capital federal

Violento robo en una tradicional pizzería porteña

Al menos siete delincuentes, varios de ellos vestidos como policías, asaltaron la tradicional pizzería Güerrín, en pleno centro porteño, donde sorprendieron a tres empleados y al gerente, a quien intentaron asfixiar y ahorcar y lo torturaron aplicándole ganchos con una abrochadora en una oreja para que les diera las llaves de la caja de seguridad. Sin embargo huyeron sólo con una caja registradora en la que había parte de la recaudación.

Viernes 22 de Septiembre de 2017

Al menos siete delincuentes, varios de ellos vestidos como policías, asaltaron la tradicional pizzería Güerrín, en pleno centro porteño, donde sorprendieron a tres empleados y al gerente, a quien intentaron asfixiar y ahorcar y lo torturaron aplicándole ganchos con una abrochadora en una oreja para que les diera las llaves de la caja de seguridad. Sin embargo huyeron sólo con una caja registradora en la que había parte de la recaudación.

El hecho ocurrió cerca de las 5 de la madrugada de ayer en la pizzería ubicada en avenida Corrientes 1368, cuando se hallaban en el local un sereno y dos empleados de limpieza que trabajan durante la madrugada. En momentos en que llegaba al lugar el gerente, tres hombres vestidos como policías se le acercaron, se asomaron por uno de los ventanales e hicieron señas para que les abrieran la puerta.

Reparto de tareas

Sin sospechar nada, el sereno abrió y los delincuentes se identificaron y lo amenazaron. Dos de los asaltantes se llevaron al gerente a un baño y otro colocó precintos y esposas al sereno y a los dos empleados de limpieza.

Los delincuentes amenazaron al gerente para que les entregue las llaves de la caja fuerte, pero como el hombre les decía que no las tenía, comenzaron a ser cada vez más violentos. Fuentes policiales dijeron que lo torturaron durante varios minutos: "Le abrocharon cuatro ganchos en una oreja con una engrampadora, lo golpearon e intentaron asfixiarlo con un trapo que le cubría la boca y la nariz. También lo quisieron ahorcar".

Una caja

Unos 20 minutos más tarde, y como los delincuentes no consiguieron las llaves de la caja de seguridad, finalmente huyeron sólo con una caja registradora en la que había parte de la recaudación y algo de cambio para la reapertura del local.

Algunos testigos que pasaban por el lugar contaron luego a los pesquisas que los delincuentes eran siete y que uno huyó en una camioneta negra y los otros se dividieron en dos autos del mismo color. Los investigadores secuestraron grabaciones de varias cámaras de seguridad en la zona que registraron los movimientos de los vehículos y trabajaban ayer en la identificación de los mismos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario