Policiales

Interceptaron un auto que trasladaba 392 kilos de marihuana compactada

Un ciudadano paraguayo y otro argentino fueron apresados cuando circulaban en un auto de alta gama. La carga iba hacia Buenos Aires

Sábado 15 de Septiembre de 2018

Un ciudadano porteño y otro de nacionalidad paraguaya fueron detenidos ayer a la madrugada en la autopista Rosario-Córdoba, a la altura del peaje de Carcarañá, cuando en un control de rutina del personal de la Policía de Seguridad Vial (PSV) se detectó que transportaban un cargamento de 392 kilos de marihuana distribuidos en 407 envoltorios dentro de una camioneta de alta gama. Apenas se vieron cercados, los sospechosos, de 25 y 47 años, ofrecieron nada menos que 2 millones de pesos de coima a los agentes para poder seguir viaje. Aunque es habitual que semejante cantidad de droga se esconda o disimule en espacios modificados del rodado, llamó la atención que los bultos estaban a la vista en el asiento trasero y el baúl del vehículo.

A las 4.30 del jueves una flamante camioneta Honda CRV gris patente AB 732 VM con dos ocupantes que transitaba por el carril hacia Rosario por la autopista que une la ciudad con Córdoba detuvo la marcha en el peaje de Carcarañá (a 52 kilómetros al oeste de Rosario) para abonar el servicio. Luego de pagar, los agentes del destacamento fijo de la Policía de Seguridad Vial que funciona las 24 horas les hicieron seña de luces para que detuvieran la marcha y recostaran el vehículo sobre la banquina.

Cuando los uniformados se acercaron a la camioneta para proceder al control de rutina, enseguida advirtieron un olor extraño que emanaba del habitáculo. A eso se sumó que el conductor contestó las preguntas de los agentes con evasivas y se mostró nervioso. Entonces, los policías decidieron profundizar la revisión del auto.

Armados y con plata

En ese contexto hicieron descender a los ocupantes y tras una primera requisa del habitáculo hallaron en la parte delantera, del lado del acompañante, un arma de fuego calibre 9 milímetros sin numeración y con 12 cartuchos intactos, por lo cual se procedió a reducir y esposar a los ocupantes.

Pero según indicaron voceros calificados, antes de que los uniformados continuaran con su trabajo los sospechosos no titubearon y a voz alzada ofrecieron una suculenta coima de 2 millones de pesos a cambio de que les liberaran el camino. Un dato más que elocuente sobre el valor del cargamento y la extraordinaria capacidad económica de los narcotraficantes.

Tras desechar la propuesta y en cumplimiento de sus tareas, los policías iniciaron el chequeo del rodado. En ese momento detectaron 13 bolsones (que en principio se sospechó que guardaban ropa) en el asiento trasero y luego en el baúl del vehículo.

Adentro de cada uno de esos bolsones estaban distribuidos los 407 panes rectangulares de marihuana compactada envueltos en papel madera y sujetados con cinta de embalar.

A simple vista los policías notaron que se podría tratar de marihuana y de inmediato convocaron al personal de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones (Dgpca), a la Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones (PDI) y a dos testigos de actuación que certificaron el procedimiento.

Además del arma de fuego se incautaron cuatro teléfonos celulares y una bolsa de color negro con trozos de picadura vegetal de la misma droga. En total se constató un cargamento de 392 kilos, según confirmaron los testeos de rigor tomados por los peritos.

Según fuentes confiables, la camioneta Honda no tenía pedido de secuestro y por el dominio es modelo 2017. Ninguno de los ocupantes pudo demostrar ser el dueño del vehículo, aunque el conductor, un joven oriundo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, exhibió una autorización de manejo extendida por el titular.

Aunque son datos extraoficiales se especula que los transportistas, identificados como V.H.A., de 25 años, argentino y conductor del auto; y C.A.O., de 26 y nacionalidad paraguaya, procedían de la provincia de Córdoba y tenían como destino final algún punto de la provincia de Buenos Aires o de la Capital Federal. Ambos quedaron detenidos y a disposición del juzgado Federal en turno de Rosario.

El operativo fue supervisado por el Ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro; el jefe de la policía santafesina, Marcelo Villanúa; y el titular de la Policía de Investigaciones, Daniel Corberlini.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});