Información Gral
Sábado 08 de Abril de 2017

La depresión encabeza el ránking de enfermedades

Tanto en el continente americano como en el mundo. En Argentina, un 16 por ciento de los encuestados refirió estar ansioso o deprimido.

La depresión está a la cabeza del ránking de patologías en el continente americano y en el mundo: un 25% de la carga de enfermedad corresponde a los trastornos mentales severos. En segundo lugar se encuentran las lesiones (accidentes, suicidios, homicidios y violencia intrafamiliar) y en el tercero, dependiendo de los países, el VIH/sida o los problemas cardíacos, luego los tumores, la diabetes, y otras patologías.

   Por eso, este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) dedicó ayer el Día Mundial de la Salud a la depresión. Ésta, junto con los trastornos de ansiedad y el alcohol son los problemas de salud más extendidos.

   Se estima que unos 50 millones de personas padecen de depresión en América y que esta cifra representa un incremento del 50% para el período 1990-2013.

   "Argentina no escapa a esta realidad. Un 16,3% de quienes participaron en la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de 2013 refirió estar ansioso o deprimido, siendo las mujeres las más vulnerables a los indicadores de deterioro de calidad de vida", dice Maureen Birmingham, representante de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud en Argentina.

   "Los jóvenes también componen otro grupo clave a abordar en esta problemática —agrega la especialista—. La Encuesta de Salud Escolar de Argentina de 2012 revela que el 27% de los consultados se sintió tan triste o desesperado que dejó en algún momento de hacer sus actividades habituales y al menos el 16,2% había intentado suicidarse. Justamente, el suicidio se presenta en el país entre las cinco primeras causas de mortalidad entre los 15 y 44 años".

   Ante ello, de acuerdo a Birmingham, resulta clave entonces estar atentos a los posibles desencadenantes. "El riesgo de padecer depresión se agrava por factores como la pobreza, el desempleo y acontecimientos vitales como la muerte de un ser querido o la ruptura de una relación, una enfermedad física y problemas causados por el uso de alcohol o drogas. La depresión, además, genera una altísima carga de discapacidad en el mundo", acotó la representante.

   Hablar con personas de confianza puede ser el primer paso hacia la recuperación. De hecho, el lema elegido por la OMS para abordar este tema es "Hablemos de la depresión".

   "Para las personas que puedan estar afrontando una situación difícil, ser auténtico y genuino con los que están cerca puede colaborar para lograr un cambio importante. Ayuda mucho además hacer actividades que permitan relajarse. Está probado clínicamente que el ejercicio regular puede ser tan efectivo para tratar la depresión leve como los antidepresivos", señaló Birmingham..

   "Afortunadamente, la depresión se puede prevenir y tratar —dijo—. Y no debe ser un tema para avergonzarse. A cualquiera le puede tocar. Lo bueno es saber que la ayuda de un profesional, la contención de personas cercanas y, en definitiva, hablar, pueden ser el primer gran paso", agrega.

   La depresión se manifiesta como tristeza, pero también como trastornos del sueño, del apetito, sentimiento de inutilidad u odio hacia uno mismo, dificultad para concentrarse, recordar y disfrutar.

Comentarios