Turismo

Cataratas: saltos majestuosos

Los maravillosos saltos del Iguazú son el destino elegido por turistas locales e internacionales

Domingo 20 de Abril de 2008

Un verdadero espectáculo de la naturaleza lo constituyen sin lugar a dudas las cataratas del Iguazú, una de las maravillas del mundo que se originó hace unos 200 mil años en el sitio que hoy conocemos como "Hito de las Tres Fronteras", donde confluyen el río Iguazú y el Paraná. Una falla geológica producida en el cauce del río Paraná hizo que la desembocadura del Iguazú quedara convertida en una abrupta cascada de 80 metros de altura. Desde aquel punto, donde se originaron las cataratas, hasta donde se encuentra la Garganta del Diablo existen 23 kilómetros de distancia debido al retroceso lento erosivo, pero continuo en la posición de las cataratas.

Esta gran cascada original se ha convertido en dos grandes arcos sinuosos de 2.700 metros de extensión, siendo el salto más imponente del conjunto la Garganta del Diablo, de 80 metros de altura, que se encuentra en el curso principal del río. Según el río, posea más o menos caudal, se pueden admirar entre 160 y 260 saltos, que en términos medios serían unos 1.500 metros cúbicos de agua por segundo. La violencia de la caída produce una niebla permanente, en la cual los rayos solares conforman múltiples arco iris de insuperable belleza.

Las cataratas se encuentran a unos 22 kilómetros de la desembocadura del río Iguazú en el Paraná. En la parte superior a los saltos, el río viene formando meandros de ancho variable, presentando además varias islas pequeñas. A partir de la isla San Agustín (de un kilómetro de largo), el río se ensancha a unos 1.500 metros en su mayor parte, formando una amplia "U", que contiene la gran falla que da lugar a un abrupto desnivel en el terreno y, por ende, a las cataratas.

En su gran curva, una proliferación de escollos, islotes y alargadas islas fragmentan el río en numerosos brazos. Al llegar al barranco, cada uno de ellos da lugar a un salto, cuyo conjunto constituye el gran abanico de las cataratas del Iguazú. Entre los saltos más destacados del lado argentino se encuentran el Alvar Nuñez, ubicado en el circuito inferior del recorrido del parque; el Lanusse, también en el circuito inferior pero más abajo que el anterior y el Dos Hermanas, Chico Alférez, Ramírez y Bossetti, todos en el circuito superior del recorrido con un promedio de altura que va de los 40 a 60 metros.

El salto Dos Hermanas cuenta con un piletón natural formado por la acción de las aguas, de unos ocho metros de profundidad. El Chico Alférez y el Bossetti rompen en dos partes para elaborar un espectáculo inolvidable, mientras una fresca y húmeda brisa refresca a los espectadores en las pasarelas.

Más arriba se ubican el salto Mbigua, Adán y Eva, y San Martín, este último es una cascada rugiente y ensordecedora que nos maravilla con la fuerza con que se despeña rompiendo entre las piedras para formar un segundo salto más abajo terminando todo el espectáculo a más de 70 metros de profundidad todo bajo una eterna llovizna que a veces forma un arco iris de exquisito contraste con el escenario.

Luego un poco más arriba se encuentran El Escondido, Dos Mosqueteros, Rivadavia, Peñón y Mitre, culminando con el portentoso salto Unión que vuelca sus aguas en la impresionante Garganta del Diablo, desde una altura cercana a los 80 metros formando fumarolas de rocío y vapor de agua a veces visibles desde puntos distantes a unos siete kilómetros.

En el sector brasileño además de compartir el Salto Unión, ya que por éste pasa la línea divisoria de las aguas, es importante destacar los saltos Benjamín Constant, Deodoro, Floriano y Santa María.

El Parque Nacional Iguazú, creado en 1934 por la ley 12.103, posee alrededor de 67.620 hectáreas que fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad en 1984 debido a sus bellezas escénicas y a la gran diversidad biológica de la selva subtropical.

Este santuario natural ubicado en el extremo noreste de la República Argentina, con lluvias y temperaturas benignas (15º de media en invierno y 30º en verano), conforma un ambiente cargado de humedad, casi sin viento debido a la frondosa cúpula vegetal.

