Policiales

Prisión perpetua para un joven por asesinar al taxista Vicente Del Greco

La pena recayó en Lucas Ezequiel Robay Romagnoli, de 27 años, a quien en su casa le hallaron ropa manchada con sangre de la víctima.

Sábado 01 de Junio de 2019

Un joven de 27 años fue condenado a prisión perpetua como autor del homicidio calificado críminis causa del taxista Vicente Del Greco, asesinado a puñaladas en medio de un robo hace tres años al finalizar un viaje cerca de un descampado de Villa Gobernador Gálvez.

El peso de las pruebas que la Fiscalía exhibió durante el juicio oral y público que transcurrió durante una semana en el Centro de Justicia Penal (CJP) terminaron por inclinar la balanza para que el Tribunal a cargo de juzgar a Lucas Ezequiel Robay Romagnoli lo condenara con la pena más alta prevista en el ordenamiento jurídico.

Se trata de un joven que fue enjuiciado como responsable de dar muerte al taxista Del Greco, de 68 años, el sábado 14 de mayo de 2016 alrededor de las 20.30. Ese día, el chofer subió a un pasajero en San Martín y Arijón, quien le pidió que lo trasladara hasta Temporelli y calle pública, en la vecina ciudad de Villa Gobernador Gálvez.

Cuando el autor de alquiler llegó a destino, el falso pasajero le sustrajo la billetera al chofer y lo atacó con una daga (arma blanca de hoja más larga que un cuchillo), aparentemente en medio de un forcejeo. Uno de los puntazos le atravesó la tetilla derecha a la víctima y el otro le perforó el tórax, además sufrió cortes en las manos y los brazos.

El taxista fue asistido por vecinos y trasladado malherido al Hospital Gamen de Villa Gobernador Gálvez donde alcanzó a balbucear que le habían intentado robar, y pudo dar algunas referencias sobre la fisonomía del agresor. Luego lo derivaron al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez donde falleció el 15 de mayo de 2016 a causa de una hemorragia provocada por una grave lesión vascular y pulmonar.

En libertad condicional

Tras una serie de medidas investigativas Robay Romagnoli fue detenido por agentes de la subcomisaría 26º y de la brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) dos semanas después del homicidio. Lo encontraron en una vivienda de Calle Púbica y José Costa, a 200 metros de la escena del delito, en un barrio conocido como La Tablita de Villa Gobernador Gálvez.

En ese momento el sospechoso estaba en libertad condicional por una condena de 2015 por delitos contra la propiedad. Al otro día el fiscal Adrián Spelta le imputó el hecho y solicitó la prisión preventiva sin plazo y por reincidencia, medida que fue avalada y otorgada por el juez José Luis Suárez, a cargo de la Investigación Preliminar Preparatoria (IPP). Durante ese trámite el joven se declaró inocente.

Sin embargo, durante el allanamiento a la casa del muchacho ahora condenado, se secuestraron prendas que lo conectaban directamente con el hecho: un buzo manchado con sangre que coincidía con el descripto por testigos como el que vestía el atacante, y dos cuchillos. Tras la pericias y cotejos biológicos y de ADN se determinó que en una de esas prendas había sangre de la víctima y en otra también rastros hemáticos de la taxista y del acusado.

En el transcurso de la investigación, además se colectó prueba testimonial que sustentó la acusación. Declararon vecinos que auxiliaron a Del Greco cuando estaba herido y narraron que el hombre dijo haber sido apuñalado por "un chico de campera negra que le quiso robar".

Pruebas incriminantes

Durante el juicio el fiscal Spelta exhibió ante el jurado esas pruebas incriminantes, además de la filmación de una cámara de vigilancia de un lavadero de autos ubicado en el cruce de Arijón y San Martín que muestra cuando el falso pasajero aborda el vehículo, el recorrido del taxi obtenido del GPS del mismo, y el breve relato que alcanzó a brindar la víctima en los momentos posteriores a la agresión, del que fueron testigos efectivos de la Policía Comunitaria que lo asistieron en el lugar del trágico hecho.

El acusado también fue comprometido por las declaraciones que brindaron en la Fiscalía dos testigos de identidad reservada que presenciaron el ataque mortal, lo reconocieron e indicaron su nombre, todo lo que orientó la pesquisa para realizar el allanamiento que terminó con la detención.

Apenas comenzó el juicio bajo la presidencia del tribunal pluripersonal integrado por los jueces Rafael Coria, Isabel Más Varela e Ismael Manfrín, en su alegato de apertura el fiscal Spelta solicitó que Robay Romagnoli sea condenado a la pena de prisión perpetua como autor del delito de homicidio calificado críminis causa, es decir, para garantizar el robo de las pertenencias y la recaudación del chofer. Esa pretensión la sostuvo a lo largo del debate y la confirmó en el alegato de clausura.

Reclamos repetidos

Tras cuestionar parte de las pruebas, la defensora pública Daniela Asinari se inclinó por solicitar la absolución de su asistido por el beneficio de la duda. Sin embargo el Tribunal resolvió hacer lugar a la teoría fiscal, avaló las pruebas incriminantes y condenó al imputado a la pena de prisión perpetua.

Como ocurrió con la muerte reciente de Mario Esusy, de 61 años, asesinado en un intento de robo en barrio Ludueña, o de los robos a otros taxistas lesionados o heridos, el caso Del Greco generó indignación en el gremio de choferes y motorizó una serie de medidas de fuerza y reclamo a las autoridades para garantizar la seguridad de los trabajadores, lo que por ahora parece no haber dado resultados.

Dos testigos del ataque fatal reconocieron al condenado y aportaron información a la pesquisa de la policía

En el allanamiento a la casa del acusado se encontraron prendas de vestir con manchas hemáticas del chofer

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario