Información Gral
Sábado 29 de Abril de 2017

Alerta de España y otros países sobre "La ballena azul", un juego etiquetado como "suicida"

En Paraguay se investiga si la muerte de un joven de 22 años está relacionada con esta práctica que también generó advertencias de las autoridades uruguayas, bolivianas y chilenas.

La Guardia Civil y la Policía Nacional de España emitieron hoy una alerta sobre los peligros del juego "La Ballena Azul" al conocerse el caso de una adolescente que tuvo que ser internada en Barcelona tras haber jugado, mientras que en Paraguay se investiga si la muerte de un joven de 22 años está relacionada con esta práctica que también generó advertencias de las autoridades uruguayas, bolivianas y chilenas.

La Fiscalía de Paraguay, según informó la agencia EFE, investiga si la muerte de un joven, quien murió la semana pasada luego de clavarse un pinche de asado en el pecho, es parte de la ballena azul, un juego virtual en el que los participantes deben cumplir una serie de retos cada vez más peligrosos para terminar con el suicidio.

De acuerdo con el informe policial, el chico alcanzó a decirle a su madre y la doctora que lo atendió en la sala de urgencia que había sido "un demonio en la computadora" el que le causó la herida mortal.

La policía estima que el joven se clavó un "espadín de asado" en el tórax derecho y quiere determinar si su muerte está relacionada con el juego de la ballena azul que ya despertó el alerta en varios países de América Latina, incluido un llamado que hizo la propia presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

El juego, similar a los llamados "juego de rol", propone a los participantes cincuenta desafíos que incluyen cortes y autolesiones para terminar con el suicidio como última prueba. Los jugadores, en su mayoría adolescentes, son convocados por las redes sociales a grupos cerrados. Se cree que el juego se originó en Rusia aunque ya se extendió a varias partes del mundo.

Aunque no se conocen casos en Argentina, el tema fue tratado esta semana en el nuevo Congreso de la Asociación de Psiquiatras Argentinos.

Comentarios