El río Iguazú tiene un recorrido total de 1.320 kilómetros hasta su desembocadura en el Paraná, 23 kilómetros después de las cataratas. Enmarcado por costas bajas tiene en la mayor parte de su recorrido un ancho variable que va desde los 500 hasta los 1.000 metros. Dentro del parque nacional, se ensancha a unos 1.500 metros y tuerce hacia el sur, para luego retomar hacia el norte, formando una amplia "U", que contiene en su desembocadura el abrupto desnivel en el terreno que da lugar a las cataratas.

El Parque alberga un patrimonio natural que incluye una flora autóctona con más de 2.000 especies, frondosos helechos, bromelias, orquídeas, palmeras y gigantescos árboles que sirven de soporte a una gran variedad de enredaderas trepadoras, que proveen permanentemente de frutos que atraen a monos, coatíes, venados, tucanes, por nombrar sólo algunos.

Allí viven unas 450 especies de aves, las que se exhiben sin timidez en las primeras horas de la mañana y al atardecer, pudiendo observarse con facilidad tucanes, urracas, teros, loros y los increíbles vencejos, esta última especie exclusiva del área de las cataratas del Iguazú.

También existen unas 80 especies de mamíferos, entre ellos cinco variedades de felinos recorren mimetizados los claroscuros selváticos. Incontables insectos, entre los que se destacan una gran cantidad de coloridas mariposas. Los innumerables cursos de agua del área están custodiados por yacarés y garzas, que se nutren de peces menores.

La importancia de conservación del área reside en que en ella se protegen especies que están en peligro de extinción, como ser el yaguareté, ocelote, la yacutinga y macuco para mencionar algunas de ellas, que aún encuentran en el Parque Nacional Iguazú las condiciones para su supervivencia.

Un nuevo concepto de turismo ecológico se implementó dentro del parque, brindando un equipamiento de servicios acorde a las demandas del turismo internacional, y al mismo tiempo priorizando el cuidado y conservación de este Patrimonio Natural de la Humanidad (Unesco). Desde julio de 2001 los visitantes pueden disfrutar de pasarelas seguras y modernas que recorren los saltos en los circuitos inferior, superior y garganta, así como del magnífico Tren Ecológico, que penetra la selva para que los turistas estén en contacto directo con la naturaleza y accedan a los diferentes senderos y recorridos.

Pasarelas y senderos

Las nuevas pasarelas y senderos inaugurados en 2001 responden al concepto "naturaleza sin barreras", que permite el acceso a los circuitos de todas las personas, incluidas las que tienen algún tipo de incapacidad motriz. El diseño y la construcción de pasarelas y senderos permiten una fácil accesibilidad a los lugares de mayor atractivo, evitando el desborde de visitantes y minimizando la degradación del ambiente.

Además se adaptan al terreno, a los paisaje y a los contenidos del programa para la Interpretación de la naturaleza.

Las pasarelas ubicadas en tierra fueron elevadas a 50 centímetros de altura del terreno natural para evitar la erosión provocada por el continuo circular de turistas, y al mismo tiempo permitir la libre circulación de los animales y el crecimiento natural de la vegetación. Este sistema de infraestructura moderna que permite contemplar la caída del agua mientras se circula por ellas. Con pasamanos de madera, piso metálico y barreras e indicaciones destinadas a que los visitantes no se dispersen fuera del área de circulación establecida. Mantienen el mismo ancho de los senderos (1,20 metro) e incluyen sectores dedicados al descanso. Todos los trayectos contemplan trazados especiales para discapacitados.

Actividades

Sendero Verde: Un antiguo camino de la selva da vida a este sendero de 600 metros de longitud que permite al visitante adentrarse en el corazón de la vegetación misionera hasta llegar, caminando, a la plazoleta de distribución donde se inician los los circuitos Superior e Inferior. En el recorrido se puede apreciar aves y otros animales silvestres así como los sonidos de la selva y la vegetación desbordante.

Circuito inferior: Con una pasarela que se interna, por debajo de los saltos, al corazón de las cataratas, el Circuito Inferior ofrece una experiencia más íntima con el paisaje y un contacto pleno con la naturaleza. En él, el visitante podrá "sentir" el espíritu de la selva: la humedad, los sonidos, los aromas, el vapor penetrante que se adueña de toda el área. Se trata de un recorrido circular de unos 1.700 metros por el que se accede a 8 miradores de gran atractivo: los saltos San Martín, Bossetti, Alvar Núñez y Dos Hermanas son algunos de ellos. Por este circuito se llega también al puerto que invita a los turistas a visitar la isla San Martín y a realizar la aventura náutica que permite experimentar el desafío de navegar por debajo de los saltos.

Circuito superior: Este recorrido ofrece una caminata por el área superior de los saltos. Se trata de 650 metros que ofrecen una vista panorámica del conjunto. Seis amplios miradores y lugares de descanso

convierten al paseo en una fuente de energía y relax al contacto con el agua. Se pueden observar en este paseo los saltos Dos Hermanas, Chico, Ramírez, Bossetti, Adán y Eva, Bernabé Méndez y el Mbiguá; desde donde se puede apreciar el arco formado por los saltos San Martín, Escondido, Dos Mosqueteros, Rivadavia y Tres Mosqueteros.

Garganta del Diablo: Esta pasarela lineal de 2.260 metros (ida y vuelta) permite al visitante disfrutar de un paisaje único, hasta llegar a la imponente, impetuosa e irrepetible: Garganta del Diablo, el salto mas impactante de las cataratas. El recorrido sortea varias islas de selva misionera y, a través de tres amplios miradores, se puede observar el espectáculo natural que brindan el río Iguazú y la frondosa vegetación que lo rodea.

La monumental "garganta" es la culminación del recorrido: un salto de 150 metros de longitud y 80 de altura que, en forma de herradura, conforma una potente caída de agua que al romper en el cauce del río forma densas nubes de vapor que inundan todo el contexto y le dan el toque característico al paisaje. Un espectáculo aparte lo brindan los "vencejos", pájaros característicos de las Cataratas del Iguazú que se lanzan en picada, en paralelo a los saltos, como si quisieran confundirse con el agua. Estas aves pequeñas y de plumaje oscuro son una especie exclusiva de estas cataratas y por ello fueron elegidos por la Administración Nacional de Parques Nacionales como el símbolo representativo del Parque Nacional Iguazú.

Imperdibles

El turista visita el Parque Nacional Iguazú, por su principal atractivo, las Cataratas; pero además podrá desarrollar actividades en contacto pleno con la naturaleza, como:

Safaris ecológicos y fotográficos

Byking

Paseos en lancha

Raffting por el río Iguazú

Trekking

Proyección de filmes

Exposición de obras artísticas de aborígenes y artistas plásticos de la región, entre otros.

Tren de la Selva: Para el desplazamiento de los visitantes en el área Cataratas, se diseñó un Tren Ecológico impulsado a gas que se convirtió en uno de los paseos mas novedosos. Fue traído especialmente de Inglaterra donde fue diseñado por la empresa Alan Keef Ltd., una compañía especialista en trenes de paseo que construyó máquinas para parques de Asia y Europa. Ideado exclusivamente para este parque, el diseño tiene en cuenta las características especiales del clima y la frondosa naturaleza que lo rodea. Es abierto para que el visitante tome contacto directo con el medio ambiente y viva la experiencia de un paseo en medio de la selva, percibiendo los aromas, las variaciones climáticas y los sonidos del monte. El tren a gas fue elegido para lograr los objetivos de no dañar el ecosistema del parque evitando la circulación de innumerables vehículos que producen polución por eliminación de residuos de combustible. También permite un mayor contacto con la naturaleza y la contemplación del paisaje a partir de los vagones abiertos, y minimiza los daños causados el atropellamiento de animales, que sucede cuando circulan gran cantidad de vehículos. Este es el principal motivo por el cual el Tren no supera los 20 kilómetros por hora.

El tren tiene tres estaciones, la central a través de la cual se accede a los trenes que van a la Estación Cataratas y a la Estación Garganta. Dispone de sanitarios, sala de primeros auxilios, oficinas de Guardaparques y un área comercial .

En la estación Cataratas comienzan y confluyen aquellos senderos que comunican a los circuitos inferior, superior y también al sendero Verde.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario