Policiales

Ira vecinal tras la muerte de una nena de 5 años al ser atropellada por un auto

Ocurrió a metros de la comisaría 30ª, donde el conductor del auto fue apresado. La gente reaccionó violentamente y quemó el vehículo.

Domingo 05 de Noviembre de 2017

Sólo una travesura, ni siquiera un descuido maternal, y un auto a una velocidad de rayo por la avenida Casiano Casas provocaron un accidente fatal que se cobró la vida de Lucila Polidoro, de 5 años. La niña fue trasladada al Hospital de Niños Víctor J. Vilela, donde falleció pasadas las 16 de ayer. En tanto, el auto que provocó el accidente quedó estacionado en la puerta de la seccional 30ª, de Superí y Casiano Casas, y su conductor, Damián R., de 23 años, quedó detenido allí. Pero la familia de Lucila vive hace 40 años en Herrera al 2100, a dos cuadras de donde ocurrió el accidente, y al enterarse de la muerte de la niña junto a varios vecinos fueron hasta la comisaría, quemaron el vehículo y pretendieron que les "entregaran" al responsable del hecho, lo que derivó en la represión policial con balas de goma por doquier para evitar que la gente ingresara a la seccional.

   A las 13.30 Claudia, la madre de Lucila, fue a hacer unos mandados a una granja que está en Casiano Casas al 2000 y dejó a la nena y a Brenda, su hermana de 13 años, jugando en la placita que está a un costado de los monoblocks.

Venía rápido

En un momento la adolescente cruzó la avenida para alcanzarle algo a su madre y Lucila la siguió sin ver al Renault Sandero patente KWE 414 que al mando de Damián R. venía de norte a sur y a una velocidad que los peritos calcularon entre 70 y 80 kilómetros por hora de acuerdo al largo de frenada. Entonces atropelló a Lucila con una fuerza descomunal.

   Una joven vecina que vio el hecho contó a La Capital que "cuando la nenita cruzó el tipo la vio y empezó a frenar, pero la agarró de abajo y la tiro para arriba. Tan fuerte la golpeó que cuando el muchacho bajó del auto se agarró la cabeza y buscaba a la nena debajo del vehículo, pero no estaba. Había ido a parar abajo de otro auto en la otra mano".

   La vecina, muy joven e impresionada por lo que vio, aseguró que "tenía la cabecita rota y sangre por todos lados. La policía no la quería llevar y dijeron que tenían que esperar a la ambulancia. La nena era hermosa y todos la veíamos siempre con su mamá de la mano". Dos nenes de no más de 10 años estaban parados en la esquina y con ademanes se contaban entre sí: "Era una nenita de flequillito así", y se marcaba la frente con un trazo imaginario.

   A las 16 Lucila murió. Sus tíos, sus tías, sus primos mayores y los vecinos de Herrera al 2100 no pudieron sentir más que el odio y la injusticia de la muerte temprana y avanzaron sobre la seccional para pedir la cabeza de Damián R. Llegaron y barretearon el Renault Sandero, lo dieron vuelta y le prendieron fuego. Gritaban, se vengaban de todo.

   Roberto, tío de Lucila, ya no tiene consuelo. "Quiero que le den 30 años preso, no puede venir tan rápido. La vio y me querés decir por que no la esquivó, por qué no chocó contra otro auto en vez de pasarla por arriba. La nena era un amor, nos la mató", dijo con lágrimas de hombre al que le cuesta mucho la vida.

Un infierno

A las 16.30 la zona era un infierno de gritos, policías y sirenas. Los vecinos y familiares pedían al joven conductor del auto. Los efectivos rodearon la seccional y la orden era que nadie entrara. Así comenzaron los estampidos de balas de goma. Los familiares de Lucila y varios vecinos terminaron heridos en sus espaldas y piernas por las postas, una herida roja que sumaba ahora dolor al cuerpo.

   En tanto, el parte médico indicó que Lucila registró "múltiples heridas y traumatismo de cráneo que le produjeron el fallecimiento pasadas las 16 en el Hospital Víctor J. Vilela" y el fiscal la Unidad de Homicidios Culposos, Donato Trotta, determinó que "el conductor del vehículo sea demorado para realizarle los exámenes de alcoholemia y alcoholuria", aunque fuentes de la pesquisa aseguraron que "no hay testimonios por el momento que den cuenta que estaba alcoholizado" y dijeron que "el conductor no cuenta con antecedentes".

   La familia Polidoro vive hace cuarenta años en el barrio Casiano Casas. Son muy queridos y Diego, el padre de Lucila, es técnico de fútbol infantil en el mítico club "El Torito" de avenida De los Granaderos y Baigorria. Cuando atropellaron a su hija estaba dirigiendo un partido de la categoría 2007. La casa en que viven es humilde y hecha con mucho esfuerzo. Su familia se dedica a la albañilería y a distintos trabajos, y el abuelo de Lucila, ya fallecido, fue agente policial durante más de 25 años. Por eso Roberto, uno de los tíos de la nena, pudo entrar a la comisaría 30ª y poner un poco de paz después de una tarde de infierno.

   La vivienda de los Polidoro es una suma de casas pequeñas dispersas en un patio central. Allí vivía la niña con sus cuatro hermanos, frente sus primos. "Es que mi papá cuando vivía siempre me decía que no quería que se fuera ninguno de sus hijos de la casa. Y con trabajo, comprando de a 50 cerámicos y de a dos bolsas de arena, vamos haciendo las viviendas para cada uno de nosotros" dijo Roberto, el hermano mayor.

   Ayer por la tarde en la casa todo era silencio o insultos, sin términos medio. "La policía no sirve para nada, son cómplices si guardan a este tipo que merece que lo metan preso de por vida. Nos sacó a nuestra nenita", decía Roberto.

   Otro integrante de la familia, un joven que no pasaba los 25 años, estaba en silencio mientras las lágrimas no paraban de caer por su rostro. Sin camisa y en bermudas, su cuerpo mostraba las marcas de no menos de cuatro postas de goma. "Ya está, no vamos a hacer nada más, ahora hay que esperar a la Justicia. Pero estamos destrozados", contó Gustavo, para todos "El pata", otro de los tíos de Lucila.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario