Educación
Sábado 13 de Agosto de 2016

Aprendieron a escribir y se lo dedicaron a Fidel

Internos de la Unidad 6 hicieron un libro y se lo mandaron de regalo de cumpleaños al líder de la revolución cubana.

Se alfabetizaron en la cárcel con el programa cubano "Yo, sí puedo", escribieron un libro y se lo dedicaron a Fidel para sus 90 años que cumple hoy. La experiencia de aprendizaje transcurre en la Unidad Penitenciaria Nº 6 de Rosario desde fines de 2013, es la única de este plan que se desarrolla en un contexto de encierro. El martes próximo el Concejo Municipal de Rosario distingue a los alfabetizadores que la implementan.

"Feliz cumpleaños, Fidel. Gracias por el 'Yo si puedo'. A su tiempo toda semilla da fruto", escribieron en la dedicatoria dirigida a Fidel Castro, que hoy cumple 90 años, los autores del libro "Entre mandarinas y tumbas", todos internos de la Unidad 6. El regalo que lleva sus firmas: Víctor Hugo Saldaño, Darío Roldán, Juan Alberto Aricaye, Víctor Fabián Molina, J.F., Iván Ezequiel Gallarza, Víctor Manuel Alvarez, Raúl Ledezma e Iván Baiz.

"Sus nombres no aparecen en letras doradas en los lomos de los best sellers, ni en los anaqueles de las grandes editoriales, pero esta, definitivamente, no es una obra cualquiera. Cierra un ciclo muy importante para sus autores, de los cuales cuatro hace poco menos de dos años no sabían ni leer ni escribir y, como desgracia añadida, todos son jóvenes que cumplen condena en la Unidad Penitenciaria de avenida Francia al 5000, en Rosario, la ciudad argentina donde nació el Che Guevara", relata en una emotiva crónica la periodista Rosa Miriam Elizalde, y que se publicó en la edición del último miércoles de Cubadebate (Cubadebate.cu).

El libro se presentó en La Habana en julio pasado de la mano de la Multisectorial de Solidaridad con Cuba. "La experiencia que realizamos con este programa en la Unidad 6 es única, no hay otra en estas realidades y eso fue muy valorado", cuenta a La Capital el coordinador de alfabetización de esta organización, Guillermo Cabruja.

La experiencia que se encara en Rosario fue muy bien recibida en diferentes espacios de difusión y educativos cubanos. Además, ya les anticiparon que se proyecta hacer un documental sobre la tarea que se realiza en el penal. El "Yo, sí puedo" se aplica en la Unidad 6 desde fines de 2013. Desde entonces no ha parado de crecer en alfabetizados (suma más de 50 personas) y en iniciativas multiplicadoras que enriquecen esta experiencia. Entre ellas, el nacimiento de la Biblioteca Federico Pagura inaugurada en mayo del año pasado y que lleva el nombre del querido Obispo metodista, fallecido a principio de este año. También el interés que despertó en aquellas estudiantes que se forman como futuras maestras, y que se han incorporado voluntariamente a la tarea de alfabetizar.

La confianza en el otro y la solidaridad son pilares básicos de este programa ideado en 2001 por la pedagoga Leonela Relys. Está pensado especialmente para personas adultas, excluidas de este derecho y que aceptan la oportunidad de apropiarse de la cultura escrita. Millones de personas en el mundo se han alfabetizado gracias a este plan, razón por la cual la Unesco lo distinguió en 2006. Pero además de acercar a jóvenes y adultos a las primeras letras, el proyecto de alguna manera les abre la puerta para que puedan seguir el camino de la educación formal.

yosipuedo.jpg


Reconocimiento

En mayo pasado el Concejo Municipal de Rosario aprobó la iniciativa de la concejala Carola Nin de distinguir con Diplomas de Honor a 17 alfabetizadores que trabajan en el "Yo, sí puedo" en la ex Alcaidía. El reconocimiento será el martes 16 de agosto, a las 11, en el salón de sesiones de Córdoba al 500. Los alfabetizadores y las alfabetizadoras que recibirán los diplomas de honor son: Aldama Umar, Lilian Bolcatto, Florencia Sánchez, Aracelli Camiscia, Romina Martínez, Martina Famea, Julieta Osorio, Georgina Apersella, Mirna Vietti, Lara Mohir Ordóñez, Branco Castillo, Guido Pietrodarchi, Héctor Resoni, Adrián Míguez, León López Giménez, Guillermo Cabruja y Norberto Galiotti.

"Se trata de una experiencia cuyo valor es la confianza en el otro, en que ese adulto que no sabe leer y escribir puede hacerlo", dice Nin al argumentar a favor de este reconocimiento. Recuerda que gracias al arribo del programa a la unidad penitenciaria de la mano de la Multisectorial de Solidaridad con Cuba pudieron graduarse una buena cantidad de internos.

En los considerandos de la ordenanza aprobada, Nin destaca que esta distinción tiene en cuenta "que la alfabetización es la base de cualquier política social y educativa, fundamental por cuanto permite a la persona ampliar y afianzar sus vínculos sociales y ejercer sus derechos". La concejala considera además que el reconocimiento "sirve para valorar lo hecho por la Multisectorial de Solidaridad con Cuba, y para apostar a la continuidad y ampliación de la propuesta".

El "Yo, sí puedo" se aplicó por primera vez en la provincia de Santa Fe en 2004, durante el gobierno de Jorge Obeid. Sin embargo, la ex ministra de Educación Elida Rasino, funcionaria de la gestión de Hermes Binner, lo dejó sin efecto en diciembre de 2007. "Lamentablemente los distintos gobiernos socialistas (del Frente Progresista) han subestimado y desplazado este plan", dice Nin sobre la no continuidad de la propuesta pedagógica en el territorio provincial. Desde entonces no hubo ninguna contrapropuesta similar a nivel oficial para la provincia. Sólo permanecen estas experiencias que se sostienen por el trabajo voluntario y solidario, como el que desarrolla la Multisectorial en el penal rosarino.


Comentarios