Policiales

"Tiraban a lo loco, pero no sabemos por qué pasó esto"

Cristian Pietropertoza fue baleado el domingo a la madrugada en Santiago y Juan Canals. Murió horas después.

Martes 08 de Mayo de 2018

El domingo a la madrugada Cristian Andrés Pietrapertoza estaba en la puerta de su casa de Santiago al 4500 tomando cerveza con su hermano. Minutos antes habían estado en un cumpleaños enfrente. De pronto vieron una moto Honda Tornado blanca que avanzaba por la calle Juan Canals y pensaron que los golpes secos eran los típicos cortes del motor, similares a disparos. Pero no: estaban "tirando tiros a lo loco".

Una bala atravesó la cabeza de Cristian que ingresó a la guardia del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) a las 3.10. Hasta allí lo llevaron su propio hermano y un vecino. Al arribar, los médicos no le dieron muchas esperanzas a sus familiares. "Agradecé que todavía esta vivo", les dijo uno. Veinte horas después, a las 22 del domingo, Cristian murió.

Voceros policiales sostuvieron que los vecinos estaban alterados y no pudieron tomar "demasiados testimonios de lo ocurrido" esa noche y por eso hasta anoche no tenían pistas sobre los tiradores.

"No pudimos ver nada"

Carlos, el vecino que socorrió a Cristian y lo cargó en su Fiat Duna para llevarlo, dijo que escuchó detonaciones y cuando se asomó a la vereda encontró al chico malherido y la escena de tiros y confusión, pero que no vio a los agresores.

Algo similar contó el hermano de Cristian que estaba con él al momento de los disparos. "No pudimos ver nada —contó ayer a este diario—. Yo me agaché y me salvé pero él miró de dónde venían los tiros y lo alcanzó uno. (Los agresores) no son del barrio y estaban con capuchas y sin casco. No se pararon ni preguntaron por nadie ni lo nombraron ni nada. Pasó la moto a los tiros y se fue".

"No tenemos datos precisos. Nadie del barrio sabe nada y suponemos que los que tiraron no son de acá. Lo que nos dijeron es que una moto igual le tiroteó un rato antes la casa a unos gitanos que viven por Oroño", comentaba ayer Ariel, el padre de Cristian, en la puerta de su casa, a de dos metros de donde cayó su hijo. Su preocupación principal era conseguir plata para "el velorio y el entierro. Esto nos agarró sin dinero", dijo con voz apenas audible. "El dolor es inmenso", agregó el padre, que no estaba en Rosario cuando su hijo fue asesinado.

Por otro lado, una versión difundida que llegó hasta Santiago y Juan Canals es que "por acá atrás, estos mismo le robaron a un taxista y cuando éste dio la alarma y llegaron otros taxistas a ayudarlo, los de la moto empezaron a tirarles a todos", comentó Ariel, aunque no pudo asegurar "si son los mismos, puede ser".

La familia de Cristian no encontraba ayer una razón para explicar lo sucedido. Su padre admitió que "de pibe se mandó algunas, pero ya estaba fuera de todo. Trabajaba en una empresa y hacía changas, tenía una hija de dos años y siempre venía a casa y se acostaba temprano porque al otro día tenía que trabajar", recordó con gesto amargo.

Cristian era uno de los ocho hermanos de la familia Pietrapertoza. Los varones quieren saber quién fue, cómo murió su hermano. Pero según ellos aún no tienen respuestas. "No son del barrio" atinan a decir.

El fiscal de Homicidios Florentino Malaponte inició las actuaciones con el gabinete científico de la Policía de Investigaciones (PDI) que, según contó la familia de la víctima, "recogieron vainas como a lo largo de dos cuadras por Juan Canals".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario