Turismo

Aventura en Cusco: los cuatro imperdibles

A 3.400 metros de altitud se encuentra la ciudad que atrapa al visitante desde el primer minuto.

Domingo 01 de Julio de 2018

A 3.400 metros de altitud se encuentra la ciudad que atrapa al visitante desde el primer minuto

La capital histórica del Perú genera un impacto visual extraordinario por los escenarios de los que dispone. La mejor forma de conocer un destino es caminando y más si eres un amante de la naturaleza. Es una máxima histórica del turismo contemporáneo la de llegar caminando al santuario histórico de Machu Picchu. Estos senderos de trekking encierran una aventura natural y cultural. Una breve guía sobre los senderos de trekking alternativos en la región que no podés dejar de conocer.

1. Vuelta al Ausangate

Esta exigente y compleja caminata alrededor del nevado perpetuo del Ausangate puede tomar varios días, pero la ruta destaca por el singular encanto de sus paisajes en medio de lagunas, pozos de aguas termales, valles de pastura de llamas y vicuñas silvestres, cañones y nevados.

El Ausangate es considerado como una montaña sagrada, pues le atribuyen el origen del agua. Sus pobladores ofrecen ceremonias rituales como el pago a la tierra. Dependiendo del acceso se podía visitar también la montaña de "Siete colores", en la cordillera Vilcanota. Su peculiar pigmentación está relacionada con la presencia de minerales y piedras sedimentarias.

Recomendaciones: es aconsejable hacer una aclimatación previa, de 4 o 5 días, en Cusco y alrededores. Ropa impermeable, de abrigo, protector solar, alimentos y agua son imprescindibles.

2. Lares

Es uno de los caminos menos conocidos y tiene una dificultad media. Sin embargo, encierra una experiencia inolvidable. Esta ruta -denominada también Circuito de las Tejedoras- empieza en el distrito de Lares, al norte de la ciudad de Cusco. También hay otros accesos desde el Valle Sagrado de Urubamba.

Desde el comienzo de la caminata, los paisajes andinos de los nevados Verónica, Sahuasiray, Pitusiray y el Chicón se alternan con vestigios arqueológicos y pueblos quechua hablantes. La ruta también propone un acercamiento a costumbres tradicionales como el pastoreo de llamas y alpacas, el cultivo de tubérculos y, por supuesto, la producción textil.

Recomendaciones: hacer una aclimatación previa de 3 o 4 días en Cusco y alrededores. Llevar bolsa de dormir, agua, pastillas purificantes, protector solar, repelente, linterna, sombrero y lentes de sol.

3. Vuelta al Salkantay

Su nombre, en quechua, significa "montaña salvaje". Considerado como un sendero de alta dificultad, las vertientes de este nevado son conocidas por su complejidad, que cada año atraen a andinistas de todo el mundo. La caminata más conocida, de cuatro días, se puede iniciar en Limatambo, Mollepata, o bien, en Soraypampa. Dos picos imponentes, Humantay y Salkantay, dominan el paisaje.

Este destino también ofrece la posibilidad de conocer la fauna autóctona ?desde vizcachas y alpacas, hasta cóndores-. En una ruta alterna para llegar al Santuario Histórico de Machu Picchu, siguiendo parte de Camino Inca.

Recomendaciones: se sugiere hacer una aclimatación previa. También llevar agua, linterna, sombrero, bolsa de dormir, pastillas purificadores de agua y repelente de insectos.

4. Choquequirao: la última ciudadela inca

El imponente complejo arqueológico es conocido como "la hermana sagrada de Machu Picchu" debido a sus semejanzas arquitectónicas. Choquequirao se ha convertido en los últimos años en una alternativa más accesible para los turistas, ya que además de ser Patrimonio Cultural de la Nación, fue elegido como mejor destino en la lista Best in Travel 2017, publicada por la guía Lonely Planet.

Son caminatas duras que implican bajadas y desniveles con poco oxígeno. La manera de llegar es caminando mucho y acampando. El tour preferido de los turistas es el que parte del pueblo de San Pedro de Cachora (a cuatro horas y media de Cusco en transporte terrestre). De allí son 30 kilómetros, que se recorren en un día y medio hasta llegar a Choquequirao. La caminata requiere buen estado físico ya que la ciudad escondida alcanza los 3.035 metros sobre el nivel del mar.

Recomendaciones: el clima es similar al de Cusco por lo que es recomendable acondicionarse a las alturas antes de la caminata. Llevar bolsa de dormir, agua, pastillas purificantes protector solar, repelente, linterna, sombrero y lentes de sol. www.peru.travel

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});