Policiales

Lo condenan a 16 años por el homicidio de una mujer

Jorge "Rati" González fue hallado culpable de matar a Ana Laura Pioli en un violento incidente ocurrido hace casi cuatro años en el barrio Las Flores.

Martes 31 de Julio de 2018

Un hombre de 32 años apodado "Rati" fue condenado a 16 años de prisión por matar a una joven en la puerta de su casa de barrio Las Flores en septiembre de 2014. Si bien la defensa sostuvo en el juicio oral que se había tratado de un enfrentamiento entre bandas del que también habían participado familiares de la víctima, el tribunal validó la teoría de la Fiscalía que ubicó el homicidio de Ana Laura Pioli en un ataque de Rati y otras dos personas contra esos familiares. Además los jueces consideraron probado que el arma homicida fue gatillada por Rati.

El juicio contra Jorge Sebastián "Rati" González comenzó el 28 de junio. Ese día la fiscal Marisol Fabbro expuso ante el tribunal integrado por Gonzalo López Quintana, Mariano Aliau y Facundo Becerra la reconstrucción del crimen de Ana Laura, que era mamá de dos niños y murió el 3 de septiembre de 2014.

Fabbro relató que ese día Rati y otros dos miembros de la "Banda de Los Píos" que él lideraba avanzaron por España al 7200 tirando contra Eduardo y Maximiliano Pioli, familiares de Ana Laura. Cuando éstos entraron en la casa familiar, en el cruce de pasaje Belén y España, Ana Laura y Sara, su mamá, quisieron cerrar la puerta.

Rati estaba en la vereda y gatilló varias veces, aún cuando las mujeres aparecieron en escena: Ana Laura recibió un balazo en el abdomen y Sara sufrió una herida en un brazo.

"Contexto extorsivo"

A los largo de siete audiencias la Fiscalía intentó probar la teoría que expuso el primer día del juicio: que se trató de un crimen relacionado "al sostenimiento de las relaciones de poder mediante actos lesivos para someter a todos a la voluntad del grupo que ejerce el mando en el barrio". Para Fabbro, en ese sector de Las Flores Los Píos eran "generadores de situaciones de impunidad y no aceptaron la negativa de los Pioli a la comisión de delitos".

"En ese contexto extorsivo y por esa negativa, los Pioli debieron pagar con la vida de Ana Laura", expuso la fiscal.

La defensora pública Maricel Palais había pedido la absolución de Rati basada en que la muerte de Ana Laura no había sido consecuencia de un ataque sino de un enfrentamiento del que también habían participado familiares de la víctima. Para la abogada, además, era incomprobable que Rati hubiera participado de ese tiroteo y efectuado, en medio de tantos otros, el disparo mortal.

Finalmente el tribunal condenó a González a 16 años —uno menos que lo solicitado por Fabbro— por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego" y por un robo del 28 de septiembre de 2014 por el que también estaba imputado.

El fallo fue unánime y antes de dar el veredicto el juez Mariano Aliau fundamentó los puntos que habían generado controversia durante el debate: los que la defensa había planteado.

Secuencias

El primero fue el de la cronología de los disparos. Los jueces consideraron probado que hubo dos secuencias. La primera fue la planteada la Fiscalía, que tuvo a González, a su hermano y a otro joven como agresores y que terminó cuando Ana Laura recibió el disparo mortal. La segunda fue la que se inició después del homicidio, cuando el marido de la víctima tomó un arma para vengar su muerte y que, por las características que adquirió, puede considerarse un enfrentamiento.

Sin embargo, para los jueces el crimen fue el resultado de la primera secuencia, es decir, de un ataque contra la familia Pioli y no de fuego cruzado entre dos grupos. Remarcaron que tanto los familiares de la víctima como vecinos y policías realizaron relatos coincidentes. "Los pormenores de esta suerte de contrataque armado no enervan las pruebas que demuestran la relación de causalidad entre la muerte de Pioli y los impactos provenientes del grupo de los González", dijeron y remarcaron que lo que haya ocurrido después de la muerte de la mujer "no desmerece la mecánica del hecho propuesta por la Fiscalía".

Respecto de si fue González quien disparó la bala mortal, los jueces remarcaron que todos los testigos (familiares, amigos y policías) coinciden en que fue él y no otro miembro de esa banda quien disparó, y que consiguieron distinguirlo del resto porque tenía mechas rubias en el pelo.

"No podemos avizorar razón alguna por la cual los testigos mentirían contra uno de los miembros de ese grupo en favor del verdadero autor, lo cual llevaría a consagrar la impunidad del verdadero culpable de la muerte de un ser querido", destacaron los jueces en el fallo.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario