Policiales

Roban $ 70 mil en dinero y bienes de una firma agrícola en María Juana

De noche y sin testigos, los ladrones desactivaron la alarma y abrieron un cofre donde había $ 2 mil. Luego sustrajeron costosos productos químicos. Es el tercer golpe en ocho meses a empresas de la zona.

Martes 26 de Enero de 2010

María Juana.— Un grupo indeterminado de delincuentes ingresó a una empresa de acopio de granos y venta de fertilizantes y tras forzar una ventana se llevaron mercadería y dinero en efectivo por 70 mil pesos. Para lograr su objetivo, los maleantes neutralizaron la alarma del lugar y abrieron una vieja caja fuerte. El robo fue descubierto al día siguiente por los empleados.

Los 5 mil vecinos de esta localidad ubicada en el departamento Castellanos, a 210 kilómetros al noroeste de Rosario, no salían del asombro. Es que en los meses de mayo y junio del año pasado se cometieron hechos calcados en una cooperativa de Bouquet y en la planta de silos de la firma Dadone en la ciudad de Las Rosas, a pocos kilómetros de allí.

En ambos casos, los ladrones esperaron que los trabajadores se retiraran de las instalaciones, forzaron una ventana externa y con una amoladora abrieron la caja fuerte de donde retiraron los únicos 2 mil pesos en efectivo que se hallaban.

En el robo detectado este fin de semana, el dinero grande lo obtuvieron con la mercadería encontrada en el depósito lindero (fertilizantes, insecticidas y otros productos químicos que se usan en el campo). Con unos pocos bultos trasladados se hicieron de 68.000 pesos, según cifras aportadas por la empresa damnificada.

El hecho ocurrió en la firma Bocchio y Zimmermann SRL cuyas instalaciones están ubicadas a la vera de la ruta 13, a unos 200 metros del acceso al pueblo que es reconocido por contar con la primera fábrica argentina de vagones ferroviarios, con instalaciones de 32 mil metros cuadrados cubiertos, estructurados para diversos trabajos desde planta pesada hasta trabajos menores. Actualmente desarrollan allí un proyecto ferro naval, de construcción de barcazas para el transporte fluvial a granel, en particular de mineral de hierro.

Sin pistas. El viernes la empresa agrícola asaltada, dedicada al acopio y comercialización de cereales, trabajó hasta las 20. El último empleado en retirarse colocó la clave del sistema de alarmas que funcionaba a la perfección y se fue a su casa, según dijo a este diario el jefe policial Ricardo Pereira. Cuando los empleados regresaron a las 8 de la mañana siguiente se encontraron con el desorden.

Para la policía se trató de una acción mucho más rápida de lo que presumen en una zona oscura y poco poblada. “No hay testigos y encima tenemos pocas pistas. Veremos cómo están las investigaciones de los otros casos en la zona”, dijo Pereira en relación a los otros robos.

“Entiendo que a las alarmas las hicieron saltar con electricidad, desafectaron las plaquetas. En cuanto al resto de la mecánica necesitaron de herramientas y algo de logística. No hace falta un vehículo muy grande (con una camioneta alcanza) para llevarse la mercadería que se denunció”, confió el jefe policial.

En los golpes similares ocurridos en Las Rosas y en Bouquet, los maleantes neutralizaron las alarmas y abrieron los cofres con amoladoras. En forma coincidente, los robos fueron descubiertos un par de días después por los empleados de las empresas, quienes se toparon con destrozos en los depósitos y el faltante de dinero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS