Turismo

Fiesta del Chocolate Alpino

A Salón repleto se transitó el primer fin de semana en la 34º Fiesta del Chocolate Alpino, que se traduce en una amplia convocatoria turística gracias a la variada propuesta de actividades y entretenimientos que se suman a la oferta gastronómica.

Domingo 15 de Julio de 2018

A Salón repleto se transitó el primer fin de semana en la 34º Fiesta del Chocolate Alpino, que se traduce en una amplia convocatoria turística gracias a la variada propuesta de actividades y entretenimientos que se suman a la oferta gastronómica. De esta manera, se inició con excelentes expectativas lo que serán las vacaciones de invierno en Villa General Belgrano. El sábado desde bien temprano ya se presenciaba en las calles una fuerte afluencia turística procedentes de Santa Fe, Buenos Aires, y Córdoba, principalmente, lo que indicó que el factor de ocupación de alojamiento ascendiera al 90.24 por ciento, que se pudo ratificar luego de realizar la estadística oficial consultando a la mayoría de los establecimientos. El Salón Alpino abrió sus puertas a las 11 y enseñó su renovada estética mediante nueva decoración y cinco aberturas que conceden mayor luminosidad natural. Hacia el ala sur, un deck con floridos canteros permite degustar al aire libre de las exquisiteces que forman parte de los festejos. Dentro de las novedades de la fiesta se menciona la producción artesanal de chocolate representada en ocho productores que fortalecen el "Camino de la Dulzura" y enseñan una variedad de productos que hacen de la fiesta un verdadero emblema de repostería y chocolatería centroeuropea. Inclusive, se presentó por primera vez, una "Fabrica de Chocolate" en vivo con un stand donde se aprecian dos templadoras y se elaboran distintos tipos de manjares "a la vista". La algarabía infantil tiñó el Salón Alpino convirtiéndolo, en horas de la tarde, en un sinnúmero de sonrisas y aplausos. Los destacados espectáculos con payasos, teatralizaciones, e interacción con los menores generaron sorpresa y diversión asegurada en el denominado "Willkommen Kinder", un espacio que ofrece la bienvenida a las familias y a los niños en particular. Las orquestas típicas, mediante su repertorio centroeuropeo, invitaron al público a bailar los famosos y alegres ritmos mientras se esperaba la tradicional ceremonia de la "Fondue de Chocolate": pinches con frutas frescas bañadas en el más delicioso chocolate ofrecido por aldeanos que desfilaron con sus vistosos trajes.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario