregó Montero al mediodía, sin saber que unas cuantas horas después iba a tener que bajar al defensor de la lista de concentrados porque su futuro ya era estaba relacionado con River.

Comentarios