La ciudad
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

El sistema de transporte urbano de pasajeros suma opiniones críticas

Según una encuesta, 8 de cada 10 usuarios del sistema cuestionó las frecuencias. Y una cifra similar objetó el nivel de hacinamiento.

Ocho de cada diez usuarios del transporte dijeron que viajan hacinados en los colectivos urbanos de la ciudad. Y siete de cada diez respondió estar insatisfecho o poco satisfecho con el nivel de frecuencia de las líneas. En la misma proporción se manifestaron los pasajeros sobre la limpieza de las unidades. En la ponderación del sistema la mejor nota se la llevaron los choferes: el 61 por ciento se manifestó muy satisfecho con el trato y la conducción de los colectiveros.

Los datos surgen de una encuesta del Centro de Mediciones sobre Opinión Pública (Cemop), efectuada a 408 rosarinos entre el 31 de octubre y el 5 de noviembre.

Las conclusiones forman parte del cuarto informe del Observatorio Social del Transporte que integran diversas organizaciones y el concejal justicialista Eduardo Toniolli.

El informe también incluye la habitual toma de frecuencias que realiza el organismo, y un análisis sobre el impacto de los cambios de recorrido de algunas líneas en el microcentro, implementados por el Ente de la Movilidad (ver aparte).

Los consultas realizadas por el Cemop indagan sobre algunas de las variables que el propio municipio relevaba con frecuencia semestral. Pero el último estudio publicado data de hace dos años, octubre de 2014.

A los encuestados se les pidió que calificasen dentro de una escala de 1 a 10 su grado de satisfacción con aspectos específicos del servicio. Las respuestas fueron agrupadas para distinguir tres niveles: nada satisfecho (1 a 4), poco satisfecho (5 a 7) y muy satisfecho (8 a 10).

Referido a la limpieza, el 14,8 por ciento contestó estar nada satisfecho y el 54, 2 poco conforme. En total el 69 por ciento dijo estar entre nada y poco conforme con el estado de las unidades y sólo el 30,9 muy satisfecho.

Respecto al hacinamiento, el 56,4 respondió nada satisfecho, el 30,1 poco conforme y sólo el 13,6 muy satisfecho. Con lo cual el 86,4 valoró entre negativo y regular la comodidad al viajar en colectivo.

En el caso de las frecuencias, el 30,3 dijo estar nada satisfecho, el 41,9 poco satisfecho y el 27,8 muy satisfecho. Aquí el 72,2 por ciento de los encuestados tuvo opiniones negativas o regulares sobre la consulta.

Al momento de evaluar a los choferes, el 5,6 por ciento se manifestó nada satisfecho, el 33,2 poco satisfecho y el 61,2 muy satisfecho. Un contraste notable con las otras consultas efectuadas.

Lecturas. Para Toniolli, "el elevado descontento respecto a dos aspectos centrales en la prestación del servicio, como el nivel de hacinamiento con el que se viaja y la falta de frecuencias, dan carnadura a lo que venimos denunciando hace tiempo: que el sistema ha perdido un 40 por ciento de usuarios y un 40 por ciento de kilómetros de recorridos y por ende se resintió en sus frecuencias en los últimos 20 años".

Según el edil, "el municipio se encarga cada tanto de mostrar la foto de algún crecimiento interanual de corte de boletos, producto de alguna mejora de la velocidad comercial de líneas que circulan por los carriles exclusivos".

"Pero oculta —continuó—la película entera, que es ni más ni menos que la degradación del transporte público de colectivos de la ciudad en las últimas décadas, que empujó a los usuarios a elegir el automóvil particular, la moto u otros servicios públicos para movilizarse".

A criterio del Observatorio Social del Transporte, los resultados de la encuesta confirman que "la insuficiente frecuencia promedio del sistema agrava el hacinamiento a bordo de las unidades".

Esta situación, según el Observatorio del Transporte se registra "en especial durante los horarios de mayor movimiento de público aunque también sucede en los demás horarios cuando se suscitan variaciones en la frecuencia como resultado del espaciamiento extraordinario de unidades a raíz de la falta de regularidad".

Comentarios