Policiales

Ratifican una pena a 8 años en un hecho de gatillo fácil

La Cámara había avalado la condena por homicidio culposo para Raúl Anzoategui pero pidió reconsiderar el monto, que ayer fue confirmado.

Martes 22 de Mayo de 2018

Tres jueces de sentencia ratificaron la condena a ocho años de prisión para un policía que efectuó un disparo y mató a un joven de 20 años en el arroyo Ludueña en un caso marcado por la controversia. El incidente planteó un combate entre la fiscalía, que entendió que el uniformado cometió un crimen y un abuso de sus funciones, y la defensa, que reclamó la absolución al plantear que la víctima disparó un arma pero no con la intención de abatir a la víctima, sino que fue un rebote lo que produjo el resultado letal.

En diciembre de 2016 se juzgó al policía Raúl Eduardo Anzoategui, de 50 años, acusado de la muerte de Marcelo Lares, ocurrida el 6 de junio de 2013. El joven fue alcanzado por una bala cuando huía de su casa de Olavarría 1224 bis donde policías de la comisaría 20ª habían llegado para un allanamiento en busca de su hermano menor, una moto supuestamente robada y armas.

En un juicio oral celebrado hace 18 meses Anzoategui fue condenado por los jueces Ismael Manfrin, Edgardo Fertitta y Marisol Usandizaga a ocho años de prisión. Al discutir la sentencia la Cámara Penal estuvo de acuerdo en dos cosas: que el policía era responsable y que la calificación jurídica aplicada eran correctas. Sin embargo había que debatir el monto de la pena porque no quedó discutido. Eso fue lo que hicieron los jueces María Isabel Más Varela, Hebe Marcogliese y Rodolfo Zvala, quienes confirmaron esa sentencia.

Juicio

En el juicio oral de hace casi dos años se desmenuzó el incidente. Se determinó que cuando Lares huía lo siguieron dos patrulleros. En uno iban Anzoategui y el cabo Claudio R. La víctima corrió, saltó un tapial, pasó por una casa, se peleó con los tíos de un niño al que quiso tomar de rehén y se metió en el arroyo Ludueña.

A la altura de calle Olivé un policía le dio alcance y se oyeron tres tiros. Uno impactó en la nuca del joven que terminó muerto en el agua. Cerca de él la policía halló un revólver Bersa 22 largo y oxidado.

Anzoategui fue procesado como autor del homicidio y por falsear actas policiales. El cabo R. fue sobreseído por el homicidio pero procesado por falsedad ideológica y encubrimiento agravado.

En el juicio oral, en diciembre de 2016, el fiscal Luis Schiappa Pietra pidió prisión perpetua para Anzoategui por homicidio agravado por su función policial. "¿Sabía del poder letal de una 9 milímetros? ¿Que podía provocar una muerte? La respuesta se cae de madura: quiso disparar a un joven desarmado, sabía que lo podía matar y lo mató", consideró.

El fiscal también contempló la posibilidad de que el policía fuera condenado por homicidio culposo (actuar con negligencia pero sin intención de matar) dado que, según declaró en el juicio una perito, el plomo rebotó antes de ingresar por la nuca de Lares y alojarse en la boca. "Muy posiblemente este plomo haya rebotado. ¿Cuál es el efecto en términos del dolo? Ninguno. Autor de homicidio no es el que matare a otro con puntería. El quería disparar, lo hizo y lo mató", dijo el fiscal, que pidió valorar "el resultado dañoso e irreparable".

Los defensores Sergio Casas y Cristian Anderson plantearon otra teoría sobre el arma atribuida a Lares: dijeron que "salió del agua con aptitud para el disparo" y se trabó al momento de la pericia. Consideraron que en el lugar hubo tres disparos: dos desde las armas de los policías y el tercero se lo asignan a Lares. Insistieron en que no se pudo determinar cuál de las dos armas policiales mató al joven porque el plomo quedó deformado y no se pudo cotejar: "La bala entró aplanada porque rebotó contra algo duro. Eso aleja la teoría de la intención de matar".

Dudas

La Cámara Penal confirmó que había lugar para dudas, como dijo la sentencia del juicio oral, por lo que estaba bien la figura del homicidio culposo, más el concurso real de la falsedad del acta. Para todos los jueces quedó claro que se plantó un arma en la escena criminal. Ayer sólo se discutió el monto de la pena que quedó en lo mismo que se había resuelto en el juicio oral.

condenado. El policía Raúl Anzoategui fue juzgado en 2016.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});