Policiales

Padre e hijo detenidos por un homicidio en Tío Rolo

Domingo y Omar C. aparecen como sospechosos de la muerte de Juan Manuel Arias, cuyo cuerpo fue hallado calcinado y con un tiro en la nuca.

Viernes 07 de Septiembre de 2018

Luego de dos allanamientos en viviendas de la zona sur de la ciudad agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) lograron detener a Omar Domingo C., de 58 años; y a su padre, Omar C., de 80, como sospechosos del homicidio de Juan Manuel Arias, ocurrido el 31 de julio pasado. El mayor de los hombres quedó acusado por tenencia de arma de fuego ya que en su casa se halló una pistola calibre 22 que pudo haber sido la usada en el crimen, lo que determinarán las pericias ordenadas.


Juan Manuel Arias había desaparecido de su humilde casa de Avellaneda al 5200 la tarde del sábado 14 de julio pasado. Desde ese día su familia recorrió seccionales y hospitales para encontrarlo, pero nunca obtuvieron ningún tipo de respuestas. Hasta que el 1º de agosto su cuerpo apareció calcinado y con un tiro en la nuca en un descampado del barrio Tío Rolo, en medio de la oscuridad de Calle 2121 al 3800, en una zona cercana a canchas de clubes de rugby. Los primeros informes indicaron que llevaba cinco días sin vida.

Daniela, la mamá de Juan Manuel Arias, contó entonces que el joven "tenía 26 años y dos nenas chiquitas. Cuando se fue me dijo «mami, ya vuelvo» y no lo encontramos por ningún lado. Tenía problemas con alguna gente del barrio y estaba cumpliendo una pena de probation por un robo", aseguró la mujer.

Luego del hallazgo del cadáver, los agentes de la División Homicidios de la PDI a cargo del comisario Diego Sánchez comenzaron una tarea de búsqueda de testigos para así llegar a entender los móviles del hecho y sus posibles autores.

En ese marco, ayer a las 6 de la mañana se realizaron dos allanamientos en viviendas de Saadi Carnot al 6500 y Pasaje 505 al 800, ambos en la zona sur de la ciudad a los cuales los pesquisas llegaron tras entrevistar a vecinos de la zona y también del barrio en el cual vivía Arias. Así pudieron dar con testigos del asesinato y cruzando informaciones "dispersas"dieron con los domicilios de Oscar C. y de su padre.

Desde un primer momento el homicidio se vinculó al narcomenudeo en la zona de la Vía Honda, donde habitaba Arias, y por eso su madre contó que "tenía problemas con alguna gente del barrio". Y a medida que la investigación avanzó, apareció una nueva hipótesis: que el homicidio habría sido por encargo.

Los dos detenidos fueron trasladados a la comisaría 33ª a disposición de la Fiscal de Homicidios Dolosos Marisol Fabbro.

Al mismo momento en que apareció el cuerpo, la familia de Arias realizaba un corte de calles en Uriburu y Avellaneda para "agitar un poco y que se agilice la búsqueda". Y cuando estaban quemando algunas cubiertas les avisaron de la nefasta noticia. "Acá pasa algo, no puede ser que aparezca así, de pronto", dijeron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario