Policiales

Marcha en reclamo de justicia por casos de gatillo fácil

Familiares de David Campos y Emanuel Medina, asesinados dos meses atrás en Callao y Cazadores, encabezaron la manifestación.

Sábado 19 de Agosto de 2017

Los familiares de David Ezequiel Campos y Emanuel Alejandro Medina reclamaron ayer justicia por lo ocurrido el 23 de junio pasado cuando los jóvenes fueron asesinados por balas policiales en Callao y Cazadores, en la zona sur. Ambas familias marcharon junto a otras víctimas de gatillo fácil desde Tribunales hasta la sede local de Gobierno provincial con la consigna de "acelerar la investigación y los tiempos judiciales", según dijo Germán, un hermano de David.

   En un acto que contó con el apoyo de la Multisectorial contra la Violencia Institucional unas cien personas marcharon para exigir "no más gatillo fácil y que los policías que abusan de sus armas vayan a la Justicia", como dijo uno de los participantes. En la marcha estaban también familiares de Jonatan Herrera, muerto bajo las balas de la PAT en 2015, y de Alexis Berti, a quien efectivos del Comando mataron en un confuso episodio que oficialmente se presentó como un enfrentamiento.

   Campos, de 28 años, y Medina, de 32, murieron acribillados tras ser acorralados por efectivos de la Policía de Acción Táctica (PAT) y el Comando tras una oscura persecución de media hora por la zona sur rosarina y Villa Gobernador Gálvez.

   Esto no va a mejorar porque los que tienen que cambiar son los policías y sus métodos, no la gente. Mientras la policía tenga estos métodos la cosa no va a mejorar. Hoy le pasó a mi hermano, pero nos puede pasar a todos", reflexionó un hermano de Medina.

Demora excesiva

"Nadie nos atendió, ni el ministro de inseguridad Maximiliano Pullaro ni el fiscal regional Patricio Serjal ni el gobernador Miguel Lifschitz, al menos para explicarnos qué pasó, por qué la policía destruyó a mi familia y puso a mi madre a llorar todo el día", dijo Germán Campos en las escalinatas de Tribunales, y agregó que los padres de ambas víctimas se presentarán como querellantes en la causa.

   En ese sentido las abogadas que representan a las víctimas, Marcia López y Luciana Torres, dijeron que pidieron "por nota una reunión con el fiscal general y otra con el ministro Pullaro. Además nos reunimos varias veces con el fiscal del caso, Adrián Spelta. Hasta ahora las pericias demoran de manera excesiva y preocupante", explicaron.

   "Solicitamos a Serjal —añadió Torres— que no se fragmente la causa entre distintas fiscalías, ya que eso entorpece tanto la investigación como los escritos que se presentan durante la causa".

   La versión oficial del hecho indicó que los jóvenes que circulaban en un Volkswagen Up gris evadieron un control policial en Grandoli y Gutiérrez. Tras ser perseguidos por varios patrulleros terminaron su carrera chocando contra un árbol en Callao y Cazadores.

   Sin darles tiempo a explicar nada ni a bajar del auto, una ráfaga indiscriminada de disparos de los policías que rodearon el rodado terminó con las vidas de ambos jóvenes. Medina, que iba al volante, recibió al menos nueve balazos y Campos, dueño del auto, otros cinco.

   Los familiares de las víctimas niegan que éstas hayan abierto fuego y denuncian que las dos viejas armas que fueron halladas dentro del auto "fueron plantadas" para encubrir un caso de gatillo fácil.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario