Información Gral
Miércoles 05 de Julio de 2017

Denuncian la matanza de más de 200 perros en un pueblo bonaerense

La localidad se llama Ignacio Correas, cerca de La Plata. Los animales fueron hallados envenenados con un peligroso pesticida

Unos 220 perros fueron hallados muertos por envenenamiento en los últimos siete meses en un pequeño pueblo rural situado a casi 80 kilómetros al sur de la ciudad de Buenos Aires y habitado sólo por 300 personas.

La situación fue denunciada ayer a la prensa por los vecinos de Ignacio Correas, un pueblo que tiene como principales actividades la agricultura y la ganadería, y que se encuentra a 19 kilómetros de la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires.

Los pobladores afirman que los animales murieron tras ingerir un veneno llamado carbofurano, que en 2008 fue retirado del mercado europeo por su alta toxicidad en personas y animales pero que, al parecer, continúa utilizándose en zonas rurales de nuestro país como plaguicida en cultivos.

En los últimos días tres habitantes debieron ser internados al presentar síntomas de intoxicación. Al parecer, habían estado en contacto con algunos de los últimos perros envenenados.

Los vecinos de Ignacio Correas dijeron que también fueron hallados muertos en las últimas semanas liebres, gatos, aves y caballos en la misma zona.

Los peritos sanitarios confirmaron que el carbofurano fue el utilizado en la matanza y que se trata de un pesticida "muy tóxico", cuyo uso está prohibido en varios países.

El hecho es investigado por la Fiscalía 7 de La Plata tras la presunción de riesgo para la salud pública, a raíz de la intoxicación —según confirmaban anoche— de la dueña de un animal envenenado al que trató de curar; también su hermana y el novio, quienes tomaron contacto con el perro.

Las tres personas presentaron cuadros febriles, náuseas e irritación en el rostro, manos y brazos, por lo que debieron ser asistidas en un hospital.

La toxicóloga del Hospital Gutiérrez de La Plata, Elda Cargnel, explicó que el carbofurano "es muy tóxico para los humanos" y advirtió que "aún los trabajadores con protección muchas veces pueden desarrollar síntomas".

La especialista dijo que en contacto con humanos "puede causar una neuropatía retardada que afecta las piernas" y afirmó que en los niños "llega a afectar el sistema nervioso central".

El carbofurano es un pesticida cuyo uso está prohibido en Estados Unidos y en la Unión Europea, donde se lo utiliza sólo para fines específicos.

Los vecinos de Correas denunciaron que los primeros animales que aparecieron muertos fueron vistos hace dos años, en su mayoría perros, aunque también caballos.

Afirmaron que la matanza se repite cada dos o tres meses y manifestaron temor ante la posibilidad de que los niños puedan resultar afectados por tomar contacto con el veneno.

En los últimos días aparecieron 17 perros muertos, que se sumaron a otros 30 casos registrados hace dos meses. Antes habían ocurrido otras numerosas muertes.

Otros vecinos dijeron a la prensa local que el veneno aparece mezclado con trozos de carne dispersos en el pueblo.

Alumnos del establecimiento educativo de Ignacio Correas denunciaron que "también envenenaron a la perra de la escuela".

"Por lo que me dijo mi amigo y la mamá de mi amigo, en la boca tenía bolitas de carne verde", explicó.

El veterinario Marcelo Zyszman sostuvo que "cuando el veneno se presenta en forma granulada casi no tiene olor, por lo que se puede esconder en comida. Los perros encuentran la comida y la comen".

"Con poquita cantidad se puede matar mucho, un gramo puede matar 50 perros", advirtió el veterinario.

Zyszman expresó que "si bien es fulminante, lo que debe hacerse ante el primer dato de sospecha que el animal consumió, es recurrir urgente al veterinario".

"Las indicaciones para la prevención son máximas. Es importante que los habitantes tomen conciencia que el veneno está ahí", dijo, y afirmó que "el veneno puede permanecer estable mucho tiempo a la intemperie".

La matanza provocó que el presidente del bloque de concejales del Frente para la Victoria, Fabián Lugli, presentara un pedido de informes a la Dirección de Zoonosis de la Municipalidad de La Plata.

Lugli manifestó que la matanza de los animales afectó "a perritos de la calle y también a los que tienen dueño" y sostuvo que "incluso, fueron envenenadas mascotas que estaban encadenadas en sus casas".

Una vecina había denunciado en mayo del mismo año el hallazgo de unos 20 perros muertos en calles de la localidad del partido de La Plata.

Los pobladores aseguran que entre noviembre y junio pasado se contabilizaron las 220 muertes, pero que si se tomaran en cuenta también a los perros de los alrededores la cifra llegaría a 400.

"Un día llegamos a contar 15 perros muertos en un recorrido de diez cuadras (un kilómetro)", dijo Simón, uno de los habitantes.

La tarea de calcular la cantidad no es fácil, dijeron. "Desde hace un tiempo se ven en Correas a muchos animales abandonados por su dueños, que llegan a nuestro pueblo con el claro fin de deshacerse de sus mascotas", coincidieron vecinos.

Allanamiento

Una de las intervenciones judiciales fue el allanamiento de un galpón en la zona en búsqueda de dos poderosos insecticidas, Furadán y Curater.

En el procedimiento, en el que intervino personal de la Delegación de Prevención Ecológica y Sustancias Peligrosas de La Plata, no se encontraron rastros de los químicos y se archivó la causa contra el propietario del lugar, que había sido motivo de sospecha ante la presunción de que los perros sueltos le habrían matado algunos terneros.

El intendente de La Plata, Julio Garro, recibió a una delegación de vecinos de Correas para informarse sobre la situación, tras lo cual se decidió llevar adelante una campaña preventiva que contemple a las áreas de Salud, Espacios Públicos y Zoonosis, para prevenir enfermedades zoonóticas.

Además, se organizó un grupo interdisciplinario en el que participan los profesionales de asistencia a la víctima de la Subsecretaría de Seguridad, Defensa Civil y la Dirección de Control Animal de Convivencia y Control Ciudadano para proteger la salud pública.

muerte. Muchos animales aparecieron así, tirados en las calles, dentro del pueblo y en los alrededores.

Comentarios