POLICIALES

Lo condenan a 20 años de cárcel por matar de un balazo a un adolescente

Brian Omar "Gordo" Sánchez fue sentenciado en juicio oral por el crimen de Nahuel Duarte, ocurrido en noviembre de 2018

Miércoles 14 de Abril de 2021

Brian Omar Sánchez fue condenado a 20 años de cárcel como autor del homicidio de Nahuel Duarte, un adolescente de 16 años asesinado a tiros la madrugada del 29 de noviembre de 2018 en el barrio Ludueña Sur. Durante el debate al menos dos testigos sindicaron al acusado como quien le disparó a la víctima en el marco de un conflicto que tuvo como telón de fondo la venta de drogas al menudeo en ese sector de la zona oeste de la ciudad.

Conocido como “Gordo Brian”, el joven de 26 años fue sentenciado al término de un juicio oral desarrollado en el Centro de Justicia Penal ante un tribunal conformado por Hebe Marcogliese, José Luis Suarez y Hernán Postma. Los jueces emitieron su veredicto, que coincidió con el pedido de prisión efectiva que había formulado el fiscal de Homicidios Gastón Avila al comienzo del juicio, y hallaron culpable al acusado de los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación de arma de guerra y en los próximos días darán a conocer los fundamentos del fallo.

Nahuel fue asesinado alrededor de las 0.30 del jueves 29 de noviembre de 2018 cuando se encontraba a dos cuadras de su casa con dos amigos, en un playón ubicado frente a la torre 3 del Fonavi de Magallanes al 200, entre Navarro y el pasaje 1517. Uno de los chicos que estaba con Duarte relató que un hombre que iba acompañado por otros dos les salió al cruce y le disparó en el abdomen a Nahuel, que murió dos horas después en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca).

El amigo de la víctima reconoció al tirador como un joven apodado “Gordo Brian” y conocido por entonces como soldadito o encargado de una banda de narcomenudeo en esa zona de Ludueña. Sánchez fue detenido dos días después, la noche del 30 de noviembre de 2018, mientras caminaba por Barra y Arévalo con una chica a quien, al notar la presencia policial, le pasó una pistola calibre 9 milímetros para que la guardara.

Al ser imputado Sánchez pidió declarar y dijo que se encontraba en su casa cuando escuchó los disparos que habían dado muerte a Nahuel. Dijo que las personas que se encontraban con él fueron a ver de qué se trataba y al regresar le dijeron que lo estaban buscando por un homicidio. “¿Cómo puede ser si siempre estuve en mi casa?”, se despegó.

>>Leer más: Imputado de matar a un adolescente dijo que no tuvo nada que ver

Sin embargo, ya había sido sindicado por un amigo de la víctima en una rueda de reconocimiento que en su momento fue objetada por la defensa, que alegó que por entonces circulaba una foto del acusado con los ojos cubiertos difundida por el Ministerio de Seguridad. No obstante, más allá del cuestionamiento, ese testimonio fue refrendado durante el juicio oral, donde también se sumó el de otro testigo que esa madrugada estaba saliendo de un edificio de la zona cuando vio a Brian pasar corriendo y escondiéndose un arma de fuego. Así, remarcó el fiscal Avila, dos personas que no eran amigas entre sí ni tenían problemas con el acusado lo ubicaron, desde distintos lugares, en la escena del crimen.

Por qué

En cuanto a los móviles del crimen desde un primer momento los vecinos lo explicaron en el marco de una disputa territorial por la venta de drogas, cuestión que la familia de la víctima descartó tajantemente cuando pidieron “limpiar el nombre” de Nahuel.

Contaron en ese momento que el pibe había sido padre dos días antes de ser asesinado y que por ese motivo había dejado la escuela para trabajar como ayudante de albañilería y plomería, para poder mantener al bebé. Referentes barriales de esa zona de Ludueña también comentaron por esos días que Nahuel era un pibe bueno, para nada conflictivo, y que si bien su familia se había mudado a Nuevo Alberdi él había elegido quedarse en el barrio y vivir en la casa de su novia y sus suegros para poder criar al bebé.

>>Leer más: La familia de Nahuel Duarte reclama "limpiar su nombre"

Sin embargo, según refirió el fiscal a este diario, durante el juicio oral volvió a asomar el trasfondo de narcomenudeo en el contexto del crimen, según apuntaron diversos testigos. Así se estableció que la tarde anterior, horas antes del asesinato, Nahuel había sido amenazado por Brian y se lo contó a un amigo que declaró en el juicio. Luego de que Duarte le contara sobre la amenaza, el chico y su amigo se cruzaron con Sánchez y éste repitió la amenaza.

Según se estableció Brian y su banda manejaban la venta de droga la zona donde ocurrió el crimen, mientras que por donde vivía Nahuel el narcomenudeo era controlado por otra gavilla. Al parecer, según manifestaron diversos testigos de la fiscalía y la defensa, Sánchez presumió que el chico quería meterse a vender en su zona y por eso comenzó a amenazarlo hasta que lo asesinó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario