Policiales

Misterioso ataque a tiros contraun auto estacionado en zona norte

El hecho parece una reiteración de otros ataques a balazos contra propiedades.

Sábado 21 de Julio de 2018

Una modalidad delictiva que parece afianzarse poco a poco en algunos barrios de la ciudad tuvo ayer un episodio en la cuadra de Matorras al 800, en la zona norte de la ciudad, cuando un Chevrolet Astra que permanecía estacionado fue atacado a tiros desde otro vehículo en movimiento. El hecho parece una reiteración de otros ataques a balazos contra propiedades y vehículos que incluso llegaron a cobrarse víctimas fatales.

El nuevo hecho ocurrió poco después de las 6 de la mañana de ayer y la dueña del vehículo atacado denunció ante la policía que no conocía los motivos de la balacera aunque extraoficialmente se supo que el auto, que perteneció a un remisero fallecido, es motivo de una disputa en la cual la viuda es presionada para que lo venda a un bajo costo.

Los tiros asustaron a los vecinos que aún dormían en la zona de Matorras al 800, a una cuatro cuadras al oeste de Rondeau al 200. Afortunadamente en esta ocasión no hubo víctimas ya que el blanco de los proyectiles fue un Chevrolet Astra que fue perforado por cinco impactos de balas de grueso calibre en el capó, una puerta y el guardabarros.

Ana María, la dueña de la casa frente a donde estaba estacionado el auto, llamó al 911 y el operador le recomendó esperar a que llegaran los efectivos para salir a la calle. Los policías que se hicieron presentes en el lugar recogieron diez vainas servidas de cartuchos, confió una fuente policial.

La investigación del atentado quedó a cargo de la fiscal de la Unidad de Flagrancia en turno Ana Rabín. Según indicaron desde el área de prensa de Fiscalía, al lugar llegó el Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones y en pos de buscar a los atacantes, que no están identificados, se relevarán las filmaciones de las cámaras de seguridad de la zona. "Se desconoce la mecánica y la motivación del ataque", admitió una fuente de la causa.

Una hipótesis extraoficial indica que el coche, que pertenecía a un remisero fallecido y se encuentra en sucesión, es motivo de disputa entre los herederos y otra parte que pretende comprar el Chevrolet Astra a un bajo precio y por ello apela a intimidaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario