..

Reclamos por anegamientos en rutas de María Teresa

"Es que estamos con varias rutas provinciales anegadas y cortadas, que son de tierra y que atraviesan el distrito María Teresa”, señaló la presidenta comunal de esa localidad, María Cristina Gómez.

Jueves 02 de Abril de 2015

El anegamiento de caminos rurales —que, en rigor, son rutas provinciales— en el distrito de María Teresa, generó un fuerte reclamo de las autoridades comunales, las que sostienen que la comuna debe pagar viáticos al chofer de una máquina que hace dos años no funciona y realizar trabajos que corresponden a otro ámbito.

   “Tras varios reclamos ante la Dirección Provincial de Vialidad Región 7ª, recibimos la visita de su responsable, el ingeniero Daniel Villar. Es que estamos con varias rutas provinciales anegadas y cortadas, que son de tierra y que atraviesan el distrito María Teresa”, señaló la presidenta comunal de esa localidad, María Cristina Gómez.

   “Estamos trabajando intensamente para que nuestro distrito vuelva a la normalidad, pero la mayoría de las situaciones se han generado en torno a caminos provinciales, por lo que necesitamos que la provincia, cuanto menos, nos de una mano”, precisó Gómez.

   Luego agregó: “Estamos trabajando junto a los productores y transportistas. En cada sitio, tratando de que todo se solucione lo antes posible”.

Aislados. Roberto Freites, secretario de Obras Públicas de la comuna, brindó detalles sobre los sitios que han quedado aislados. “El camino que va a Villa Cañás, a La Espigadora; el que pasa frente a la estancia La Barrancosa y va hacia Venado Tuerto; inclusive el que va a Teodelina, que tiene dos escuelas rurales en el medio como son las de Santa Lucía y la de la estancia La Barrancosa, todos ellos están cortados”.

   El distrito María Teresa presenta características geográficas que lo hacen particularmente propenso a las inundaciones. A ello, a criterio de las autoridades locales, se sumó la falta de inversión del gobierno de la provincia en alteo y mantención de caminos.

   Sobre la asistencia que está brindando el gobierno provincial, Freites señaló que “nos mandaron la máquina por un día, que trabajó y lo único que pudo hacer fue atajar el agua. Después, la comuna tuvo que ir durante 4 ó 5 días, con nuestra máquina, con más de 180 camiones de tierra y un costo de 70 mil pesos, aproximadamente, a altear el camino”.

   Sobre una situación similar Freites comentó: “El año pasado la Dirección de Vialidad se había comprometido a que nos iba a reintegrar el dinero invertido, pero no fue así. En otra ruta provincial, que es el camino que va desde María Teresa hacia Christopersen, llevamos invertido muchísimo dinero. El camino está casi 2 metros por debajo del nivel de los campos. Y casi todo el trabajo que hicimos allí, con esta lluvia de casi 700 milímetros desde enero a marzo, es como si no hubiésemos hecho nada”.

   Según Freites “Villar se comprometió a que en la tarde del viernes habría una máquina acá, para darle paso a una de las rutas provinciales. No hasta el pueblo, porque si se arregla ese camino se estaría invirtiendo mucho para que en la primera lluvia se perdiera de nuevo. Entonces arreglaríamos un tramo en donde después se podrían utilizar los dos caminos comunales, que están mejor arreglados y están en el mismo nivel que el campo”.

   El convenio que la comuna tiene con la Dirección Provincial de Vialidad por el tema de caminos, es la conservación, que serían los repasos y los trabajos livianos. Ya cuando hay que hacer una extracción lateral o agregar tierra para subir el nivel, estos trabajos no existen en el convenio, pero le corresponde a la Dirección Provincial de Vialidad.

Máquina rota Para acabar de pintar el panorama de su distrito, María Cristina Gómez dijo que “la única máquina que la Direccion Provincial de Vialidad le presta a esta comuna, está parada. Está rota. En varias oportunidades reclamamos, presentamos el presupuesto del arreglo, pero cambiaron autoridades y se ve que cambian las prioridades; porque no la han arreglado. Lo desesperante es que la comuna, por convenio, debe absorber el 80 por ciento de los viáticos del chofer de una máquina que no funciona. No es culpa de la comuna ni del chofer. Es culpa de Vialidad. Es trágico”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario