Policiales

Procesado por un mortal ataque a tiros desde un auto en Las Flores

Fueron dos disparos de escopeta dirigidos desde un auto a una esquina de barrio Las Flores colmada de gente. El resultado no podía ser menos grave: Francisco Ponce, un cocinero de 31 años, murió alcanzado por múltiples perdigonadas y dos hermanitos de 6 y 13 años sufrieron heridas. Por ese ataque temerario, un joven de 25 años fue ahora procesado como coautor del crimen, tras ser señalado por testigos como uno de los ocupantes del vehículo.

Sábado 03 de Enero de 2009

Fueron dos disparos de escopeta dirigidos desde un auto a una esquina de barrio Las Flores colmada de gente. El resultado no podía ser menos grave: Francisco Ponce, un cocinero de 31 años, murió alcanzado por múltiples perdigonadas y dos hermanitos de 6 y 13 años sufrieron heridas. Por ese ataque temerario, un joven de 25 años fue ahora procesado como coautor del crimen, tras ser señalado por testigos como uno de los ocupantes del vehículo.

El joven procesado es Marcelo "Coti" Pereyra, de 25 años. Su nombre había sido aportado por los vecinos que el domingo 19 de octubre presenciaron el ataque, que los sorprendió mientras pasaban la tarde en la esquina de Belén y Clavel.

El joven detenido adujo que ese día estuvo trabajando como amansador de caballos en las islas frente a Rosario. Pero el juez de Instrucción Osvaldo Barbero consideró insuficiente su declaración frente a los numerosos testimonios que lo sindicaban. Lo procesó por homicidio simple, lesiones y portación ilegal de arma de uso civil, todo eso agravado por la participación de un menor de edad.

Pereyra también estuvo acusado de comprar la bicicleta robada dos semanas más tarde, en el mismo barrio, al policía Miguel Angel Verón, de 39 años. Pero obtuvo la falta de mérito y por el encubrimiento de ese ataque fueron procesados otros dos hombres. El efectivo quedó parapléjico por los disparos sufridos en ese asalto del 2 de noviembre y es posible que no vuelva a caminar.

Baleado por error.La resolución judicial no realiza consideraciones sobre el móvil del ataque que provocó la muerte de Ponce, pero según un investigador del caso los tiros no estaban dirigidos al cocinero de 31 años, quien sufrió heridas graves en el tórax y la espalda. Murió al llegar al Heca por una hemorragia masiva. En un comentario a la página web de la entidad gremial policial Apropol, su hermano Mauricio contó que Francisco pasaba por esa esquina cuando lo alcanzaron los tiros que iban dirigidos a otros vecinos.

"El fue hasta mi casa a pedirme una radio portátil para escuchar a Boca porque se iba a trabajar. Le di la radio, se despidió, entré a mi casa y sentí los disparos. Cuando salí vi a los chiquitos heridos", relató. Francisco trabajaba como concinero en la planta siderúrgica Sipar de Pérez, estaba casado y tenía un hijo de 6 años.

El ataque fue a las 15 en Clavel y pasaje Belén, cuando desde un Peugeot 504 gris partieron dos disparos de escopeta. Además de Ponce resultaron heridos los hermanos Nicolás, de 13 y Joel, de 6, quienes fueron asistidos en el hospital Vilela. Su madre contó a la policía que los tiros fueron efectuados a más de dos metros de distancia. Los testigos nombraron a tres personas. Uno es Marcelo Pereyra. Otro, un adolescente que está imputado. El tercero, el padrastro del chico, quien está prófugo.

En su indagatoria, Coti Pereyra dijo que desde que escapó de la comisaría 25ª en una fuga masiva de diciembre de 2007 trabajaba los fines de semana en una hacienda en las islas. Aseguró que eso hizo el fin de semana del crimen. Uno de sus patrones respaldó su relato. Para el juez, sin embargo, hubo contradicciones entre ellos.

Por el caso fueron imputados también un chico y una chica menores de edad, L. y E., quienes se atribuyeron los disparos. En el juzgado de Menores Nº 2 dijeron que iban solos en el auto cuando la chica disparó porque había tenido problemas con unos vecinos. Para Barbero, esos dichos fueron "artilugios para mejorar la situación procesal de los adultos implicados".

El robo al policía.Pereyra también fue acusado de encubrir el asalto al cabo Verón. El efectivo de Caballería iba en bicicleta a Jefatura cuando en Kanthuta y pasaje Centro dos hombres le pegaron un tiro que le tocó la médula para robarle la pistola y la bicicleta.

Al día siguiente, su hija vio a un joven en la bicicleta. Por sus dichos la policía detuvo a Juan Ramón Pereyra, de 23 años, y a su hermano Mario, de 25. Mario dijo que a la bicicleta se la había vendido Coti, quien como eso no se probó obtuvo la falta de mérito. En cambio los hermanos Pereyra (sin parentesco con Coti) fueron procesados por encubrimiento agravado.

Reclamo

La muerte de Francisco Ponce impulsó una protesta silenciosa en Las Flores. El 24 de octubre pasado una multitud se reunió en Flor de Nácar y Heliotropo para requerir que se eviten casos como el de Francisco y denunciaron que el hombre de 31 años resultó baleado sólo por caminar en el barrio. En la concentración, requirieron un patrullaje más efectivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS