Iglesia
Sábado 08 de Octubre de 2016

El arzobispo Martín criticó las "expresiones de intolerancia"

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, se manifestó en contra del lema "Saquen sus rosarios de nuestros ovarios"

El 31er. Congreso Nacional de Mujeres incluirá mañana una marcha hacia el Monumento que ya encendió alertas en la Iglesia local. El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, se manifestó en contra del lema "Saquen sus rosarios de nuestros ovarios", que habitualmente se utiliza en esa marcha, con el objetivo de protestar contra la posición de la Iglesia respecto a temas como el aborto.

   "En los ovarios no hay ningún rosario, esas son expresiones de intolerancia", destacó la máxima autoridad de la Iglesia local.

   Sin medias tintas, Martín señaló que "en los ovarios no hay ningún rosario y cada persona decide cómo vive su vida. No le imponemos nada a nadie. Son expresiones con las cuales no estoy de acuerdo y ejercen una cierta violencia verbal. De la abundancia del corazón habla la boca", señaló el prelado en declaraciones a La Ocho.

   En el marco del congreso de mujeres, mañana se realizará una marcha entre la plaza San Martín y el Monumento a la Bandera. Uno de los pasos obligados de esa marcha será la catedral, que en otras ocasiones ha sido blanco de pintadas, por lo que ya se dispusieron medidas de seguridad para proteger el inmueble. "Las autoridades disponen de esas medidas para evitar posibles desmanes. Esto siempre es una preocupación", destacó Martin.

   El titular del arzobispado admitió que "la Iglesia puede tener enemigos, pero nosotros no somos enemigos de nadie. Si alguien tiene algo en contra, puede expresarlo; lo que sí pedimos es respeto. Eso es lo fundamental en una sociedad civilizada y en donde estamos juntos. Y el gran desafío siempre es vivir juntos".

   En relación al lema "saquen sus rosarios de nuestros ovarios", que habitualmente se utiliza en estas marchas para manifestar la oposición de las mujeres a determinadas posturas de la Iglesia, el religioso lo calificó como "una expresión de intolerancia. El rosario es una oración muy querida por el pueblo argentino y la gente lo va a seguir rezando. La verdad es que en los ovarios no hay ningún rosario y cada persona decide cómo vive su vida. No le imponemos nada a nadie. El cristianismo es un ofrecimiento a la libertad de las personas, quien adhiere a Jesucristo después quiere vivir conforme a él. Son expresiones con las cuales no estoy de acuerdo y ejercen una cierta violencia verbal. De la abundancia del corazón habla la boca", sentenció.


Comentarios