Policiales

Piden 17 años de cárcel para acusado de matar a una joven

Jorge González, de 32 años, comenzó a ser juzgado ayer por el asesinato de una mujer en septiembre de 2014, en la puerta de la casa de la víctima, en barrio Las Flores.

Viernes 29 de Junio de 2018

Jorge González, de 32 años, comenzó a ser juzgado ayer por el asesinato de una mujer en septiembre de 2014, en la puerta de la casa de la víctima, en barrio Las Flores. La Fiscalía pidió que el acusado fuera condenado a la pena de 17 años de prisión por el crimen de Ana Laura Pioli, que tenía 25 años y recibió en el abdomen el tiro que, a entender de la fiscal, había gatillado González. También le achacan el robo de una moto que tuvo lugar un par de semanas después, tras el cual el sospechoso cayó preso. Para la defensa, no hay elementos para probar que González haya participado de lo que definió como una "pelea entre bandas".

Marisol Fabbro fue la fiscal que llevó adelante la investigación y que ayer, en los alegatos de apertura, expuso delante de los jueces Gonzalo López Quintana, Mariano Aliau y Facundo Becerra los hechos de los que Jorge Sebastián González, de 32 años, está acusado.

El primero y el más grave es el homicidio de Ana Laura Pioli, una mujer de 25 años y mamá de dos nenitos que murió el 3 de septiembre de 2014 luego de recibir un tiro en España al 7200, donde vivía.

Para Fabbro, González junto a otros miembros de la "Banda de Los Píos" (de la cual era el líder) avanzaron por calle España persiguiendo a los tiros a Eduardo y Maximiliano Pioli, familiares de Ana Laura. Cuando estos dos entraron en la casa familiar, en pasaje Belén y España, Ana Laura y Sara, su mamá, quisieron cerrar la puerta y la ventana para evitar el ingreso de los agresores.

Una teoría fuerte

Según la teoría fiscal, en la vereda estaba Jorge González, que siguió disparando e hirió a las dos mujeres: Ana Laura recibió un balazo en el abdomen que le costó la vida; Sara terminó con una herida de arma de fuego en un brazo.

La Fiscalía sostuvo que la muerte de Pioli asumió las características de los crímenes relacionados "al sostenimiento de las relaciones de poder mediante actos lesivos para someter a todos a la voluntad del grupo que ejerce el mando en el barrio". Para Fabbro, en ese sector del barrio Las Flores, los González eran "generadores de situaciones de impunidad y no aceptaron la negativa de los Pioli a la comisión de delitos".

De acuerdo con esta teoría del caso, que no es la misma que maneja la defensa, "en ese contexto extorsivo y por esa negativa, los Pioli debieron pagar con la vida de Ana Laura".

La fiscal también le atribuyó a González el robo de una moto ocurrido el 28 de septiembre en avenida Del Rosario y colectora de Circunvalación, cuando —acompañado por su hijo de 5 años y un cómplice— abordó a dos mujeres que se desplazaban en el rodado y, tras amenazarlas con armas, las despojó del vehículo. Las víctimas recurrieron a un grupo de gendarmes que patrullaba la zona, que terminó por apresar a González en Lituania y Arijón. Tras esa detención la Justicia se imputó el crimen de Ana Laura Pioli.

La defensora pública Marianela Di Ponte relató lo sucedido aquel 3 de septiembre de 2014 de otro modo. Según dijo, el marido de la víctima había participado de un enfrentamiento a los tiros entre bandas, del cual salió herido de un tiro policial en la cabeza que lo dejó internado.

Para la defensa, la fiscalía omite el dato de que eran dos bandas enfrentadas. Y además, Di Ponte consideró que los elementos presentados como prueba no son suficientes para sostener que González haya participado de ese enfrentamiento ni efectuado el disparo que terminó con la vida de Ana Laura. Por ese motivo pidió su absolución.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario