Policiales

Luego de doce días de agonía, murió uno de los tres jóvenes baleados

Luciano “Luchito” Jara, uno de los tres muchachos baleados a la salida de un boliche de Pichincha la madrugada del domingo 10 de mayo, murió pasada la medianoche de ayer en el Centenario.

Sábado 23 de Mayo de 2015

Luciano “Luchito” Jara, uno de los tres muchachos baleados a la salida de un boliche de Pichincha la madrugada del domingo 10 de mayo, murió pasada la medianoche de ayer en el hospital Centenario. Jara, de 22 años, había sido atacado desde un auto negro cuando estaba junto a tres amigos en las inmediaciones del boliche Loft, en Riccheri 33 bis. La causa, caratulada ahora homicidio agravado por el uso de arma de fuego, es investigada por el fiscal de la unidad de homicidios Ademar Bianchini.

   Si bien una de las hipótesis más fuertes es que la balacera se produjo tras un incidente ocurrido dentro del boliche por rivalidades futboleras entre canallas y leprosos, desde la fiscalía no descartaron otras líneas investigativas. Una de ellas estaría ligada a un pistolero de amplio prontuario en la zona sur de la ciudad que también participó de la gresca dentro del local. “La gente que anda en el delito no sólo se agarra a piñas o a tiros por problemas del hampa”, explicó un vocero. En ese marco, los pesquisas investigan si existe conexión entre un incidente que se produjo minutos después del ataque, en el que otro amigo de Jara fue baleado cuando llegaba al complejo Fonavi en el que reside.

Amigos atacados. Cerca de las 5 de la mañana del domingo 10 de mayo Daniel Chazarreta, de 25 años; Luciano Jara, de 22; y Sergio Cronac, de 26 años, estaban en las inmediaciones de una de las puertas de Loft cuando fueron atacados a balazos desde un Volkswagen Gol Trend negro, según relataron testigos. Fuentes allegadas a la pesquisa indicaron que “no hay nada que vincule al hecho con el boliche. Además, los que van a la disco entran a partir de las 2 por Riccheri y salen por Ovidio Lagos”. Los tres recibieron impactos de bala. Jara recibió un tiro que le perforó el lado izquierdo del tórax y fue a parar al hospital Centenario. Una hora más tarde, Genaro “Chelito” G., de 19 años, llegó al Hospital de Emergencias trasladado por el Comando Radioeléctrico con un tiro en la pelvis.

   Eva, la madre de Sergio Cronac, contó que la balacera se desencadenó por una gresca ocurrida en las inmediaciones de Loft. “Uno de los heridos es amigo de mi hijo. En el boliche hubo una pelea. No sé los motivos ni quiénes se pelearon, pero Sergio no tenía nada que ver. Quien tuvo el problema es otra persona”, explicó la mujer. “Pasaron dos pibes de Newell’s que habían cobrado adentro y tiraron desde un Volkswagen Gol Trend negro”, explicó un testigo del ataque. Y agregó: “Chelito se tomó un taxi y lo siguieron. Apenas se bajó en la puerta del Fonavi le dispararon como siete veces” en presunta venganza.

   Ayer el fiscal Bianchini se mostró cauto, esquivó el convite a la hora de charlar con la prensa y pidió cautela para hablar del móvil que dio pie a la balacera. Por un lado, en las calles circuló que en la gresca previa dentro del boliche tomó parte un reconocido pistolero de zona sur identificado con el azul y amarillo de Rosario Central. Los mismos voceros indicaron que Jara y sus amigos tenían vinculación con ese peso pesado. Lo que se desconoce es si esa relación surgió por la disputa entre hinchas de Central y Newell’s o si había trato anterior. “En estos casos hay que respetar los tiempos de la investigación y no irse detrás de nombres rutilantes, porque faltan tomar declaraciones para clarificar el móvil. La muerte de Jara lo que hace es cambiar la caratula del caso. En el resto se sigue trabajando”, indicó la fuente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS