Banda Los Monos

"No tengo absolutamente nada que ver con el tema por el que se concretó el ataque"

Marcelo Marcheri relató cómo había vivido el atentado del que se convirtió en víctima involuntaria.

Jueves 31 de Mayo de 2018

"Estábamos cenando y mirando televisión cuando escuchamos unos ruidos, unos seis o siete disparos y el escape de una moto. Pensamos que se trataba de un asalto o algo así en la calle. Quedamos un tanto shockeados y paralizados. Cuando vi movimiento policial, dejé a mi familia adentro y salí para ver qué pasaba. Entonces vimos con los vecinos que empezaban a acercarse que había cuatro impactos en el frente de mi casa, de los cuales dos habían traspasado una ventana".

Minutos después de la balacera contra la casa de Italia 2118 donde vive desde hace poco más de un mes y 15 días, Marcelo Marcheri relató a los primeros periodistas que se acercaron al lugar tras el ataque mafiosos, cómo había vivido el atentado del que se convirtió en víctima involuntaria.

Dos balas en los vidrios

Abogado y empleado bancario de 37 años, el dueño de casa contó que hace dos meses compró mediante un crédito hipotecario la casa en la que vive con su esposa y sus dos hijas, de 1 y 9 años. Y que fue al momento de firmar los papeles cuando se enteró que allí había vivido el juez Ismael Manfrin, quien presidió el tribunal que condenó a los miembros de la banda de Los Monos. Ese dato, inmediatamente refrendado por los vecinos —varios de los cuales todavía pensaban que el magistrado aún residía en esa casa—, lo llevó a pensar que el incidente estaba relacionado con ese trascendente caso.

Sin embargo, más allá de saberse ajeno a las causas de la agresión, el hecho de que dos balas atravesaran la ventana del frente lo dejó shockeado. "Dos balas atravesaron la ventana y también un mueble de madera. Si bien no estábamos en ese sector de la casa en ese momento, no deja de ser un lugar que transitamos todo el tiempo. De hecho, mi hija más grande se había levantado de la mesa en ese momento y las balas pasaron a unos cinco o diez metros de donde estaba", repetía ayer todavía conmocionado.

Marcelo señaló que nunca había sufrido una intimidación y que la operatoria de la compra de la casa la gestionó mediante una inmobiliaria y que la está pagando con un crédito. Cuando se enteró de que la vivienda había pertenecido a un juez con participación directa en el juicio a Los Monos, comentó ayer a Radio Universidad, le generó "cierta incógnita" que luego de consumada la agresión, "con el diario del lunes", se convirtieron en interrogantes más grandes.

No obstante, y si bien recibió llamadas de autoridades que le ofrecieron medidas de seguridad, ayer todavía estaba analizando si iba a requerir alguna custodia. "No tengo absolutamente nada que ver con este tema que originó la balacera, creo que eso está bien claro", concluyó Marcelo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});